[REVIEW] La Música del Terremoto: Intriga Internacional

La Música del Terremoto

Wash Westmoreland (Still Alice, Colette) nos ofrece la adaptación de la novela homónima de Susanna Jones. Un thriller producido por Ridley Scott (Alien) que mezcla romance e intriga en tierras niponas.

Por @martog23

Un triángulo amoroso, Tokio en los años ’80, un casting impecable, un director experimentado y una novela interesante de base. Earthquake Bird (título original de la obra) prometía más en papeles que lo que terminó siendo en pantalla grande. No obstante, el resultado es más que interesante.

El largometraje se remonta a Japón en el año 1989, donde Lucy Fly (Alicia Vikander) trabaja como traductora para una importante empresa. Hace más de 5 años que dejó su Suecia natal para perderse en las calles de Tokio. Luego de varios años de soledad y de haber huido de un doloroso pasado, conoce a Teiji (Naoki Kobayashi) un reservado sujeto aficionado a la fotografía con quien arranca una relación amorosa. Cuando su mejor amiga en la capital japonesa Lily Bridges (Riley Keough) desaparece sin dejar rastro, recae sobre ella la sospecha de haberla asesinado tras darse a conocer un triángulo amoroso entre ellas dos y Teiji.

 La Música del Terremoto

La película de Westmoreland, nos ofrece un relato de forma alternada donde los hechos se relatan de una forma no cronológica que van estableciendo la intriga y el pesado clima de esta cinta neo noir que se encuentra a mitad de camino entre el thriller de investigación y el melodrama.

Lo más atractivo resulta ser el contexto en el que se desarrolla la acción, con una más que interesante Tokio entre los ‘80 y ’90, y un escenario donde se yuxtaponen individuos de diversas nacionalidades imprimiéndole un aire cosmopolita a la narración. A su vez, se introducen algunas secuencias producto de la alucinación de la protagonista que enrarecen y añaden extrañamiento a la narración.

Vikander demuestra ser una gran profesional al mostrar su enorme habilidad para hablar el japonés, igualmente por momentos se la nota perdida o incluso poco cómoda con la personalidad de su personaje. Keough y Kobayashi, parecen más comprometidos con la tarea pero igualmente se ven perjudicados por ciertas lagunas narrativas o algunas situaciones anticipables del guion.

La intriga que se presenta en el inicio se va diluyendo con el correr de los minutos y para el final, el plot twist no resulta ser ni sorprendente ni tener el peso suficiente para sostener a la película. A excepción de ciertos momentos interesantes y una técnica maravillosa que se apoya en la hermosa fotografía de Chung-hoon Chung (It, Oldboy) y por el lado sonoro en la intrigante música de Atticus Ross (Gone Girl, The Social Network), resulta medio confuso el pasaje de la novela a esta adaptación cinematográfica.

La Música del Terremoto es un film atmosférico  e intrigante que esboza algunas buenas ideas pero que se queda a mitad de camino en su travesía hacia la resolución. Una película que termina decepcionando por el enorme potencial de su material de base y por el gran talento involucrado delante y detrás de cámaras.

PUNTAJE: 6/10


 La Música del Terremoto

Título: La música del terremoto (Earthquake Bird – 2019)

Dirección: Wash Westmoreland.

Guion: Wash Westmoreland (Novela: Susanna Jones).

Música: Atticus Ross, Leopold Ross.

Fotografía: Chung Chung-hoon.

Reparto: Alicia Vikander, Riley Keough, Naoki Kobayashi, Jack Huston, Crystal Kay, Yoshiko Sakuma, Kiki Sukezane, Ken Yamamura, Kazuhiro Muroyama.

Productora: Scott Free Productions / Twenty First City. Distribuida por Netflix.

Tokio, año 1989. Lucy Fly es una mujer expatriada que huye de un doloroso pasado. Cuando su mejor amiga en la capital japonesa Lily Bridges desaparece sin dejar rastro, recae sobre ella la sospecha de haberla asesinado tras darse a conocer un triángulo amoroso entre ellas dos y Teiji, un atractivo fotógrafo japonés.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.