[RECAP] Chernobyl – 1:23:45 (Ep01): Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza

Chernobyl

«Asistí a cómo el hombre anterior a Chernóbil se convirtió en el hombre post Chernóbil. «

Voces de Chernóbil – Svetlana Alexievich

Por @mauvais1

La verdad puede ser apabullante, desorientadora e incómoda. Usualmente para tales eventos se crea un héroe capaz de solventar la incapacidad de soportar, el espectador, la oscura historia que plantea. Un equilibrio que entre la ficción y la realidad de esta. Pues aquí no los habrá. No tendrá sustento alguno, será expuesto, sin conmiseración alguna al horror.

Porque todo comienza con el suicidio del único que pudo darnos un poco de esperanza, de credibilidad en la humanidad. Craig Mazin, ha tomado uno de los sucesos más espantosos del siglo XX y en cinco únicas partes narrarlos casi como un documental en tiempo real, con fría austeridad. Mientras que medido y ascético, Johan Renck el director, disecciona la historia en imágenes como si se tratara de una autopsia.

Y es apabullante y revelador; todos entendemos las miserias humanas, convivimos con ellas y les hacemos frente en los dos frentes que ataca, el propio y el ajeno, diariamente. Pero cuando hay cientos, miles de vidas de por medio, todo cobra otra dimensión. Una que trasciende el sitio geográfico, el poder político de turno y se convierte sin más en un ocaso de la empatía humana, en un terror de proporciones lovecraftianas.

1_A9bPE293-4dk3CQFutXqvQ

El accidente de Chernóbil ocurrió el 26 de abril de 1986. Quitando los detalles técnicos de por medio que iremos atestiguando a lo largo de la miniserie. Sí contaremos que explotó un reactor nuclear en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin de la ciudad de Prípiat (Ucrania), expulsando​ materiales radiactivos y/o tóxicos, que se estimó, fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945. Los números posteriores, de acuerdo a las investigaciones, que siguen siendo inconclusas, son enormes y las consecuencias lo han llevado a ser catalogado como «uno de los mayores desastres medioambientales de la historia«. Historia pura y dura que apenas si es un vistazo de lo vivido por sus protagonistas.»

«Vengo a llevaros hasta la otra orilla, a la eterna tiniebla, al hielo, al fuego»*

«¿Cuál es el costo de las mentiras? No es que vayamos a confundirlas con las verdades. El peligro es oír tantas que ya no reconozcamos las verdad«. Se escucha la metálica voz de Valery Legasov, interpretado por un conciso Jared Harris. Sentado en la cocina de su casa, el científico repasa los hechos dos años después. Deprimido y vigilado, el único capaz de vislumbrar el horror en todo su esplendor no lo soporta y decide terminar con su vida. Que es el momento en que la narración se disparará hacia el día y la hora en que todo comenzó, el 26 de abril a las 1:23:45 am. El pulso del director es quirúrgico y brutal a la vez. Paso a paso con consistencia y en un crescendo de tensión cuenta las primeras horas desde varios puntos de vista de testigos reales, reconstrucción que se vale de proceso coral para advertir al espectador el alcance y magnitud.

Aquí no hay héroes, solo sobrevivientes, victimas y políticos de rancios preceptos. La cámara como testigo mudo y omnipresente recorre los pasillos de la central, las oficinas, el bunker, las casas y las calles. La fotografía de Jakob Ihre (Thelma – 2017), el soundtrack de Hildur Guðnadóttir (Sicario: Day of the Soldado, Mary Magdalene), la edición de Jinx Godfrey (The Theory of Everything) y Simon Smith (Utopia) equilibran el relato de manera sorprendente dándole un peso y profundidad dramática inquietante. Juegan todo el tiempo con la información que el espectador cuenta al visionar el episodio y la ignorancia con que se manejan los personajes. Construyen con tino la sensación creciente de amenaza, de a poco, haciendo que el malestar se pegue al espectador durante el proceso.

00-story-image-chernobyl-hbo

Chernobyl sacude con su realismo, con la construcción detallada y amoral que hace del relato, con la fuerza con que inicia el periplo y la capacidad de narrarlo con pulso pero con tiempo de gestación. Es un recordatorio, también; un homenaje a quienes lo vivieron y se perdieron en el anonimato de la desinformación y la charada que se escribieron en los primeros reportes del accidente. Un recordatorio de lo miserable, del héroe anónimo y trágico.

Se quiso ocultar, se lo llamo error y se convirtió en un suceso que aún hoy es una tragedia en ciernes, y quizás gracias a la serie cobre mayor percepción en el público en general. Nunca fue más cierto al asomarnos a este infierno que la frase acuñada por Dante Alighieri en su Comedia; «Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza«.

* Canto III – La Divina Comedia – Dante Alighieri

chernobyl-183665235-large

Título: Chernobyl

Dirección: Johan Renck

Guion: Craig Mazin

Música: Hildur Guðnadóttir

Fotografía: Jakob Ihre

Reparto: Jared Harris, Stellan Skarsgard, Emily Watson, Joshua Leese, Ross Armstrong,Philip Barrantini, Jessie Buckley, James Cosmo, Karl Davies, David Dencik, Caoilfhionn Dunne, Robert Emms, Fares Fares, Alex Ferns, Peter Guinness,Ralph Ineson, Mark Lewis Jones, Gerard Kearns, Barry Keoghan, James Kermack,Hilton McRae, Diarmaid Murtagh, Adam Nagaitis, Kieran O’Brien, Con O’Neill,Ian Pirie, William Postlethwaite, Adrian Rawlins, Paul Ritter, Lucy Russell,Michael Shaeffer, Jay Simpson, Jamie Sives, Michael Socha, Lucy Speed,Laurence Spellman, Sam Strike, Sam Troughton, Joe Tucker, Sakalas Uzdavinys

Productora: Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; Home Box Office (HBO) / Sky Television. Distribuida por Home Box Office (HBO)

En Abril de 1986, la Central Nuclear de Chernóbil en Ucrania (en aquel entonces, la Unión Soviética), sufrió una explosión masiva que liberó material radioactivo en Bielorrusia, Rusia, Ucrania, así como en zonas de Escandinavia y Europa Central. La serie relata lo que aconteció en 1986, en uno de los mayores desastres provocados por el hombre en la historia reciente, así como los sacrificios realizados para salvar al continente de un desastre sin precedentes.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2484 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.