[RANKING 4B] La saga «Candyman»: 3 películas, de la peor a la mejor

Con la nueva entrega por llegar, decidimos hacer un ranking de las películas de Candyman.

Por @08Federock

3) CANDYMAN: DAY OF THE DEAD (1999)

MV5BNTVkM2FhMDgtMjY0Ny00YWZlLTgzZWMtNjE2Zjc3ZmZjMjhjL2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyMTQxNzMzNDI@._V1_

Esta película fue llevada directamente a video, lo que nos predispone a menos calidad. Es considerada la peor de la franquicia, hasta incluso el mismísimo Candyman, Tony Todd, ha dicho en entrevistas que no le importó demasiado.

El film tiene como protagonista a Carolyn McKeever, interpretada por Donna D´Errico, una ex-Baywatch y tapa de Playboy, así que los realizadores aprovecharon esto y mostraron bastante piel sin sentido. Además de incluir muchas más muertes injustificadamente, generando que este film sea mucho más ligado al sub-género del slasher que las anteriores.

Este fue uno de los primeros trabajos de Turi Meyer como director, para luego dirigir algunos capítulos de las series Smallville (2001-2011) y Buffy The Vampire Slayer (1997-2003). Con un montaje, guión y actuaciones mediocres, lo único que hace posible soportar al film es Tony Todd como Candyman, siempre siendo un placer verlo en pantalla, aunque sea más chica.


2) CANDYMAN: FAREWELL TO THE FLESH (1995)

La mayoría de las secuelas de terror son inferiores, generan menos miedo debido a la falta de sorpresa al saber, más o menos, lo que esperamos ver. De todas maneras, esta es una película entretenida. En este caso Candyman llega a New Orleans en lugar de Chicago, y tenemos a Kelly Rowan interpretando a Annie Tarrant, quien será el nuevo interés para Candyman. En este film se muestra mucha más historia de fondo, simpatizando con el personaje. Aunque a veces menos es más.
Lo curioso de este film es que lo dirige un ganador del Oscar, Bill Condon, quien obtuvo la estatuilla por ser el guionista de Gods And Monsters (1998), un drama biográfico protagonizado por Ian McKellen (X-Men, The Lord of the Rings) que está centrado en el director James Whale (Frankenstein, La novia de Frankenstein, El hombre invisible). Y los guionistas en esta Candyman de 1995 son Rand Ravich y Mark Gruber, desapareciendo Bernard Rose de la película original (siendo Rose un hombre con más experiencia en dramas románticos que Ravich).

La duda de quién o qué es el asesino de la primera película no existe en esta secuela. Estamos seguros que es Candyman, con Tony Todd otra vez interpretándolo a la perfección. Con mucha sangre y sustos que merecíamos apreciar. Un dato de color sería que aparece Veronica Cartwright, de buena actuación, después de su gran performance casi 20 años antes en Alien (1979). En todos los sentidos, esta fue una buena secuela y bien hecha, casi al nivel de la original. También presentando una gran banda sonora de Philip Glass, quien fue nominado 3 veces al Oscar.


1) CANDYMAN (1992)

No hay ninguna sorpresa en este primer puesto. Obviamente la película original de Candyman, dirigida por Bernard Rose, nos presentó a este ícono del terror interpretado por Tony Todd en lo que podría ser la actuación característica de la larga carrera del actor.
La película se deshace de los típicos clichés (acosador blanco e invencible que persigue a jóvenes desnudas) y se convierte en una película de terror más cerebral, basándose en un gran cuento de Clive Barker (Hellraiser) llamado “The Forbidden”.
Al principio la película sigue a una joven llamada Helen Lyle, interpretada por Virgina Madsen, que acompaña muy bien a Todd en términos de talento. Luego, en lo narrativo, también ambos brillan en este oscuro romance mezclado con una película slasher. Todo porque ella no creyó en la leyenda de Candyman, luego de hacer un informe sobre leyendas locales.
Nosotros como espectadores nos preguntamos si el Candyman es quizás solo una persona que finge ser él, además de cuestionarnos la propia cordura de Helen. Finalmente, la película nos lleva a un final que responde a nuestras preguntas pero nos deja espacio para pensar y sacar nuestras conclusiones. Ese es uno de los puntos a destacar de Candyman, en su clímax, al tener un final fuerte en lugar de enflaquecer durante los últimos 10-15 minutos. El entorno y la atmósfera calzan perfecto en la historia usando a Chicago como contexto, poniendo en juego los problemas raciales sin perder el foco y exagerar en algo. Al jugar  con ese miedo de leyenda urbana pero que a la vez es un miedo real, de la actualidad, sigue manteniéndose hoy en día, por eso se merece esta nueva entrega que saldrá pronto de la mano de Nia DaCosta y Jordan Peele.


Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.