[OPINIÓN] Sobre «Dumbo» (o cómo volvimos a soñar con Tim Burton)

NOTHIN’ BUT NET – When high-flying star Colette Marchant teams up with a baby elephant who can fly, their new act proves a little challenging. Starring Eva Green as Colette, Disney’s all-new, live-action adventure “Dumbo” opens in U.S. theaters on March 29, 2019...© 2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved..

Los que lo seguimos sabemos cómo es el cine de Tim Burton; un cine que le da voz a las criaturas más extrañas, los seres más marginales, los freaks golpeados por el pasado, y que a su vez funcionan como extensiones de sí mismo. Las películas de Tim Burton generan empatía ante la monstruosidad, porque estos seres son leales y nunca tienen malas intenciones (a excepción, por ejemplo, de Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet (2007), un personaje que no salió de su pluma, sino que fue un éxito de Broadway de Stephen Sondheim).

Por @AnXieBre

La semana pasada se estrenó en pantalla grande la remake live action de un cuento clásico: Dumbo (2019). Tim Burton ya tiene vasta experiencia en remakes (la mencionada Sweeney Todd, Alicia en el País de las Maravillas (2010), Charlie y la fábrica de chocolate (2005)), algunas mejores que otras, y muchos esperábamos con ansias ver de qué forma el cineasta encaraba esta historia sin traicionar a la original, pero siempre dejando su huella.

Efectivamente, y por más que hayan circulado críticas negativas, luego de ver su versión de “Dumbo” sentí que volví a soñar, a ilusionarme, a emocionarme hasta las lágrimas. Esta caracterización del paquidermo con orejas enormes (casualmente una criatura marginal causal de muchas burlas), lleva el sello original “burtoniano”. Una mezcla de ternura, alegría y satisfacción me dio al ver, entre otras, la escena en la que aparece el elefante maquillado (de idéntico estilo de los clásicos personajes de las películas de Burton) y listo para deslumbrar –o hacer el ridículo – ante el público circense. Que placer haber sentido en ese momento que Burton está de vuelta, cuando menos en los detalles más mínimos.

Dumbo

Esta película (otra de Disney que se le encarga al director) parece a la medida de un cineasta con complejos varios pero con ideas bien claras: su rechazo a los circos y los animales en jaulas, el particular tratamiento que se le da a la figura de los payasos y la idea de que hay que dejarlo todo para escapar hacia la felicidad. A pesar de esto, no dejamos de estar en presencia de una película clásica de Disney bajo sus cánones lavados y naifs. Hay que decirlo todo.

La melancolía de Burton, igualmente, está siempre a la vista: la idea del circo como una gran familia de raros en decadencia, en crisis, con personajes pintorescos y solitarios que sufren día a día, al mismo tiempo que el elefante bebé es separado bruscamente de su mamá por motivos empresariales (aquí la huella de Disney a lo Bambi (1942) en su relación madre-hijo).  Las dos caras de una misma moneda están todo el tiempo combinadas, interpelándose, como si una no pudiera existir sin la otra. Burton respondiendo a las condiciones de una gran compañía que lo rechazó varias veces, sin perder su esencia.

¿Cómo no pensar en otro ejemplo de la fórmula “Burton-Disney”?. Frankenweenie (1984), que empezó siendo un corto preciosísimo y triste al mismo tiempo, sobre un nene que perdía violentamente a su perro (más bien un homenaje obvio a Frankenstein). Su historia fue considerada en su momento por la gran firma como demasiado oscura para el público infantil. Varios años después, la misma empresa se animó a producirle un largometraje del mismo nombre basado en la misma historia. Así nació una de sus mejores y más disfrutables películas.

Dumbo

Tim Burton nos da dos pruebas más de su vuelta a su cine de autor: la historia dista bastante de la película animada. Esos cambios son trascendentales para entender sus orígenes como autor (los planos, las luces y las sombras, el trabajo con las expresiones, el maquillaje, los conceptos y hasta los colores que conforman el arte de la película). Por otro lado, vuelve al ruedo con sus actores predilectos: Michael Keaton, Eva Green y el siempre fundamental Danny DeVito.

Ya se comprobó que la maquinaria de Disney se puede adaptar a Tim Burton y viceversa por los motivos que sean (recordemos el caso citado de “Alicia en el país de las maravillas”, película que desilusionó bastante a los fans del director, a pesar de que le fue muy bien en cuanto a taquilla), dos fórmulas casi contrarias y que no parecía que volvieran a coexistir, pero aquí estamos… ante  un Burton que vuelve a mostrarnos que aun es bueno en lo que hace y un Disney que ahora parece necesitarlo. Para los más puristas, una locura total hecha realidad.


Dumbo

Título: Dumbo

Dirección: Tim Burton

Guion: Ehren Kruger (Guion original: Joe Grant, Dick Huemer)

RepartoColin Farrell, Michael Keaton, Danny DeVito, Eva Green, Alan Arkin, Nico Parker,Finley Hobbins, Deobia Oparei, Joseph Gatt, Sharon Rooney, Michael Buffer,Frank Bourke, Jo Osmond, Douglas Reith, Roshan Seth, Philip Rosch, Lucy DeVito,Sandy Martin, Lars Eidinger, Zoe Scott, Bern Collaco, Zak Holland, Bernardo Santos,Sarah Bennani, Jessie Vinning, Joakim Skarli, Richard Price, Erick Hayden,Amerjit Deu, Harry Taylor, Ian Porter.

Holt Farrier (Colin Farrell) cuenta con la ayuda de sus hijos Milly (Nico Parker) y Joe (Finley Hobbins) para cuidar a un elefante recién nacido cuyas orejas gigantes le hacer ser el hazmerreír en un Circo que no pasa por su mejor momento. La familia circense de Holt incluye además a la señorita Atlantis (Sharon Rooney), Rongo (DeObia Oparei), Pramesh Singh (Roshan Seth) y su sobrino (Ragevan Vasan), La grandiosa Catherine (Zenaida Alcalde) y el magnífico Iván (Miguel Muñoz). Max Medici (Danny DeVito) dueño del circo, se decepciona al saber sobre las enormes orejas del pequeño paquidermo hasta que descubre que es capaz de volar, llevando al circo de regreso a la prosperidad.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.