[REVIEW] The Politician – Temporada completa

¿Ganar sin perderse? He ahí el verdadero dilema.

Por @mauvais1

Hay varias cuestiones a tener en cuenta en la producción de Ryan Murphy para Netflix, la serie que es parte de un millonario contrato que firmó el año pasado; una de ellas es no confinar la historia solo en el género paródico y otra es no entenderlo sólo como una socarronería política, muy al uso del prolífico autor. Lo que comienza como una coming of age muy al tono de Glee se transforma, sí lenta y hasta a veces deliberadamente, en un melodrama intimista; donde el personaje interpretado por Ben Platt intenta superar no solo sus aspiraciones, sino también los traumas propios de aquellos que han madurado más rápido que sus congéneres, como la depresión y la incomprensión.

Él lo advierte todo el tiempo; llorar, simpatizar con los otros, dejar fluir las emociones es un rudo proceso que lo deja exhausto e indefenso. Y peor aún, lo corre de la clara visión que ha creado para su futuro. En la primer escena, durante la entrevista para ingresar en la prestigiosa universidad de Harvard, cuenta en un furioso soliloquio los pro de ser parte del establecimiento, de cómo se ha preparado para ello y hasta, estadísticamente, por qué le conviene esa casa de estudios. Todo ello en perfecto balance hasta que una sola pregunta desbarata todo: «¿Cuándo fue la última vez que lloraste?«

politician_101_unit_06009_rc

¿Quién soy? ¿Qué soy yo?

El dilema de la identidad absorberá casi en su totalidad a los variopintos, por llamarlos de alguna manera, personajes de esta serie. Son el motor de la construcción de cada uno de los «adolescentes» que pueblan el rico y sofisticado colegio en Santa Barbara, California. Y si el término adolescentes está entre comillas es solo por lo poco creíbles que son los actores que los interpretan de pertenecer a ese target: Ben Platt tiene 26 años y los otros, Theo Germaine, Rahne Jones, Lucy Boynton, Zoey Deutch Laura Dreyfuss, otros tantos. Pero volvamos, y teniendo en cuenta el anterior comentario, la historia misma en sus primeros episodios se asemeja mucho a un experimento de laboratorio, donde las condiciones son artificiales con las particularidades que interesan estudiar, controladas. Cierto aire antinatural se huele en las acciones, diálogos y ellos, como si el drama se desarrollara en un sitio proveído de las características necesarias y no más.

La sofisticación pictórica es recurrente en las ficciones de Ryan Murphy, porque y aunque tenga varios enfoques serios como el suicidio, la manipulación psicológica, la depresión, y el snobismo obtuso de la clase pudiente, no deja de sostenerse en una parodia de generaciones, clases y por qué no, un poco de política en una cuidada puesta operística. Payton Hobart, hijo adoptivo de la obscenamente millonaria Georgina Hobart, tiene su vida perfectamente planeada y comienza con la presidencia del colegio para terminar en la del país. Ese es su sueño, ser presidente de los Estados Unidos y todo se supedita a esto. Con ayuda de su novia, una perfecta futura primera dama y su equipo de asesores, combate a brazo partido para alcanzarlo, no permitiendo que nada ni nadie se interponga en su camino. Hasta que River (David Corenswet), compañero y ex-amante, decide postularse y convertirse automáticamente en un rival a temer.

5d4b2c69a1249

Decíamos que esta comedia dramática es varios sentidos un estudio de carácter, tanto singular como plural; es decir, intenta una aproximación a las peripecias que la generación de adolescentes actual debe realizar para encarar su futuro, uno que se dibuja entre muchas dudas y una cuidada imagen de redes sociales. Que es interesante, pero que al contrario de series como Euphoria (2019), no se sujeta a una realidad cruda. Mucho tiene que ver con el colorido manierismo de Murphy, que utilizará sus conocidos tropos para la narración. Muerte, manipulación, desconstrucción, el sueño a cumplir como una meta que se antoja falsa, desprovista de una verdadera satisfacción. La ignorancia total que asumen frente al otro, el prejuzgamiento y el juzgamiento, la presión social y familiar, las expectativas sobre quienes se consideran el futuro. Cada uno de ellos, aunque pertenezcan a minorías raciales o sexuales son puestos en esos incómodos espacios. Todo rodeado por una increíble galería de adultos, que como escapados de un film juvenil de los ochentas, son un constante estorbo.

Es interesante, y lamentablemente poco desarrollado, el drama de Infinity Jackson y su abuela Dusty Jackson, interpretada por una histriónica Jessica Lange, que tiene muchos paralelismos con el caso real de Gypsy Rose Blanchard, la joven que es manipulada y convencida de sufrir una enfermedad terminal, en el que se llega a mencionar el famoso «Síndrome de Münchhausen por poder«. Aquí es puesto en extremo lo que los otros adolescentes sufren con sus familias, en mayor o menor medida.

Jessica Lange, Gwyneth Paltrow, Dylan McDermott; padres, madres y abuelas de los protagonistas son construcciones tan artificiales que gracias a la solvencia actoral de estos no caen en el estereotipo facilón, aunque los ronden con ansiedad.

229300

The Politician construye un universo ciertamente falso y colorido, poblado de dolor y miseria, de cobardías y manipulación en todos los niveles que apetezca al espectador, ciertamente también de superación, reconocimiento y maduración, de comprensión y algo de política, lo suficiente para crear un escenario a desarrollar en próximas temporadas. Al llegar al octavo capítulo, uno siente que solo ha sido un largo y entretenido prólogo y que recién ahí comienza la historia de un político en ascenso. Destacar la dirección del mismo Murphy es una obviedad, ya que es alguien que entiende el entretenimiento serializado sin problemas, que Ben Platt (ganador de un Emmy) entretiene y el elenco acompaña, pero sinceramente no deja de ser otro producto estándar de Netflix, que aunque simule arriesgar, solo camina por terrenos seguros como el cuadro musical, el futuro reescrito y rocambolescamente luminoso que nace de las cenizas. Y un grupo de jóvenes que estaban mucho mejor preparados de lo que nos hicieron creer para enfrentar los infernales fuegos de la adolescencia.


the_politician_tv_series-652219109-large

Título: The Politician

Dirección: Helen Hunt, Ryan Murphy, Janet Mock.

Guion: Ryan Murphy, Ian Brennan, Brad Falchuk.

Reparto: Ben Platt, Gwyneth Paltrow, Jessica Lange, Zoey Deutch, Bob Balaban, Benjamin Barrett, Lucy Boynton, David Corenswet, Julia Schlaepfer, Laura Dreyfuss, Theo Germaine, Rahne Jones, January Jones, Dylan McDermott, Bette Midler.

Payton Hobart (Ben Platt), un estudiante adinerado de Santa Bárbara, California, supo desde los siete años que sería presidente de los Estados Unidos. Pero primero tendrá que aprender a manejar el panorama político más traicionero de todos: el instituto. Para lograr ser elegido Presidente del Consejo Estudiantil, asegurarse un puesto en Harvard y mantenerse en su particular camino hacia el éxito, Payton tendrá que ser más astuto que sus despiadados compañeros de clase sin sacrificar su propia moralidad ni su imagen.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2498 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.