Watchmen: Merece todas las oportunidades que quieras darle

watchmen

«Sed quis custodiet ipsos custodes?»

Juvenal, Sátiras, VI 346-348

Por @mauvais1

Cuando Damon Lindelof advertía que no era una adaptación en línea con el cómic original o la película dirigida por Zack Snyder, aunque sí basada en los personajes y su historia en general, dio pie a toda una suerte de especulaciones que naufragaron hasta la fanática animadversión. Puede ser comprensible cuando se trata de una historieta que logró que el rubro fuera «…reconocido como un arte por derecho propio» como se escribió en tiempos de su publicación en 1986. El guionista Alan Moore y el dibujante Dave Gibbons habían concebido una historia compleja no solo en su trama sino que también en sus casi infinita sucesión de alegorías políticas y sátiras al género.

Pero, y habiendo visto los primeros episodios de esta serie, es posible afirmar que el mismo creador y guionista ha respetado, en general, el espíritu del original en una suerte de secuela de los sucesos dibujados por Gibbons y escritos por Moore. Lindelof reconstruye el universo respetando sus leyes, accionando de acuerdo a lo establecido por los autores. Los hechos de 1985 ocurrieron, todo el pasado está allí como advertencia de los límites que el hombre pisó en su momento. Y a partir de esa información relata una nueva aventura de los enmascarados, de nuevos enmascarados y la podredumbre social que soporta una nueva escalada.

Watchmen

No es la guerra fría, no, pero si hay otros fantasmas además de la dicotomía capitalismo/comunismo que acosan las sociedades como la corrupción, la xenofobia y una derecha extrema que se expande lento pero sin pausa. La historia establecida en un 2019 alternativo, como ese celebre «futuro cercano» de X-Men, tan abyecto y oscuro como lo fuera la New York del cómic, y contiene un pasado tan aterrador como real. Todo inicia con una secuencias en los disturbios raciales de Tulsa de 1921 (históricamente real) para así construir un futuro en que la ciudad parece estar cayendo una vez más en aquellos barbáricos días. Porque la policía usa máscaras, porque los investigadores de esta se vistan como héroes de historietas no es que lo sean y mejor aún no se siente que representen tales arquetipos. La máscaras más que nunca son para ocultar más que establecer un rostro universal de adalid de la justicia.

Porque claramente esta no es una propuesta superheroica, más bien plantea un thriller dramático más al estilo de The Leftovers (2014), donde el extraordinario irrumpe como parte de un amplio contexto dramático que viven los protagonistas. Estamos hablando de Damon Lindelof, quien ha sabido jugar con estos eventos, teniendo en cuenta además una frágil y escurridiza concepción de la ética y moral. Los grises que exploraba Alan Moore y su descarnada crítica a los conceptos que dibujan un héroe.

Una nueva crisis atraviesa el gigante del norte, en la que «7th Kalvary», esa logia de fantásticos supremacistas que emulan a Rorschach y sus conceptos abismales sobre la justicia, son solo una arista de un complejo entramado que los ata a todos. Nicole Kassell, directora del primer episodio, planta el drama con una retrospectiva histórica y real para plantear al espectador un curso de acciones descabelladas, una parodia de nuestra realidad. Una nueva cuenta regresiva se acciona, el tiempo corre y las prisas, llevadas con acierto por los guionistas, crean un estado de ansiedad que rememora ese apocalipsis que tanto anunciaba Walter Kovacs con su pancarta en sucias calles de New York. Que no los engañe, puede que Tulsa sea «The America’s Most Beautiful City» (La ciudad más bonita de Estados Unidos), porque debajo de ella, en sus entrañas se gesta una nueva tragedia, como si no pudiera desprenderse de su sangriento pasado.

En definitiva, preguntará el lector amigo, es una buena adaptación y reescritura del original; sí lo es porque se nota el respeto por las ideas originales, el planteo actual de estas y la cuidada producción con que la rodean. El drama se expande sin tropiezos y aborda la actualidad social y política no ponderando, más bien satirizando las alternativas. Inmediatamente se nos vienen a la mente «Man in the High Castle» y «The Handmaid’s Tale» cuando visionamos los episodios, porque una vez más el género está a disposición de una despiadada crítica a los mecanismos que la sociedad acciona cuando enfrenta sus miedos e intenta paliar sus tragedias.

Watchmen estrena su primer episodio, de los nueve que componen la temporada, el domingo 20 a las 23 hs en la pantalla de HBO. Es una serie creada por Damon Lindelof, quien también escribe los guiones junto a Nick Cuse, Lila Byock, Christal Henry, Cord Jefferson y Carly Wray.

Y es protagonizada por Jeremy Irons, Regina King, Don Johnson, Tim Blake Nelson, Louis Gossett Jr., Adelaide Clemens, Andrew Howard, Tom Mison, Frances Fisher, Jacob Ming-Trent, Yahya Abdul-Mateen II, Hong Chau, Dylan Schombing, Jean Smart y Sara Vickers.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2498 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.