[REVIEW] Shaft: El Blaxploitation posmoderno

En épocas de corrección política y una predilección por el humor que no ofende a nadie, «Shaft» reaparece para dar vuelta la tarta de chistes fuera de lugar. ¿Vale la pena ver una nueva película de Shaft, hoy, en 2019? ¿Netflix cometió un error?

Por @nicobarak

Para los despistados, la primera y mejor forma de comenzar a analizar este film es comprender de dónde viene esta saga. Shaft comienza en 1971 como una película del género de Blaxploitation, o también conocido como cine de explotación negra. A pesar de lo mal que suena ese nombre, se refiere justamente a un tipo de films que se comenzaron a hacer por esa época, protagonizado por afroamericanos y que era apoyado por el movimiento Black Panther gracias a su a veces crudo retrato de la sociedad urbana estadounidense. Esta película fue una de las primeras en tener un éxito masivo, siendo también rumoreada como una película que salvó a MGM de la bancarrota. Pero eso es otra historia.

shaft-2019-1200-1200-675-675-crop-000000

Shaft tuvo dos películas más y una serie, siendo algunas más exitosas y comerciales que otras, pero luego de que la serie termine su temporada en 1974, la saga tuvo una pausa hasta 2000, año en el que aparece Samuel L. Jackson interpretando lo que sería un remake encubierto de la Shaft original, de nombre homónimo. Es un remake encubierto porque, a pesar de ser una historia similar y con el mismo nombre, el actor original de Shaft aparece reinterpretando a su propio personaje 30 años después. Esta versión de Shaft homenajeó al cine Blaxploitation de una manera muy grata y supo contentar a los fans con un humor muy urbano e informal, una propuesta de cámara sucia y desprolija y sobre todo, una actuación fenomenal de nuestro querido Samuel.

La Shaft que nos trae este día, en cambio, no es un remake sino una secuela de la Shaft del 2000, y como secuela sigue directamente el legado de su anterior entrega, entregando el mismo tipo de humor y violencia que nos acostumbraba. Y ya ahora sí, entrando en la opinión propiamente dicha del film, sí que se aprecia el aire fresco de esta historia. Pese a ser impresionantemente cliché, su ritmo y su humor ayudan en demasía al estilo de esta película, que dura casi dos horas, y muy pocos minutos de ella no se dejan ver. Samuel L. Jackson demuestra frescura a sus 70 años, haciendo caso omiso de su edad y co-protagonizando esta agradable secuela.

MV5BNzBkZmNjZDYtNzQ0MS00MzY2LWIyOGUtNjI3MjQwZDhmNDlkXkEyXkFqcGdeQXRzdGFzaWVr._V1_

Su cámara, eso sí, no es tan lúdica como lo era el homenaje del año 2000, quizás con la intención de llegar a mayor público, pero perdiendo en el camino una clara muestra de identidad y calidad que los viejos fanáticos pueden extrañar. Netflix y Warner Bros. prefirieron en este caso apostar por una propuesta más soberbia, y aunque el estilo Blaxploitation siga estando en el guion y sus personajes, su tibia locura la hacen quedar en un incómodo medio camino. Gracias a ello, todo lo que el subgénero justifica como los personajes estereotipados o la historia inverosímil, quedan algo cojos y desentonan en algunas ocasiones.

Pero no todo es malo en este film, ya que tiene divertidas escenas de acción que nutren y revitalizan el ritmo de la película. Estas, acompañadas de momentos y chistes humorísticos en el medio, son de lo mejor que tiene esta historia junto a la gran actuación de Samuel L. Jackson. Los otros actores en este largometraje no llegan al mismo nivel, es verdad, pero ninguno llega a hacer una actuación suficientemente floja como para quedar afuera de lo que propone el guion, destacando quizás la reaparición de Richard Roundtree, el Shaft original, que tiene más minutos de los que uno pensaría y se guarda muy buenas líneas de diálogo que le sacarán una sonrisa a cualquier espectador.

maxresdefault

En conclusión, hayas visto o no alguna película de la saga Shaft, esta versión de 2019 es una película totalmente recomendable, disponible en Netflix dicho sea de paso, y que seguro ayudará a cualquier transeúnte que desee verla a poder apagar un poco su cabeza y divertirse un rato. No es la excelencia y está muy lejos de serla, pero su no pretensión y el excelente papel de Samuel L. Jackson la convierten en una película algo olvidable, pero sin lugar a dudas, muy disfrutable.

PUNTAJE: 7/10


  • Título original: ShaftjoNpwk3wQXpiv6d2bPemjWj3CBd
  • Año: 2019
  • Duración: 111 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Dirección: Tim Story
  • Guion: Kenya Barris, Alex Barnow (Novela: Ernest Tidyman)
  • Música: Christopher Lennertz
  • Reparto: Samuel L. Jackson, Regina Hall, Jessie T. Usher, Sylvia Jefferies, Alexandra Shipp, Matt Lauria, Avan Jogia, Richard Roundtree, Method Man y Chivonne Michelle
  • Productora: Warner Bros. / New Line Cinema / Davis Entertainment / Khalabo Ink Society / Netflix
  • Género: Thriller. Acción | Crimen.

Puede que JJ, también conocido como John Shaft Jr. (Usher), sea un experto en ciberseguridad con una licenciatura en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), pero para descubrir la verdad que se esconde tras la inesperada muerte de su mejor amigo necesita un tipo de ayuda que sólo su padre le puede proporcionar. Aunque ha estado ausente durante casi toda la infancia de JJ, John Shaft (Jackson) acepta ayudar a su hijo a investigar en las calles infestada de heroína de Harlem (Estados Unidos). Pese a que la placa del FBI que porta JJ contrasta con el estilo de «tipo duro» de su padre, no cabe duda de que son padre e hijo. Además, Shaft tiene sus propios motivos para colaborar con la investigación y algunos casos abiertos que desea solucionar por las buenas… o por las malas.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.