[OPINIÓN] Warrior: El arte de la guerra es someter al enemigo a puro Kung Fu

Warrior

Promocionada como una serie pensada por el maestro de las artes marciales Bruce Lee, «Warrior» llega a la pantalla de Max Prime el viernes 10 de mayo y aquí te contamos con qué te encontrarás.

Por @mauvais1

No es ajeno a muchos, comenzando por los seguidores de las ficciones de artes marciales, y de Bruce Lee en particular, que su idea pudo ser tomada, sin permiso, por Warner Bros. años atrás creando una suerte de Déjà vu en el que el publico se encontrará con Warrior. La historia proviene del hecho de que Lee había contado la idea en un show televisivo, y al cabo de un tiempo se estrenaba en ABC la serie Kung Fu, protagonizada por David Carradine. La misma viuda de Bruce Lee, Linda Lee Cadwell, lo sostiene en sus memorias. El relato es sospechosamente parecido, seremos sinceros.

A finales del siglo XIX, un prodigio de las artes marciales llega desde China a un San Francisco inmerso en una sangrienta guerra de bandas en el barrio de Chinatown. Está aquí buscando a su hermana y termina en medio de una guerra que llega hasta las altas esferas del poder político y policial. Jonathan Tropper es quien rescata esta vieja idea del maestro y construye con esmero una serie que ya fue renovada para una segunda temporada.

Warrior

El guion es del mismo Tropper, Evan Endicott y Josh Stoddard, estos dos últimos escritores también de la poco valorada Into the Badlands de AMC. Lo que no resulta casual cuando el espectador se adentra en la historia de Ah Sahm y su periplo en la San Francisco de 1878. Cabe acotar que Justin Lin (Star Trek Beyond, True Detective) está aquí como productor. Pero volvamos; la re-creación ficticia de esa década de 1800 de un pujante Estados Unidos, es un híbrido interesante entre la fantasía y la realidad. Detrás de una esmeradísima puesta en escenarios y locaciones, los vestuarios y accesorios de los personajes recuerdan mucho a lo visto en la serie de AMC, una patina moderna que le da ese aspecto atemporal al mismo tiempo que colabora, y muy bien, con la historia casi de fabula que narra. Guerras entre poderosos lores chinos en el barrio de Chinatown, los Tong, que, como familias de la mafia, tienen sus territorios que proteger y cultivar. Ellos son parte del vasto tejido que es la ciudad.

Y entonces entran los americanos, la policía irlandesa, los políticos corruptos y conspiradores, los primeros movimientos obreros y una larga lista de peros que sirven en su totalidad como marco de la aventura de este joven. Andrew Koji (The Innocents – 2018) compone un interesante protagonista: Ah Sahm no es el inocentón foráneo que se esperaría, al contrario, es altivo, seguro de si mismo y sus puños. Ciertamente alguien que entiende dónde se está metiendo. Tanto su forma de pelear como gestos en general recordarán al espectador a Bruce Lee y sus carismáticos personajes. Obviamos los personajes femeninos aquí, por la simple razón que son algo burdos y estereotipados. En algunos de ellos puede vislumbrarse un futuro promisorio, pero no en todos, y eso es algo que desbalancea el relato, más precisamente cuando hace referencia a los placeres como algo mucho más abarcativo en los hombres y a ellas las pone como esposas, putas y arribistas traidoras.

Warrior

«Liberamos a los jodidos esclavos. Dios los bendiga, pero no regresaron a África. Vinieron al norte y tomaron nuestros putos trabajos”, se le escucha decir a Dylan Leary (Dean Jagger), un asqueante jefazo irlandés dejando entrever el tópico que surcará la serie en todos sus elementos, la xenofobia, como el prejuicio en general son los catalizadores de todos los conflictos que aquí se tratan. Los tres grupos protagonistas, irlandeses, chinos y americanos blancos de clase media/alta, viven regidos por esos rancios códigos de conducta.

La serie crea de a poco ese vasto marco con tiempo pero sin prisa, al igual que los personajes que lo pueblan. Descubrirá el espectador varias lineas narrativas, que se van abriendo a medida que se adentra en la ciudad y sus barrios, pero no pierde el tiempo en plantear los bandos, aunque los héroes y villanos tienen esa moderna cuota de ambigüedad. Y claro, y nos disculpamos por la tardanza, están las peleas; someros tortazos bien ejecutados que son, en definitiva, el quid de la cuestión. Las coreografías, muestras claras de un homenaje al Kung Fu de un antaño cinéfilo, son realmente estimulantes y el alma de esta fiesta que juega varios temas históricos en una realidad alterna y fantasiosa, que funciona.

Warrior entretiene, tiene ritmo y la adrenalina suficiente como para esperar el siguiente episodio, que dicho sea de paso son diez en la primer temporada. Buenas peleas, un surtido interesante de tramas que se van conectando con eficiencia. Más no podemos pedir o tal vez simplemente no queremos.


Warrior

Título: Warrior

Dirección: Loni Peristere, Lin Oeding, David Petrarca, Assaf Bernstein y Kevin Tancharoen.

Guion: Jonathan Tropper, Evan Endicott y Josh Stoddard.

Música: Reza Safinia y H. Scott Salinas.

Reparto: Andrew Koji, Jason Tobin, Olivia Cheng, Kieran Bew, Dianne Doan, Dean S. Jagger, Langley Kirkwood, Perry Yung, Ryan Kruger, Rich Ting, Kenneth Fok,Dustin Nguyen, Patrick Baladi, Benike Palfi, Frank Rautenbach, Steve Wall,Michael Bundred, Robert Hobbs y Hoon Lee.

A finales del siglo XIX, un prodigio de las artes marciales llega desde China a San Francisco, inmerso en una sangrienta guerra de bandas en el barrio de Chinatown, revolucionando la ciudad… Serie basada en algunos escritos de Bruce Lee.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2441 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.