[RECAP] Black Mirror – Smithereens: Recalculando

Black Mirror: Smithereens

James Hawes (Penny Dreadful, Genius) dirige este segundo capítulo de la quinta temporada de Black Mirror que tiene ciertos aspectos interesantes vislumbrados en las primeras temporadas de la serie antes de su pasaje a Netflix.

Por @martog23

Black Mirror se convirtió en un gran fenómeno dentro de la ciencia ficción, comenzando como un fenómeno de culto durante sus emisiones en la TV británica y llegando a un éxito masivo en su pasaje a la plataforma de streaming. La tercera temporada fue una gran adhesión a lo desarrollado en sus inicios y luego se produjo una cuarta entrega un poco olvidable y genérica. Se comenzó a sentir como un producto más apuntado a llenar la videoteca que a conservar ese estilo sardónico y mordaz que presentaban los primeros capítulos. Luego vino Bandersnatch que dividió a la audiencia entre aquellos que la amaron y aquellos que lo vieron como un producto efectista y sobrevalorado.

Lo cierto es que como experimento funcionó y logró darle, al menos desde lo técnico, una bocanada de aire fresco a la franquicia. Ahora llegó el momento de que se estrene esta quinta temporada que presenta tres capítulos bastante diferentes entre sí.

Black Mirror: Smithereens

Este segundo episodio titulado “Smithereens” muestra ciertos momentos de sagacidad y viveza típicos de las primeras historias de este conjunto de relatos de ciencia ficción relacionados con los aspectos negativos de la tecnología y sus diversos usos. Incluso, este episodio tiene pocas cuestiones de ciencia ficción y más de la tecnología que tenemos disponible hoy en día. En el mismo se nos cuenta la historia de Chris (Andrew Scott, el Moriarty de Sherlock), un conductor de una app muy similar a Uber que secuestra a un empleado de una famosa red social para llamar la atención de su CEO (Topher Grace) luego de provocar una crisis internacional.

Un capítulo con una premisa más que interesante que busca profundizar en cuestiones como la privacidad, la alienación, la pérdida de contacto con la realidad y los incidentes que pueden ser causados por la adicción a las nuevas tecnologías. El problema es que por momentos se vuelve demasiado explícito el mensaje que quiere dar el actor a tal punto de expresarlo textualmente mediante los diálogos más que sugerir visualmente o con otros recursos más atractivos.

Black Mirror: Smithereens

Igualmente, los mecanismos de la narración hacen que sea sumamente entretenido el viaje tanto del protagonista como del espectador mediante el aprovechamiento de los elementos del thriller que hace avanzar el relato. Acá nuevamente se ven las dinámicas de los primeros años de la serie con esos momentos de tensión e incomodidad además del panorama desolador y poco esperanzador que se propone. Todo esto es posible gracias un tremendo trabajo de Andrew Scott que nuevamente saca a relucir todo su histrionismo al servicio de la historia. Por momentos puede llegar a rozar la exageración pero siempre logra revertir el escenario y dar justo en la tecla con toda su versatilidad actoral. Por otro lado, acompañan muy bien Damson Idris y Topher Grace (That 70’s Show) en los roles secundarios.

“Smitheerens” ofrece un vistazo al viejo Black Mirror que nos deleita con su perspicacia aun cuando dice más de lo que debería. No obstante, se nos entrega una poderosa reflexión sobre la incidencia de la tecnología en ciertas acciones consecuentes que se ven agravadas por la alienación producto de dichos avances tecnológicos. Todo puesto en función de que el espectador se replantee ciertas conductas que se dan en el ámbito de la vida cotidiana. El final puede resultar un  poco anticlimático pero cumple con la lógica de ver que son cosas que le podrían pasar a cualquier persona.


Título original: Black Mirror: SmithereensBlack Mirror: Smithereens

Año: 2019

Duración: 70 min

País: Reino Unido

Dirección: James Hawes

Guion: Charlie Brooker

Música: Ryuichi Sakamoto

Elenco: Andrew Scott, Damson Idris, Topher Grace, Ruibo Qian, Crystal Clarke, Ambreen Razia, Daniel Ings, Monica Dolan, Jim Quirke, Conrad Khan

Un conductor de VTC provoca una crisis internacional cuando secuestra a un empleado de una empresa de redes sociales en Londres.

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.