Todos los colores del Giallo: Un repaso por lo que fue el ciclo de terror italiano

Del domingo 21 al miércoles 31 de julio, en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín, se llevó a cabo el ciclo “Todos los colores del Giallo”, organizado por el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina.

Por @Gimei18

Se proyectaron 11 películas de este género de terror italiano entre los que vimos los siguientes:

3e848e090c6f2a4325b7affaf5e04e90

“El pájaro de las plumas de cristal” (“L´uccello dalle piume di cristallo”, Italia/Alemania Occidental, 1970). Dirección: Dario Argento. Con Tony Musante, Suzy Kendall, Enrico Maria Salerno.

Se trata de la primera película como director de Argento que, junto a “El gato de las nueve colas” (“Il gatto a nove code”, 1971) y “4 moscas sobre terciopelo gris” (“4 mosche di velluto grigio”, 1971) conforma la trilogía animal con la que el italiano iniciaba su filmografía.

Inspirada en la novela “The Screaming Mimi”, de Fredric Brown, Argento escribe y dirige este giallo, que cuenta cómo el escritor americano Sam Dalmas (Tony Musante) es testigo de un asesinato y, obsesionado con resolver el caso, intenta encontrar al culpable. Toda la película se basa en el intento de recordar lo que Sam vio realmente en la galería de arte en la que presenció el intento de asesinato.

Cuando el espectador se da cuenta de quién es el asesino, también entiende dónde está la trampa de la narración, viendo siempre lo mismo que el protagonista, ni más ni menos, y luchando con él para resolver el misterio. Cuando, sobre el final, hay una sobre explicación psiquiátrica del caso, un poco innecesaria, no cabe duda de la inspiración en “Psicosis”, de Hitchcock.

Resulta entretenida, muy disfrutable en cuanto a la puesta en escena, y en conocer los inicios de este gran cineasta. En esta película se comienzan a ver ciertos rasgos estilísticos, como el uso del color, el sexo y el voyeurismo, del que después abusará el género. La música de Ennio Morricone es excepcional.

El ritmo es irregular, con momentos de terror, suspenso y hasta toques de humor, pero aun con sus limitaciones, como todo inicio suele tener, es correcta y hace que el espectador se quede pensando, una vez salido de la sala, en la incoherencia de la historia y su desenlace.


3842254562c38851a96e581478df5f7f

“Bahía de sangre” (“Ecologia del delitto”, Italia, 1971). Dirección: Mario Bava. Con Claudine Auger, Luigi Pistilli, Claudio Camaso.

Definida por muchos como el primer slasher de la historia, Mario Bava da cátedra de cómo es mostrar, de forma bella, terribles asesinatos y mucha sangre, dejando sin respiro al espectador.

La condesa Federica Donati ha sido asesinada por su marido el conde Filippo Donati, y la muerte de éste, ejecutado por una figura desconocida, marcan el tono siniestro. Esto da inicio a una serie vertiginosa de sádicos crímenes, en la que se verán involucrados todos los que tengan algún interés en quedarse con la bahía.

Tal es la locura de la historia que se incluye un grupo de adolescentes en la bahía sólo para mostrar sus asesinatos y así continuar con una cadena inimaginable de perturbadoras muertes. De manera perversa, se resuelve cualquier misterio enseguida para continuar con más sangre y violencia.

Se destaca que Bava también ejerció como director de fotografía que, ayudado por los efectos especiales de Carlo Rambaldi, creó con gran belleza escenas brutalmente explícitas. Con una atmósfera intrigante, muchos giros y flashbacks, es un giallo de bajo presupuesto que, con el innovador uso de la vista en primera persona del asesino, mezcla el gore con el humor negro de forma excelente.

La película obliga al espectador a prestar atención a todos los detalles para poder entender qué es lo que sucede. La historia es atrevida y tiene una fuerte base moral en la que se condena la avaricia, lo cual será cambiado, tiempo después, por el sexo en el género slasher.


Tutti-i-colori-del-buio-1972-e1556971124592

“Todos los colores de la oscuridad” (“Tutti i colori del buio”, Italia/España/Reino Unido, 1972). Dirección: Sergio Martino. Con George Hilton, Edwige Fenech, Ivan Rassimov.

Atrapante película del realizador italiano Sergio Martino que inicia con una rara escena onírica, que es el sueño recurrente de la protagonista. Un giallo compuesto por la entrañable mezcla de fantasía y realidad que la historia sumerge al espectador.

Jane Harrison es una ama de casa aburrida que vive en Londres con su marido. Cada vez que intentan hacer el amor, ella tiene unas extrañas visiones sobre un hombre blandiendo un puñal.  Pero, pronto descubre que un hombre misterioso, igual al asesino que aparece en sus sueños, la sigue a todas partes. Jane ya no sabe distinguir entre la realidad y sus visiones. Desesperada, asiste a una ceremonia satánica para enfrentar sus miedos. Al principio, funciona, pero entonces Jane se verá sumergida en una pesadilla todavía peor.

Desde el comienzo, el espectador sabe la realidad del acosador por lo que esto genera angustia en quien ve pero sabe que la protagonista no conoce la verdad de sus temores.

A nivel actoral, todos son brillantes, pero se destaca ampliamente la sensual Edwige Fenech, explotando su belleza y su capacidad actoral. Acompañan muy bien George Hilton, Ivan Rassimov y Julian Ugarte, que terminó siendo uno de los personajes más pintorescos de la filmografía de Martino.

Apoyado por la excelente banda sonora de Bruno Nicolai, es un giallo mezclado con terror que da como resultado un film simplemente fantástico.


2127556

“Tu vicio es una habitación cerrada y sólo yo tengo la llave” (“Il tuo vizio è una stanza chiusa e solo io ne ho la chiave”, Italia,1972). Dirección: Sergio Martino. Con Edwige Fenech, Anita Strindberg, Luigi Pistilli.

Esta película es una adaptación libre del clásico cuento “El gato negro”, de Edgar Allan Poe, aunque Martino le suma tonos perversos y un título increíblemente largo que llama la atención por sí solo.

Oliviero (Luigi Pistilli) es un escritor alcohólico y lujurioso, ex profesor, que pasa el tiempo humillando y abusando de su esposa Irina (Anita Strindberg), tanto a solas como ante los invitados recurrentes a su villa. Una ex alumna suya aparece asesinada y las sospechas recaen sobre él. Brutales asesinatos comienzan a sucederse e Irina sospecha que su marido puede estar involucrado. La llegada de la sexy y joven sobrina de Oliviero, Floriana (Edwige Fenech), complicará aún todo, creando un triángulo amoroso. Mientras tanto, el gato negro siempre estará implicado en la narración.

Es destacable el papel de Fenech, la gran reina del giallo, que realmente es quien levanta la película cuando cae en momentos más aburridos o lentos, seduciendo al espectador con su belleza y su interpretación. Recordando, además, que Edwige Fenech había participado en otros giallos de Martino como “La perversa señora Ward” (Lo strano vizio della Signora Wardh, 1971) y “Todos los colores de la oscuridad” (Tutti i colori del buio, 1972).

Un giallo más discreto y cuidado que los demás del ciclo pero con un gran trío protagónico, suspenso, drama psicológico, erotismo y una banda sonora exquisita a cargo de Bruno Nicolai.


la_corrupcion_de_chris_miller-174871700-large

“La corrupción de Chris Miller” (España, 1973). Dirección: Juan Antonio Bardem. Con Jean Seberg, Marisol, Barry Stokes.

Juan Antonio Bardem es parte del “Club de la B” del cine español (junto con Buñuel, Berlanga y Borau), autor de películas muy recordadas, aunque luego cayó en decadencia y así tuvo lugar esta especie de giallo español, terror psicológico con un mal guion, predecible y hasta aburrida.

La película narra la historia de Chris Miller (Marisol) y su madrastra Ruth (Jean Seberg) que conviven en una casa de campo, luego de que el padre de la primera las abandonara. Ruth está despechada y siente una mezcla de amor / odio por Chris y hasta se insinúa una relación lésbico-incestuosa. El deseo de Chris es que su padre, que abandonó a la familia, vuelva a buscarla.

Todo estalla cuando el joven Barney Webster (Barry Stokes) llega a la casa y mantiene un encuentro sexual con Ruth. Más tarde se enamora de Chris. Y durante toda su estadía amenaza la vida de las mujeres, entre la violencia, la tensión sexual y el terror psicológico con que las amedrenta.

La mansión aislada de la civilización, la relación incestuosa entre madre e hija, el forastero que llega caprichosamente, son elementos que recuerdan a la “Psicosis” de Hitchcock. Pero la trama no llega a ningún lado, quedando circunscripta a sangre y sexo como elementos básicos sin un guion que los sostenga.

Se trata de la típica película predecible y bastante tediosa que, debido a que la dirige uno de los más importantes cineastas españoles, puede ser considerado un “giallo de culto”. El final con orgía de sangre y muerte es la conclusión a una historia que logra misterio y tensión sexual, pero nada más.


Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.