[VIERNES NEGRO] «Memento» (2000), de Christopher Nolan

CRÍMENES PERFECTOS

MEMENTO, Guy Pearce, 2000

El haber concebido de manera perfecta una pieza original como «Memento», seguido de un sólido trabajo junto a Al Pacino en «Noches Blancas» -2002, entre otras joyas tempranas de su autoría- conformaron los buenos pergaminos que le permitieron a Christopher Nolan desembarcar en las grandes ligas de Hollywood. Por entonces, solo era un desconocido y novel director con un proyecto ambicioso en sus manos: un detective que sufre de amnesia pretende vengar el asesinato de su mujer y las pistas que lo conduzcan al responsable no serán muchas y su amnesia amenaza con convertirse en su peor enemigo.

Por @MaxiMDQ

Leonard padece un extraño trastorno de la memoria: olvida lo ocurrido recientemente, sin embargo, recuerda claramente toda su vida acontecida previa a la violación y asesinato de su esposa. Este traumático episodio desata en él un justo acto de venganza que se convertirá en el motor de su existencia. Para ello, apela a que su singular amnesia se convierta en la herramienta primordial para reconstruir su pasado y dar con los responsables de tan salvaje crimen. Investigando los tatuajes de su cuerpo como símbolos a descifrar y sirviéndose de fotos como guía de ruta para dar con los culpables, Leonard se verá envuelto en una pesadilla consciente y vertiginosa. 

El desarrollo de la película nos lleva de sobresalto en sobresalto y su aspecto visual enmarcado en el film noir nos presenta escenas en el orden cronológico inverso que adquieren su sentido sólo al ver la siguiente escena, algo sumamente novedoso y atractivo. Más allá de la historia en sí, atrapante y vertiginosa en su definición de thriller, lo que resulta impecable es la forma de contarla. Confluyen en su compleja estructura los cánones más identificables del género donde los hilos de la coherencia se entrecruzan de manera sutil para formar una continuidad argumental admirable y una lógica narrativa que exige atención máxima. 

Memento 2.jpg

El film valora elementos del policial noir de los años ’40, piezas a las que recurre y que, por más pequeños e imperceptibles, nos ayudaran como público a desentrañar tan difusa trama. Como, por ejemplo, la recurrencia del protagonista en utilizar su entorno y el territorio de su cuerpo para llegar a la verdad. El elenco lo encabeza un muy sólido Guy Pearce como el desorientado y vengativo investigador, Carrie-Anne Moss como su mujer víctima del crimen y un destacado Joe Pantoliano que aporta todo su histrionismo consiguiendo sobresalir en un rol secundario, virtud que ya le hemos visto en su recordado papel en “The Sopranos”.

El novato director Nolan hace un trabajo supremo con el material narrativo con el que cuenta. Mediante la alteración cronológica de los hechos (manipular tiempo y espacio convierte a cualquier director en una especie de demiurgo) va poco a poco develando el misterio del asesinato, enfocándose en la veracidad -o no- de los hechos que recuerda su personaje protagonista. La ambientación no podría haber sido más perfecta; se aprecia una Los Ángeles suburbana poblada de autos lujosos y hoteles baratos. Si sumamos dicho acierto a una impecable fotografía y un soberbio manejo de los tiempos del relato, la complicidad generada en el espectador lo arrastrará al punto culmine del relato. En su desenlace, el clima exasperante de la trama nos invita a una experiencia emocionante y singular.

Memento-888740433-large.jpg

Al poco tiempo de estrenarse, «Memento» se convirtió en una obra de culto. Motivos no le faltaron para su inmediato suceso: su ingenioso y curiosísimo desarrollo, su envolvente puesta en escena y la propia intriga de la trama hacen de este film un ejercicio brillante de disección de la memoria, tanto del protagonista como del espectador. La resultante es una trama arriesgada que justifica el ejercicio de caótico estilo narrativo como método ensayístico acerca del discurso audiovisual.

«Memento» es una película inteligente y audaz, que absorbe y sorprende con su auténtico rompecabezas psicológico; su capacidad para jugar con el tiempo sin descuidar su atmósfera y conocer los límites de su verosímil fueron virtudes más que ostensibles para romper los moldes del género. El cineasta británico invita al espectador a la agitación constante y crea un thriller que se ayuda de un diabólico y entramado guión para desarrollar una trama que se mueve hacia atrás en el tiempo, haciendo del film un planteamiento desasosegante, donde el desconcierto es virtud.

PUNTAJE: 10/10


Título original: MementoMemento Poster

Año: 2000.

Duración: 115 minutos.

País: Estados Unidos.

Dirección: Christopher Nolan.

Guion: Christopher Nolan (Historia: Jonathan Nolan).

Música: David Julyan.

Fotografía: Wally Pfister.

Reparto: Guy Pearce, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano, Mark Boone Junior, Stephen Tobolowsky, Harriet Sansom Harris y Jorja Fox.

Producción: Newmarket / Summit Entertainment.

Género: Thriller. Intriga | Crimen. Venganza. Neo-noir. Película de culto. Cine independiente USA.

La memoria de Leonard, un investigador de una agencia de seguros, está irreversiblemente dañada debido a un golpe sufrido en la cabeza, cuando intentaba evitar el asesinato de su mujer: éste es el último hecho que recuerda del pasado. La memoria reciente la ha perdido: los hechos cotidianos desaparecen de su mente en unos minutos. Así pues, para investigar y vengar el asesinato de su esposa tiene que recurrir a la ayuda de una cámara instantánea y a las notas tatuadas en su cuerpo.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.