[REVIEW] Tales from the Loop

Inspirada en las imágenes de Simon Stålenhag, la serie de Amazon Prime Video explora las historias de las personas que viven sobre el Loop, una máquina construida para desbloquear y explorar los misterios del universo, haciendo posible que las cosas previamente relegadas a la ciencia ficción sean posibles.

Por @mauvais1

La ciencia ficción ha realizado un largo viaje desde sus inicios, esos tiempos de invasiones y mundos por descubrir. Con la nueva ola, siempre regresamos a ella cuando de procesos de maduración del género hablamos, se adaptó podríamos decir, a nuevos horizontes. Lo que una vez fue mirar el confín en busca de nuevas formas de vida y civilizaciones, viró hacia el interior. No solo al planeta que nos dio principio, también al espíritu humano que lo puebla.

Un cambio de paradigma que exploró la conciencia humana y sus anhelos; se reajustó a un mundo que cambiaba mucho más rápido de lo que ella, la ciencia ficción, podía siquiera imaginar. El universo comenzó a reducirse, y aunque reflote de invasiones aliens de por medio, la búsqueda en las estrellas fue una metáfora de la desesperada persecución del espíritu humano por hallarse a sí mismo. Suelo recordar Solaris (1972) de Andréi Tarkovski como esos primeros avances, quizás algunos escritos de J.G. Ballard, Philip K. Dick, y claro, Robert Silverberg.

Tomaron cuerpo entonces, en mis alucinatorias lecturas, terrores mucho más profundos, porque sentí que en el silencio del espacio no había oportunidad de no escuchar tus propios pensamientos. Desandando aún más esos caminos en la madurez de un lector, en todavía la infancia de un seriéfilo encontré en Duncan Jones, Alex Garland y Denis Villeneuve, solo por nombrar algunos, mucho de aquel genio que la megaproducción y rápida consumición parecían haber olvidado. Casi una excusa es el género para soltar, a veces con pomposa circunstancia, una andanada de reflexiones sobre el hombre y su sitio en este, cada vez con más certeza visto, caótico universo.

Se nota aquí cierta madurez, en la serie creada por Nathaniel Halpern, con respecto a cómo lograr que la ciencia ficción sea un vehículo cómodo para sus cuitas existenciales, siendo una característica más y aún así de vital importancia para la trama. Eso y la deliciosa banda de sonido de Paul Leonard-Morgan y Philip Glass, la fotografía de Ole Bratt Birkeland (Utopia – 2013) y el dos veces nominado al Oscar Jeff Cronenweth, por nombrar algunos.

1_h7UZnHFneYL3233aPV88AA

Historias del Loop

Tales from the Loop, basado en el libro de imágenes de Simon Stålenhag, es una amalgama sutil y otoñal, aún con otras estaciones de por medio, sobre la existencia del hombre y su caótico aprendizaje, sobre la mortalidad de quienes nos soñamos, bueno, sempiternos. Una exploración que a partir de un punto en común se esparce en un evento coral. En el pequeño pueblo llamado Mercer en Ohio, el medio oeste americano, nos encontramos en una década de los ochentas poblada de maravillas que provienen the Loop, ubicado en un complejo subterráneo de investigación científica. Allí está ubicado el eclipse, un extraño y esférico mastodonte de metal negro, que es capaz, de acuerdo a Russ el director del Centro de Física Experimental (MCEP), de innumerables maravillas.

Base fundacional de los eventos, más no participante activo del desarrollo. ¿Cómo es esto? El disparador de la narración es un evento del género, que solo empuja a los protagonistas a desandar sus historias con vuelo propio. Propone la acción y luego de manera sutil se mantiene como un soporte más de un drama que se desarrolla entre ellos, los humanos. La imperfección de nuestra naturaleza se hace protagonista. Lejos de una socarrona y a veces irreverente, como lo fue en su primeras dos temporadas Black Mirror (2011-), de Charlie Brooker; Tales from the Loop no se fundamenta en una visión negativa de la tecnología en la vida del ser humano y los desmanes que propala con su intervención casi dictatorial.

Pequeña, austeras y hasta de sencillas premisas, las tramas de los episodios evocan de todas maneras tristezas y desvelos. Desarrolla su historia en un interminable Loop, un serpenteante lazo que recorre a los protagonistas. Aunque si tiene un principio. El primer episodio, que tiene a Loretta (Rebecca Hall) como personaje central. Es el enlace para crear el marco, el abanico que después se abrirá con sus cercanos, y estos darán paso al siguiente círculo. Episodios autoconclusivos, y de alguna manera participantes. Su historia es sobre la niña que comprende el abandono, sobre la maternidad como elección y no como mandato social sobre la mujer. Vive la recuperación de la memoria en el dolor de la pérdida, como si su construcción actual de adulto, el de Loretta, se revitalizara con la aparición de esa niña que fue. Viajes en el tiempo mediante, esta adulta, madre y esposa, entiende que el amor se construye, no simplemente surge.

La identidad, la riqueza del sujeto como arquitecto de su felicidad, la idea de que el amor lo puede todo, la necesidad de una felicidad perfecta, inmutable y eterna. Algo que no es posible, un aparato capaz de detener el tiempo, de estancarlo mejor dicho, para que un amor sea eterno. Lo inmenso de todo es la fugacidad de su existencia. May (Nicole Law) lo aprende cuando es consciente de lo egoísta y absurdo que es poseer lo intangible de un sentimiento. Y también que cruel puede ser el conocimiento cuando somos capaces de alcanzarlo, porque develar las propias incógnitas es también integrar las ajenas, las excluidas. Y también lo aprehenden Jakob (Daniel Zolghadri) y Danny Jansson (Tyler Barnhardt) cuando cambian identidades. En el tercer episodio, la clásica historia de cambios de cuerpos se vuelve un drama existencial, sobre comprender la historia ajena pero solo cuando es tarde.

5e88e4b53f9af_2

Jonathan Pryce, quien personifica a Russ, y Duncan Joiner como su nieto Cole (a su vez hijo de Loretta), protagonizan uno de los más tristes episodios, que quizás encierre más golpes bajos de los que suponemos. Porque narra la comprensión de la finitud de la vida. La muerte como parte cabal de la existencia. El entender que a pesar de los sueños más maravillosos y progresistas que se pueda tener sobre las capacidades humanas de cruzar fronteras y embarcarse en viajes a sitios impensados, la muerte aún lo detiene todo. Cole, con menos de diez años, debe entender que la muerte no es una frontera infranqueable y obscenamente final.

La furia de perder, la vulnerabilidad de ser solo humano, la incapacidad de sostener, no por cobarde o antipatía, sino que por evolución de conciencia. El aprendizaje sobre ser, el porqué somos quienes somos, la posibilidad de trascender. En el pequeño pueblo de Mercer, Ohio, donde el Centro de Física Experimental (MCEP) habla de maravillas por descubrir y apropiarse, los habitantes siguen existiendo como lo que son, imperfectos, audaces; criaturas rotas que intentan rearmar sus carencias en objetos fríos de metal.

No espere, mi paciente lector, un plot twist o la salida fácil al drama. Es algo que no contempla Tales from the Loop. Tampoco se regodea en la miseria, ni simpatiza con la tristeza. Solo cuenta, pausado pero no lento, el devenir de sus habitantes en sus cuitas. No es de extrañar que directores como Charlie McDowell (The Discovery – 2017), Tim Mielants (Legion – 2017), Andrew Stanton (WALL-E – 2008) y Mark Romanek (One Hour Photo – 2002) estén entre sus directores. Melancólica, casi de factura indie, desde la mejor percepción, la serie es un tapiz que se teje de a poco con paciencia y una factura técnica impecable. Otra de las mejores series del género de lo que va el año.


tales_from_the_loop_tv_series-692041386-large

Título: Historias del Loop (Tales from the Loop  – 2020)

Creador: Nathaniel Halpern

Dirección: Mark Romanek, Jodie Foster, So Yong Kim, Charlie McDowell, Tim Mielants, Andrew Stanton, Dearbhla Walsh, Ti West.

Guion: Nathaniel Halpern (sobre el libro de Stålenhag).

Música: Paul Leonard-Morgan, Philip Glass.

Fotografía: Ole Bratt Birkeland, Luc Montpellier, Jeff Cronenweth, Craig Wrobleski.

Reparto: Rebecca Hall, Duncan Joiner, Daniel Zolghadri, Nicole Law, Tyler Barnhardt, Stefanie Estes, Jane Alexander, Tatiana Latreille, Christin Park, Dylan Bodner, Alec Carlos, Daniel Kang, Jillian Danford, Elektra Kilbey, River Price-Maenpaa, Jonathan Pryce, Paul Schneider, Antoinette Abbamonte, Sean Connolly Affleck, Emjay Anthony, Erik Athavale, Liliane Chretien, Tony Hart, Victor J. Ho, Alessandra de Sa Pereira, Alicia Johnston, Keenan Lehmann, Leann Lei, James Madge, Brian Maillard, Chelsey Mark, Beverly Ndukwu, Ken Pak, Stephanie Sy.

Serie de ciencia ficción: 8 episodios.

Serie que explora la ciudad y sus habitantes que viven por encima de «The Loop», una máquina construida para desbloquear y explorar los misterios del universo, lo que hace posible cosas que antes estaban relegadas únicamente a la ciencia ficción. En esta ciudad fantástica y misteriosa, se cuentan historias conmovedoras de seres humanos que recuerdan experiencias emocionales universales.

Advertisements
Acerca de Marco Guillén 2672 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.