[FICIC 2019] Crónica del 1° dia en el Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín

Cosquín es conocida como la capital nacional del folklore con 59 ediciones de dicho festival realizadas. Pero también, hace 9 años, se lleva a cabo el Festival Internacional de Cine Independiente de la Ciudad, el FICIC.

Por @AnXieBre 

Luego del paro programado en Bueno Aires el martes 30 de abril y de un 1° de Mayo atípico, finalmente, en la madrugada del jueves 2, pudimos viajar a Cosquín y llegar por la mañana. Y por delante tuvimos una jornada cargada de actividades.

Para la prensa, se dio inicio oficial al certamen con una conferencia de presentación en un salón del predio Próspero Molina, al lado del mítico estadio de eventos folklóricos. Estuvieron presentes Marina Soler, Secretaria de Turismo; Diego Olmos, Secretario de Cultura; Gabriel Musso, Intendente reelecto de Cosquín; Carla Briasco, Productora General del FICIC y Roger Koza, Director Artístico.

“El crecimiento que ha tenido el festival fue inesperado. La gente de Cosquín no entendía por qué a las tres de tarde había una función en el cine y tres más en simultaneo. Empezaron a entender un poco el recorrido. Estamos convencidos de la continuidad del espacio y del lugar que necesita Cosquín. Agradezco desde la primera a la actual gestión por el apoyo. Quiero pedirle al intendente su compromiso para continuar con el festival y para redoblar la apuesta para que la décima edición crezca aun más porque lo necesitamos”, expresó Briasco  antes de ceder la palabra a Roger Koza.

FICIC 2019

Por su parte, el director artístico confesó que algunos no vieron relación alguna entre las películas seleccionadas. “Son películas muy variadas pero advertí algo que me hizo pensar un periodista: ellas giran en torno al espacio… el espacio como un territorio ocupado, como un territorio a ocupar, como espacio al cual se viaja. Una especie de espejo. Estas películas pueden ser articuladas alrededor de este concepto. Son películas unidas por esta posibilidad conceptual”.

“Respecto a los cortos -prosiguió Koza– las limitaciones del festival le ayudan a pensar mejor qué se quiere proponer. Es la verdad, no somos ricos y este es un festival chico, no tenemos mucho espacio ni muchos días. Esta elección no puede carecer de conciencia y tiene que ser muy clara. No hay cortos de relleno, sino que de algún modo éstos indican la historia del cine, que empezó con gente haciendo películas cortas, no largas. Los cortos son tan importantes como la competencia de largos”, recalcó.

Como todo festival, el FICIC tiene sus platos fuertes: los focos o retrospectivas. En estos casos, el objetivo principal fue detectar nuevos cineastas con dos o tres películas y algunos cortos en su haber, que permitan entender que allí hay un nuevo autor dentro del panorama del cine contemporáneo. Son, por ejemplo, directores jóvenes entre 35 y 40 años, y lo que quisieron hacer desde el FICIC fue “mapear dónde están esas miradas contemporáneas”.

Este año uno de los focos está concentrado en Carmen Gaurini, una cineasta muy importante que fue un eje fundamental de la reposición del documental dentro del cine desde el ‘90 hacia el presente, según expresa también Koza.

También cuenta que el objetivo fue buscar cineastas que han sido puente entre el cine de los ‘70 y ‘80 (durante la última dictadura cívico-militar hasta el periodo inicial de la democracia). “Allí hubo un corte. Algo pasó en el cine de Argentina. Y luego de los ‘90 hubo como un rediseño en el cine argentino. La idea que planteamos con esto es que no existe tal discontinuidad sino que hubo agentes estéticos que fueron trabajando sobre esa modulación y ese cambio. El lugar de Carmen Guarini es ese”, finalizó el director artístico.

La conferencia culminó con una importante muestra de apoyo del actual intendente de Cosquín respecto a la continuidad en la relación del festival en el contexto económico actual: “El FICIC ya está instalado en la ciudad y forma parte del calendario anual, como otras actividades culturales. Si había alguna duda o rumor, hay que descartarlo. Sabemos perfectamente que hay tiempos fáciles y tiempos difíciles, se hablará cada año sobre las posibilidades pero todos los años nos hemos puesto de acuerdo para que perdure, porque además es importante desde el punto de vista turístico”.


Los miembros de la familia (2019), Mateo Bendesky

Bendesky resulta ser muy bueno a la hora de construir atmósferas densas. En este caso, a través de la presentación de un duelo, logra construir y deconstruir el vínculo entre dos hermanos, un poco maltrecho luego de un hecho significativo para ambos. La muerte como ausencia tanto en el tiempo como en el espacio, pero fundamentalmente en este último aspecto, que lo es todo, casi la totalidad del film. Los dos hermanos están solos, aunque acompañados mutuamente, pero cada uno con una historia de vida particular, que en su momento los separó. Como ellos, la película de Bendesky se va desdoblando en estas dos vertientes diferentes, en medio del desamparo porque mamá ya no está.

FICIC 2019

Los planos estáticos de las partes de la casa alquilada (que encima viene con deudas monetarias y un dueño que no los dejará tranquilos hasta que las paguen) son una referencia clave para el retrato que quiere representar Bendesky: la orfandad, la desolación de no saber para dónde ir, la sensación de estar solo en un mundo hostil y de aprender a crecer de una vez. Una habitación con la cama deshecha (quizá un simbolismo de cómo se sienten estos adolescentes en esta etapa) con una taza de té usada en la mesa de luz, que da más impresión que la idea de la muerte en sí. En ese mismo lugar, donde ocurrió el hecho fatal, es donde tendrán que dormir y convivir hasta que encuentren otro lugar.


 Película de Apertura – Breve historia del planeta verde (2019), de Santiago Loza

Proyectada en el último BAFICI, entre otros festivales, la última y muy esperada película de Santiago Loza es un despliegue de hechos y circunstancias que cuesta mucho poner en relación.

Una historia de amor, desamor y amistad, con toques trans y de ciencia ficción (el descubrimiento de un alienígena que vivía en el sótano de la casa de la abuela de la protagonista, recientemente fallecida) y eso como puntapié para todo lo que pasa luego: un triángulo amistoso entre personas que no parecen de este planeta, y la confusión todo el tiempo en el espectador con respecto a dónde quiere apuntar la película.

FICIC 2019

Lo que hay que reconocerle a Loza en este film es la intención de construir una historia sensible, sincera y humana: los vínculos (a veces frágiles) entre los humanos, lo quebradizo del amor y la amistad, la muerte y el duelo, el miedo frente a lo nuevo y desconocido y cómo enfrentarlo. Estos son hechos reales de la vida de cualquier persona, en esto sí podemos encontrar una identificación, pero lo que le hace falta a esta película es generar empatía con sus personajes. Al saber tan poco de ellos y nunca explicar de dónde vienen ni hacia dónde van, ni siquiera sus propias motivaciones, Breve historia del planeta verde parece quedar inconclusa. Alguna pieza falta en este rompecabezas.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.