[REVIEW] Vivir dos veces: Volver a empezar

Oscar Martínez protagoniza una historia sobre la familia, el amor y los nuevos comienzos. Extremadamente predecible pero enternecedora, la nueva película española que estrenó Netflix es una agradable road movie rodada en Valencia.

Por @Gimei18

Con claras reminiscencias a El hijo de la novia (2001), película en la que el personaje de Norma Aleandro padecía Alzheimer y su familia hacía lo imposible para ayudarla con sus recuerdos, Vivir dos veces (2019) es una comedia a partir del drama familiar, en forma de road movie; donde un hombre se va viendo alcanzado por esa terrible enfermedad y decide ir en búsqueda de su primer amor.

El género road movie permite mostrar cómo, a partir de un viaje externo, de movimiento geográfico, deviene un viaje interno, de cambios en las personas y en los vínculos entre ellos. Sin importar el motivo que lleva a los protagonistas a hacer ese viaje, al finalizarlo no serán los mismos. En la nueva película de María Ripoll, se manejan muy bien los tonos de comedia y saltos dramáticos en medio del viaje de un hombre que está siendo atacado por el Alzheimer, su fría y estructurada hija, su yerno y la nieta, quien será su cómplice en todas las aventuras que emprenden.

El guion, de estructura clásica, se divide en 3 partes: la presentación de los personajes y la enfermedad como amenaza latente; el viaje de Valencia a Navarra donde se descubren los miedos y angustias de cada uno, siendo el auto la amalgama que necesita esa familia destartalada para volver a unirse desde el amor y la honestidad; de vuelta en su pueblo es la etapa final donde se estrechan los lazos familiares, la enfermedad avanza y la tristeza se hace carne. El mundo de indiferencia en el que se mueve la familia de Emilio, hasta la vuelta del viaje, denota un mal de la actualidad, donde el ser humano es abúlico y, sin otra opción, se aleja del prójimo para adentrarse en su “realidad” digital y en la vorágine laboral.

ob_d941d5_vivir-dos-veces-4

Emilio (Oscar Martínez), un profesor universitario de matemáticas ya retirado es diagnosticado con un incipiente Alzheimer. A pesar de la negativa de su distante y calculadora hija, él decide emprender un viaje en auto a Navarra para encontrar al amor de su infancia, sin saber bien para qué. Finalmente, toda la familia viaja por España, debiendo enfrentarse a las mentiras que se dijeron a sí mismos y entre ellos, para poder recomenzar sus vidas desde la paz y el amor.

Lo mejor de la película son las interpretaciones. En especial Oscar Martínez en el papel de Emilio, que sobresale no sólo por su magnífica actuación como acostumbra sino por su dicción, y la pequeña Mafalda Carbonell, como la nieta, esa niña sumamente magnética que es una revelación absoluta y promete un gran futuro en la pantalla. Inma Cuesta resulta adecuada para el papel de la hija de Emilio. El trabajo de los grandes actores hace al éxito del film.

María Ripoll, la directora catalana reconocida por su ecléctica trayectoria, vuelve luego de Ahora o nunca (2015) y No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas (2016), con esta emotiva comedia para Netflix que está teniendo éxito en la audiencia de la plataforma de streaming. Ripoll se centra en la excepcional dirección de actores para generar empatía con la historia y sus protagonistas, destacando a la pequeña Carbonell, la revelación del cine español, y la representación del avance de la enfermedad que interpreta el personaje de Martínez, que es sencillamente, brillante.

Vivirdosveces4

Puede ser que el ritmo decaiga un poco entre tanto viaje y microhistorias que se desarrollan a medias. Hay muchas escenas cómicas que no terminan de causar gracia por lo que terminan por licuar la historia de fondo. También se aprecia el recurso del chiste fácil que, junto a una historia cuya trama ya se ha visto antes, convierte a la película en algo sosa, simplista y repetida. Contra esto último, vale decir que el comienzo y el final están muy bien ejecutados, y flaquea en la parte central de la historia.

Vivir dos veces (2019) es una historia sincera y bella, con un mensaje esperanzador sobre la familia y las oportunidades desperdiciadas. Reflexiona además sobre la memoria, los buenos recuerdos y las segundas oportunidades. No pretende mucho más, así que es recomendable para una tarde de fin de semana.

PUNTAJE: 6/10


Vivir_dos_veces-799656644-large

Título: Vivir dos veces

Dirección: María Ripoll

Guion: María Mínguez

Reparto: Oscar Martínez, Inma Cuesta, Mafalda Carbonell, Nacho López, Aina Clotet, Isabel Requena, Antonio Valero, María Zamora, Hugo Balaguer, Valeria Schoneveld, Lucas Cavataio, Amparo Oltra, Mamen García, Manu Valls, Silvia Valero, Ferran Gadea, Jordi Aguilar, Jordi Tamarit, Nieves Soria, Hugo Sáez Contreras, Gustavo Ferrada, Alex Franco, Daniel González, María Ripoll, Antonio Ruz

Emilio (Oscar Martínez), su hija Julia (Inma Cuesta) y su nieta Blanca (Mafalda Carbonell) emprenden un viaje disparatado y a la vez revelador. Antes de que a Emilio le falle la memoria definitivamente, la familia le ayudará a buscar al amor de su juventud. En el camino encontrarán la oportunidad de una vida nueva y sin trampas. Decisiones discutibles y contratiempos los llevará a enfrentarse a los engaños sobre los que han montado sus vidas. ¿Será posible vivir dos veces?

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.