Star Trek – Discovery: Se abre el juego en un futuro distante

Star Trek - Discovery

Such Sweet Sorrow en sus dos entregas, que finalizaron la segunda temporada de la serie, cerró con pericia la historia de los tripulantes de la Discovery e invitaron a los seguidores a verdaderas nuevas fronteras por explorar.

Por @mauvais1

Las expectativas eran altas, casi está demás mencionarlo, con la llegada de Spock (Ethan Peck), el ahora más que nunca celebrado capitán Christopher Pike (Anson Mount), la idea de qué historia establecería la serie luego de las aventuras en el universo espejo de los terranos, y el espasmódico ascenso de Michael Burnham al sitial de héroe. La oscuridad y tergiversación de muchas reglas implícitas del universo canon de Star Trek, como la manipulación de eventos históricos y tecnología, había dejado un tendal de fanáticos largando espuma por la boca, pero cierto es que los creadores de este evento tuvieron la capacidad de adentrarse en esta franquicia diseñada por Gene Roddenberry, narrándolo con una perspectiva actual de las ficciones. Hablamos de derrotismo y antiheroes que actualizan las historias a los tiempos que corren. Fantástico fue ver que tuvieron también la consistencia de, aún sin ser episódicos, sumergirse en las historias de otros personajes, dándole esa cuota coral que sí sostuvieron las series anteriores.

El ángel rojo. Todo confluye allí, en él y su misterio, uno que perseguirán a lo largo de los catorce episodios. El ángel rojo como catalizador de un estridente y maravilloso cumulo de aventuras en diferentes planetas, Terralysium, Kaminar y Boreth, la historia perdida de Michael Burnham y la sección 31 y la a casi inmortal ex-emperador Philippa Georgiou, Ash Tyler y ese drama casi shakesperiano junto a la canciller L’Rell. Cada paso dado encaminó la trama hacia un final, de doble episodio, que logra encarrilar todo con somera elegancia. Hasta la misma historia del medico de a bordo Hugh Culber, el esposo de Paul Stamets y su accidentado regreso en la trama del universo de las esporas es una grata puesta a punto de esta temporada que quiso contar con todos sus activos para el cierre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Porque el ángel rojo no es mas que la madre de Michael, Gabrielle Burnham, venida desde un pasado/futuro para guiarlos a la batalla final contra CONTROL, la inteligencia artificial que ha tomado dominio de la sección 31 y busca expandir su inteligencia para finalmente borrar todo ser pensante del universo. ¿Como? utilizando toda la información que la esfera dejó en la computadora principal de la Discovery; el conocimiento de mil galaxias, mucho del jamás imaginado por la Federación (An Obol for Charon). En Perpetual Infinity (episodio 11) conocemos la historia de estos científicos que lograron crear un traje capaz de viajar en el tiempo, de como murieron defendiendo sus logros y dejaron huérfana a la pequeña Michael, que fue adoptada por los padres de Spock. Poco a poco los cabos van siendo unidos en una historia que los abarca a todos. Hasta este enfrentamiento final que da por sentado las bases de nuevas aventuras más allá de lo imaginado por los seguidores de la franquicia.

La única manera de poder derrotar el plan de CONTROL, es lanzar la nave y su basto conocimiento a través del tiempo. Recrear el traje de viajes y partir. Michelle Paradise, Jenny Lumet y Alex Kurtzman son quienes dan los ajustes finales al doble cierre que dirige Olatunde Osunsanmi. La USS Discovery (NCC-1031) desaparecerá en el futuro distante guiado por un nuevo ángel, Michael Burnham que antes repasa todos los contactos. «Todas estas preguntas sin respuesta. Hay siete señales, pero solo hemos visto cuatro. Tenemos un cristal de tiempo que no sabemos cómo usar. El capitán Pike siempre ha tenido fe en que juega un papel importante en un gran diseño. Ahora … más que nunca … Ojalá tuviera su certeza «. Narra Burnham sin advertir que será ella quien cumpla con el resto antes de perderse en el espacio y el tiempo, dejando atrás todo. Y eso significa quedar por fuera del canon oficial, volverse un secreto tan bien guardado que hasta los mismos padres adoptivos, Sarek y Amanda Grayson no hablarán de ella en publico con Spock. La federación negará toda existencia de la Discovery y su tecnología revolucionaria, hablamos del motor de esporas, Philippa Georgiou, el comandante de la ultra secreta sección 31, Leland y los eventos que los rodean jamás sucedieron.

Star Trek - Discovery

Al infinito y más allá…

El juego ha dado sus frutos en más de una cuestión. 950 años en el futuro, allí va la Discovery. El siglo 33 como un punto en la ficción jamás tratado por la franquicia, y una verdadera toma de conciencia de su frase de cabecera. «… dedicada a la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas y nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar«. Se abren aquí infinitas posibilidades de nuevas aventuras en un espacio-tiempo aún no explorado y en el que podríamos ver que fue de la Federación Unida de Planetas y la Flota Estelar, como del resto de las civilizaciones vistas. Ya en tiempos de Star Trek: Voyager se plantleaba una toma de distancia, con su viaje a 75 mil años luz de distancia, pero todavía en los tiempos cercanos a sus hermanas, aunque en la linea de tiempo canon, fue la más futura de todas ellas, ya que transcurre entre 2371 y 2378, 217 años en el futuro de la serie original.

Si todo salió como esperaban, estarán en Terralysium viendo ese futuro distante pero sin la Discovery, como se pudo ver en el corto Calypso, de la entrega Short Treks escrito por Michael Chabon y dirigido por Olatunde Osunsanmi, que ahora cobra un nuevo sentido. ¿Lo recuerdan? Craft en esa Discovery sintiente abandonada, mil años en el futuro. Ella con las ordenes de permanecer allí, evolucionando fuera del tiempo y del espacio. Los datos allí vertidos son escasos y para nosotros nuevos, ya que entendemos que es mil años en el futuro, aunque hay civilizaciones que recuerdan y atesoran información de la tierra en tiempos pre-warp.

Alex Kurtzman, co-creador y showrunner dijo al respecto; «… sentimos firmemente que queríamos darnos una energía completamente nueva para la tercera temporada con un nuevo tipo de problemas. Estamos más lejos de lo que cualquier show de Trek ha ido … Ahora estamos completamente libres de Canon, y tenemos un universo completamente nuevo para explorar. Habrá referencias canónicas a todo lo que ha sucedido en las diversas series; no estamos borrando eso. Pero estamos tan lejos de ese punto que todo eso es un recuerdo muy lejano. Estamos muy emocionados de ver cómo colocas los elementos de Star Trek en un universo completamente nuevo«.

Por otro lado, la USS Enterprise (NCC-1701) parte hacia lo desconocido, capitaneada por Christopher Pike, con la número uno y un acicalado Spock, como si realmente dieran el puntapié inicial de la saga antes del mando de James T. Kirk. Esta imagen final invitando a soñar con aventuras por ver, con ellos como protagonistas, ya que Pike asumió el mando de la nave en 2250 y transcurrieron 15 años hasta la llegada de Kirk. Más allá del desarrollo de las nuevas series spin-off que se preparan, como la protagonizada por la sección 31 por un lado y la ya en rodaje con un Jean-Luc Picard jubilado por el otro, ¿Será posible ver una serie de ellos?

Las dos temporadas están disponibles en Netflix, al igual que los cortos, Star Trek: Short Treks, que consiste en cuatro entregas.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2525 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.