[OPINIÓN] Altered Carbon 2 – Temporada completa

ALTERED CARBON

Una opinión sobre la segunda temporada de la serie Sci Fi de Netflix, protagonizada ahora por Anthony Mackie.

Por @mauvais1

Instantáneamente reaparecieron los círculos hécticos en las mejillas; la lengua tembló, o, mejor dicho, rodó violentamente en la boca (aunque las mandíbulas y los labios siguieron rígidos como antes), y entonces resonó aquella horrenda voz que he tratado ya de describir:

-¡Por amor de Dios… pronto… pronto… hágame dormir… o despiérteme… pronto… despiérteme! ¡Le digo que estoy muerto!

La verdad sobre el caso del señor Valdemar (1845)Edgar Allan Poe

No he dejado de pensar en este relato en particular mientras veía uno detrás del otro los episodios de la nueva temporada de Altered Carbon, serie creada por Laeta Kalogridis, en base a las novelas de ciencia ficción escritas por Richard Morgan. Más allá de la obvia referencia con el personaje interpretado por Chris Conner, llamado Poe. Una inteligencia artificial, que basa su personaje en el inmortal escritor estadounidense, dueña del hotel en que se hospedó Kovacs en la primer temporada y hoy compañero de viajes de este a través de la galaxia. No, no solo por eso; al que llamé «Telenovela Hardboiled» en su primera entrega, ha dado un giro en su propuesta de policial negro, claro que sin abandonarlo del todo, al igual que la a veces errática y confusa acción.

Ese giro tiene que ver con el tópico que se repetirá, de diversas maneras, a lo largo de la trama. El tiempo medido en la antinatural inmortalidad que el hombre ha conseguido. Esas pilas corticales y fundas artificiales que comenzaron siendo un milagro al erradicar la muerte y por lo tanto las enfermedades y otros deterioros y terminaron siendo la prisión, la cobarde cueva en que se ocultan en ese oscuro y corrupto siglo XXV. La conquista galáctica, la apropiación de planetas, la avanzada tecnología no puede ocultar la podredumbre de un alma que se estira a través del tiempo infinito.

Con el universo ya asentado era una obviedad que la búsqueda daría paso a una lectura introspectiva, quizás no profunda, pero sí interesante sobre cómo conviven con esa inmortalidad artificial estas criaturas que cuentan sus días en siglos, donde treinta años, el momento en que volvemos a encontrar a Takeshi Kovacs, ha sido un rápido clip de insustanciales cambios. De hecho, la serie se vale de un cambio de rostro en el protagonista, Anthony Mackie por Joel Kinnaman, como si se hicieran eco de esa quietud. Suelo imaginar mientras desando los episodios cómo podría ser esa existencia, individuos que con el transcurrir del tiempo siguen siendo el mismo aunque igual, como esos edificios antiguos preservados y que ya no representan por lo que fueron levantados, significantes que cambian continuamente de significado. ¿Pero cómo un hombre puede ser descrito de esa manera cuando sigue siendo un hombre?

AC_207_Unit_00545R3

Esta es una historia de fantasmas…

La moral, lo ético, la propia existencia entre los otros, imperecederos rostros que no se renuevan y un caso policial que hace aguas por todos lados, el matiz romántico base fundacional de la trama y nuevamente la sensación de que la exploración de ese universo se queda en mitad de camino. Pero ahí está esa cuestión que no dejo de paladear. Poe (Chris Conner) comienza a mostrar el desgaste de un ser que no fue creado para la cantidad de información que ahora manipula. Una inteligencia artificial, que lejanamente emulando al teniente comandante Data de Star Trek: The Next Generation, intenta y someramente logra una percepción cuasi humana, con sentimentalismo de por medio, y recuerdos que atesora comprendiendo que no solo son parte de él, sino que también una manera de lograr un pasado de memorias como los humanos.

«¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería lo que amenace a uno con la inmortalidad«, escribió el bardo porteño Jorge Luis Borges, y es en esa línea en que se mueven estas criaturas que desandan sus historias. 330 años buscando una mujer que, sabe, ya no será la misma. Kovacs deambula en el espacio, cuerpo tras cuerpo, como en una sucia reencarnación desprovista de toda superación, obsesionado con hallar a esa mujer que una vez amó. Quellcrist Falconer (Renée Elise Goldsberry) es la respuesta a esa inanimada existencia, esa progresión sin límites. En esta temporada no encontramos a los neocristianos de la primera, porque sustituyen el fervor religioso con la obsesiva búsqueda de Kovacs por su amor perdido.

Es acaso y en definitiva la columna vertebral de esta historia la búsqueda desesperada de sentido; de finalidad entre tanto portento. «Si Dios no existiera, sería necesario inventarlo», parafraseamos a Voltaire porque es innegable que Altered Carbon tropieza, tanto en guion como personajes, con esa insuperable visión de lo inmaterial, lo espiritual que da sentido al resto. El joven Takeshi Kovacs que es revivido como contrincante del anciano caminante Kovacs, no es más que el reflejo espiritual que perdió en su periplo, un recuerdo, aunque doloroso, de que a esta altura el tiempo infinito es una innecesaria prolongación de la existencia y recuerdo también de que no importa cuando y en qué momento del tiempo nos hallemos, seguirá entendiendo y accionando de la misma manera.

Hacia el final la historia se retuerce y la religiosidad implícita, se exacerba con ese antiguo que ha llegado en búsqueda de venganza. La última peste de las diez que el hombre ha desatado sobre sí mismo. Mueren los fundadores porque ellos pervirtieron sus cometidos, negaron la existencia de algo más allá de su comprensión. Casi evangélicamente, al final solo quienes son capaces de reconocer la otredad, la fascinante existencia de lo espiritual, del otro como construcción de esa mística. El mismo ángel vengador es derrotado porque también traiciona su cometido, por más razones que posea, no es violentar la vida la finalidad de la existencia.

AC_201_SG_00072R

(…) pronto… despiérteme! ¡Le digo que estoy muerto!

Entiendo que pueda ser un tanto engolado y rebuscado todo lo que pacientemente el lector ha leído, pero que podría pasar si en definitiva no es más que una mera teoría, «La verdad sobre el caso del señor Valdemar» de Poe es un relato sobre el límite transgredido, la soberbia del hombre inmiscuyéndose en asuntos que solo competen a la muerte y aquel que rige los designios naturales. La búsqueda es consustancial con la genética – permítanos la utilización de tal término – del hombre pero cuando esté olvida que hay un sitio vedado donde solo lo espiritual gobierna y lo transgrede y explora sin otra intención que la posesión por el usufructo mismo enfrenta ser medido por las mismas leyes en que se rigen los dioses y para eso hace falta más que solo inmortalidad antinatural, también superación espiritual.

Es innecesaria la última reconstrucción de la pila, es sólo producto de una prolongación para usufructo de la serie, que bien emula todo lo antes mencionado y ejemplifica cuán lejos estamos de comprender que un buen final a veces es la mejor elección para alcanzar la inmortalidad.


altered_carbon_2_tv_series-187125590-large

Título: Altered Carbon 2

Creador: Laeta Kalogridis

Dirección: Ciaran Donnelly, M.J. Bassett, Jeremy Webb, Salli Richardson-Whitfield.

Guion: Laeta Kalogridis, Sarah Nicole Jones, Michael R. Perry, Sang Kyu Kim, Cortney Norris, Adam Lash, Cori Uchida, Nevin Densham, Alison Schapker, Elizabeth Padden (Novela: Richard Morgan).

Reparto: Anthony Mackie, Martha Higareda, Chris Conner, Dichen Lachman, Ato Essandoh, Renée Elise Goldsberry, Lela Loren, Simone Missick, Dina Shihabi, Torben Liebrecht, Michael Shanks, Sen Mitsuji, James Saito.

La segunda temporada sigue centrándose en Takeshi Kovacs, el último superviviente de un grupo de soldados de élite interestelares, y su misión de dar con el amor de su vida: Quellcrist Falconer.

Advertisements
Acerca de Marco Guillén 2826 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.