[OPINIÓN] 13 Reasons Why: The Final Season

13 Reasons Why: The Final Season

Un final dramático, sin sorpresas y mucho por desandar en sus diez episodios. La meta está cerca, veamos entonces la temporada final.

Por @mauvais1

Ha de ser fatal compartir un aula con estos niños, eso es claro desde el comienzo. Varias razones justifican esa sentencia, para bien o mal. Iniciada como una exploración del universo adolescente, la primera temporada y el suicidio de Hannah Baker indagó un caos plagado de conflictos; muchos de ellos ignorados o minimizados en general. Subvertidos por el mundo adulto y su silencio hipócrita. Buenas razones tuvo, en su comienzo, con concientizar, enfrentarnos a los dolores de crecer sin paliativo alguno. Violencia de género, suicidio, abuso. El relato fragmentado con una alta dosis de morboso y romantizado idilio con el thanatos transitó la historia de Clay Jensen y sus descubrimientos. Presentó a quienes serían parte del elenco juvenil y cimentó un elaborado thriller dramático que fascinó a los espectadores.

Para la segunda temporada la historia, ya planteada como una ficción atractiva, continúo el buceo retorciendo con una casi perversa inquina. Los adolescentes que narraban sus oscuros y brillantes momentos se transformaron en cada temporada en una suerte de «club de los malditos», donde los conflictos son ahora rebuscadamente siniestros. Atraer al público, que compraba el rimbombante paquete de conflictos realistas y procesos serios de actualidad en los salones de clase. Violencia que ganaba adeptos y detractores. Juego que hasta uno mismo juega, al visionar su cuarta y última temporada, preguntándose hasta dónde serán capaces de descender.

Si la tercera entrega era una siniestra y extraña historia sobre sobreseer violentos y abusadores como Bryce Walker y Montgomery de la Cruz, en plan “ellos son niños también y por supuesto que se equivocan, pero analicemos por qué”, cruzó un límite en donde conseguir interés en sus historias se volvió, francamente, espeluznante.

Esta vez serán el hilo conductor las enfermedades mentales, el HIV, los sobrevivientes al abuso y violación, la búsqueda desesperada de una normalidad que jamás será la esperada. La situación en que ponen a los jóvenes es una cuesta abajo sin salvación posible. No hay un retroceder más que asumiendo la responsabilidad intuimos al visionarla, cosa que no sucederá. Clay Jensen, el plot twist de Justin Foley, Jessica Davis… Lo conflictivo se retuerce queriendo hablar de los monstruos que pueblan hasta a los buenos del show, pero los convierte en títeres sonsos de problemáticas de thriller oscuro. Creando una serie completamente diferente a lo planteado en sus inicios. Que se entienda, no está mal buscar nuevos recursos narrativos, sí lo está plantearlos como posibilidades reales que deben ser analizadas.

13 Reasons Why: The Final Season

¿Alguien quiere pensar en los niños?

Las enfermedades como el HIV, la prostitución infantil, las dolencias psiquiátricas, las víctimas de abuso y violencia, la carga creciente de traumas, dramas y desmadres, la rebelión contra un sistema que los oprime y silencia. La variedad de sucesos es tan amplia como superficial su trato; plantean una tremenda cantidad de cuestiones que hasta seguramente olvidamos algunas al mencionarlas, pero que a la hora de enfrentarlas solo buscan la salida fácil pautada en una ficción y sus consabidas elipsis, sin enfrentar las consecuencias de enunciarlas. Un adolescente tres veces, sí tres, crea un conflicto violento frente a la policía y compañeros de colegio con arma o simulación de tener una de por medio, sin que haya otro cierre que una transición de escenas. A nadie le hace ruido, ni por un instante, lo frágil que el niño está ante lo vivenciado y hace algo al respecto, además de haber roto más de una ley.

No solo Bryce Walker apenas si enfrentó las consecuencias de sus actos, librándose fácilmente de la condena por ser el violador y abusador de varias jóvenes, dejando a las víctimas en el silencio oscuro y desolador de la re-victimización. También liberan asesinos, disculpan el violento acto de justicia por mano propia. Es parte, sí, es necesaria en lo planteado por la serie desde el inicio, lo dudo. Porque aquí sugieren un conflicto moral, ético y de lleno legal sobre la responsabilidad de los actos y salva convenientemente a unos de otros. Cae en el blanco/negro obvio de una trama que asume desde el comienzo un análisis más profundo. Bryce Walker quiere remediar, asumir y purgar sus actos, justo cuando es asesinado a sangre fría por una de sus víctimas, personaje que no deberá disculparse por ello con nadie. Facilitan no solo una, por momentos avergonzada, reivindicación del violento, también la justicia por mano propia. Y esta última es excusada sin más por quienes representan la principal fuerza de equilibrio. Es una maldita policía, es un maldito final; una retorcida fábula que llega a un cierre precipitado en una temporada de nueve episodios de una hora y un último de una hora y media.

La conclusión quiere simular esa premisa de «no hay paz para los injustos», pero tapándolo con la muerte de uno de ellos por enfermedad, que sugiere que de alguna manera cumplen sentencia por los hechos que protagonizaron. Qué visión puede plantear la muerte de un adolescente como sacrificio final de un grupo que de ahora en más están unidos por el espanto. Montgomery de la Cruz es un monstruo, infancia atroz de por medio, que termina pagando con una muerte violenta en la cárcel por sus desmanes, y es inculpado por el asesinato de otro. ¿Qué es justo en este mundo de “13 Reasons Why”? ¿Qué es justicia? ¿Qué intentan plantear con todo esto?

13 Reasons Why: The Final Season

Die Toten reiten schnell – Los muertos cabalgan deprisa

La frase pertenece al poema escrito por Gottfried August Bürger compuesto en 1773, y es la historia de Leonore que es visitada por un espíritu cuando al morir su amado reniega de Dios, este la conducirá a través del sendero de los muertos, es la misma muerte que la enfrenta a su fatuo destino. La aparición de los espectros ha sido largamente utiliza en la literatura como un medio de los vivos para conocer el destino de los hados que pueblan su vida. Estas criaturas son, además de espíritus errantes, voces o mejor dicho oráculos. Son eso, justamente, el héroe del relato tendrá una intervención de ellos que generará un punto de inflexión en su historia. Pueden aparecer al comienzo dando inicio al periplo, conjugando los primeros cuestionamientos que se hará el protagonista, o al inicio del segundo acto, acelerando la búsqueda, dando la pista final. Todos recordarán al fantasma que Hamlet ve y que revela la naturaleza real de la muerte de su padre y rey. El fantasma de Samuel, conjurado por la adivina de Endor que anuncia el final de Saúl y su estirpe. Fantasma; poéticamente es la voz interior sabia y ominosa del héroe, ella plantea la fase espiritual del recorrido físico, la maduración psíquica.

Los fantasmas en 13 Reasons Why son por lo pronto una manifestación literaria, poética sobre el horror interior que vive Clay Jensen y posteriormente Jessica Davis. Esas criaturas tienen más en común con la prosa fantástica que una verdadera representación de los trastornos psicológicos de los personajes. Mi compañera @GiuCappiello ya lo había formulado en su “El arrebato de significado a la muerte”: (…) nos muestra a Hannah: en forma de fantasma, alma en pena o alucinación –podemos ponerle el nombre que más nos plazca– el problema es que efectivamente nos la muestra, negando implícitamente lo indiscutible de su muerte. La naturaleza de estas criaturas en la serie nunca efectivamente explicada, más allá de unas pocas líneas en el final que las achacan a la ansiedad y poco más. De hecho no es solo uno de ellos quien los ve, son dos como antes comentábamos y por lo tanto una expresión bastante uniforme y poco realista de la presentación de una perturbación.

¿Qué pensarán los adolescentes al ver esto? Que sus vidas estarán plagadas de fantasmas de sus errores con rostro y cuerpo de muertos y ausentes que poblaran sus soledades, aun habiendo hecho lo correcto. O aberraciones que sacuden su inestable situación urgiéndolos a desmadrar todo a romper con todo y todos, para luego simplemente ir al baile de graduación y la universidad sin resolver, sin comprender qué sucedió enterrándolos en un páramo desolado en forma de ritual. El enterramiento de los casetes de audio es sepultar la infancia, el paso a una madurez que despoja al personaje del bagaje hasta hoy asimilado, es sepultar y olvidar el dolor, la ira, el desasosiego y los traumas. Es en definitiva lo que los adultos han hecho, continuando con el círculo macabro que dijeron derrotarían.

Dejemos ya en paz esta serie que culminó y sigamos adelante.


13 Reasons Why: The Final Season

Título: 13 Reasons Why: The Final Season

Dirección: Russell Mulcahy, Michael Sucsy, Sunu Gonera 

Guion: Brian Yorkey, Jay Asher (Novela: Jay Asher)

Reparto: Dylan Minnette, Christian Navarro, Alisha Boe, Brandon Flynn, Ross Butler, Devin Druid, Grace Saif, Gary Sinise, Justin Prentice, Miles Heizer, Josh Hamilton, Amy Hargreaves, Deaken Bluman, Timothy Granaderos, Austin Aaron, Mark Pellegrino, Jan Luis Castellanos, Tyler Barnhardt, Brandon Butler, Chris Damon, Jenna De Alba, Cassie Hendry, Keyara Milliner, Inde Navarrette, Jessica M. Payne, Joseph C. Phillips, Brenda Strong, Lisa Marie Anderson, William W. Barbour, Ke’Mari Moore, Jeff Redlick, Kassandra Valenzuela

Temporada 4: 10 Episodios.

Los estudiantes y profesores de la preparatoria Liberty se alistan para la graduación. Sin embargo, la despedida no estará libre de incidentes. La clase sénior se esforzará por mantener un secreto enterrado, aunque ello los pueda llevar a tomar decisiones arriesgadas que marcarán su vida para siempre.

Advertisements
Acerca de Marco Guillén 2785 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.