[REVIEW] Black Mirror – Bandersnatch: Manipulación narrativa

Black Mirror lanza (casi) sorpresivamente una película antes de finalizar este 2018. Lo atractivo e interesante de la propuesta radica en su modalidad interactiva, donde el espectador deberá decidir sobre las distintas medidas que irá tomando el protagonista para avanzar en la trama y, de esta forma, dirigirse hacia uno de los cinco finales posibles que tiene el film. Eso sí, como en todo producto de la factoría Black Mirror, nada es lo que parece.

Por @martog23

David Slade (30 Days of Night, Hard Candy) es el encargado de presentar el primer producto interactivo (a nivel masivo) en la plataforma de streaming más importante del momento. Si bien Netflix viene haciendo pruebas sobre contenidos de carácter participativo con los espectadores y usuarios de la plataforma, Black Mirror: Bandersnatch comprende la experiencia inicial en este tipo de relatos. Es por ello que resulta comprensible que sea más atractiva la modalidad o el “cómo” fue contado este largometraje de Black Mirror que la propia historia que se nos está relatando.

La película se sitúa en 1984, donde un joven programador (Fionn Whitehead) intenta adaptar una caótica novela de fantasía (del estilo de “Elige tu propia aventura”) a un videojuego. Un desafío alucinante que le llevará a cuestionar su propia existencia y libre albedrío cuando se quede estancado en varios errores provenientes de su creación. Si bien la película promete al espectador la posibilidad de poder tomar decisiones que cambian el rumbo de la historia, entre más de cinco finales posibles y 300 minutos de metraje total disponibles, es una realidad que al igual que le pasa al propio protagonista del film, nos iremos dando cuenta que estamos siendo manipulados por la plataforma para seguir un camino determinado. Lo más atractivo y destacable del film radica justamente en este detalle y en cómo se va desarrollando esta suerte de dualidad y autoconciencia del film al igual que esa especie de metarrelato que se va desplegando, haciendo que entre en tela de juicio nuestra propia voluntad y control.

Black-Mirror-Bandersnatch-Choices-Guide.jpg

El Stefan Butler compuesto por Fionn Whitehead (Dunkirk), gran interpretación del joven inglés, tiene una especie de epifanía o  despertar a partir de su modelo a seguir: el desarrollador de videojuegos Colin Ritman (Will Pouter, que sigue pidiendo pista y roles más importantes gracias a su tremendo compromiso a nivel compositivo), que lo induce a pensar que no tiene el control de su propia vida, que las autoridades los están observando y que hay varias líneas temporales por lo cual no importa si mueres en una ya que probablemente sigas vivo en las demás. Quizás el problema más grande de la cinta radique en que es más atractivo todo este marco donde se resquebraja la cuarta pared y donde prima el metalenguaje más que la propia historia que se intenta contar.

Como experimento y experiencia novedosa la película cumple e incluso resulta ser un entretenimiento sofisticado, lo mismo si pensamos en esa paradoja narrativa que implica que nosotros manipulamos al personaje principal y Netflix nos manipula a nosotros con los resultados que muchas veces son los mismos a pesar de tomar uno u otro camino; aunque como ficción que busca emular a los libros de “Elige tu propia aventura” no termina de funcionar, ya que nuestras decisiones no tienen demasiada injerencia en la narrativa. En realidad, la plataforma nos dirigirá hacia donde ella misma quiera que vayamos.

NEW_BlackMirror_S5_Bandersnatch_00529.0

En ese aspecto resulta más similar al objetivo que se planteó emular Netflix, la película británica interactiva titulada Late Shift (2016),que muchas veces tenía hasta tres caminos para elegir en su vía hacia uno de los 7 finales disponibles que tiene la cinta. En aquella experiencia el espectador podía tomar hasta 180 decisiones en un total de 490 minutos filmados que terminaban desembocando en una obra de hora y media de duración aproximada para que el jugador pueda tener un mayor control. En este caso el control es más limitado pero con una justificación a nivel narrativo.

Por el lado de los aspectos técnicos, obviando la parte interactiva, no hay mucho que objetarle al film que se luce con una recreación de la época de los ’80 más que acertada y una banda sonora representativa y funcional.

En síntesis, “Black Mirror: Bandersnatch” representa un paso hacia adelante con respecto a la floja cuarta temporada que pudimos ver anteriormente. Su nivel de innovación fue incluso más allá ofreciendo la primera experiencia interactiva de Netflix, que si bien presenta algún que otro fallo y/o traspié, resulta ser un viaje entretenido, atrapante e intenso. Un relato autoconsciente y bastante paradójico que se beneficia de unas interpretaciones inspiradas de sus protagonistas.


  • Título original: Black Mirror: Bandersnatch
  • black_mirror_bandersnatch-448598333-large.jpgAño: 2018
  • Duración: 90 minutos
  • País: Inglaterra
  • Dirección: David Slade
  • Guion: Charlie Brooker
  • Fotografía: Jake Polonsky
  • Elenco: Fionn Whitehead, Will Poulter, Asim Chaudhry, Alice Lowe, Craig Parkinson
  • Productora: Netflix / House of Tomorrow. Distribuida por Netflix
  • Género: Thriller. Ciencia ficción | Drama psicológico. Años 80. Videojuego

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.