[REVIEW] The Morning Show: Divas en combate

[REVIEW] The Morning Show

The Morning Show es la premiada serie de la plataforma Apple TV+, protagonizada por Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, que ha dado mucho de qué hablar. Un drama ambientado en el mundo de la televisión, con el tema central del #MeToo.

Por @Gimei18

«A veces las mujeres no pueden pedir tener el control, así que tienen simplemente que tomarlo. Recuérdalo»
Alex Levy

Apple TV+ es una de las plataformas que se suma a la competencia voraz en el universo streaming. Es por eso que sus productos tienen reconocidos nombres en su reparto con el objetivo de llamar la atención de la potencial audiencia. The Morning Show recoge el guante y le saca brillo a su plataforma de origen para contar una historia potente y bien desarrollada. Esta táctica del elenco coral la determinan sus protagonistas Jennifer Aniston, Reese Witherspoon, Steve Carell y un varios rostros que al menos los vemos conocidos, aunque no sepamos sus nombres.

Jay Carson (House of Cards), asesor político y creador de la serie, abandonó el proyecto cuando ni se había rodado una sola escena (y no se sabe el motivo). Kerry Ehrin (Bates Motel) ejerce de showrunner de la serie que apunta a la yugular del espectador en cada capítulo, pero también a su rapidez de pensamiento, ya que todo sucede de manera veloz, en el show y tras bambalinas. Mimi Leder (E.R.) dirige los pasillos de UBA, la cadena de televisión ficticia que produce el programa matutino.

The Morning Show toma varios conceptos en los que podríamos sentir comodidad, y los hace añicos. Por empezar, como se mencionó, la velocidad de sus diálogos; el potente punto de partida donde uno de los presentadores del show es acusado de acoso sexual e inmediatamente despedido, sin derecho a réplica; la aparición de la co-protagonista recién en el tercer capítulo; o el tiempo que se toma para profundizar en cada uno de los personajes y en la historia en sí misma, que se mantiene en tensión hasta el minuto final. ¿Y la trama del #MeToo? Pues también se trata desde el ámbito laboral y en el mediático.

[REVIEW] The Morning Show

La serie narra el caos de un programa matutino emblemático de la TV de Estados Unidos cuando el presentador Mitch Kessler (Steve Carell) es despedido, sin previo aviso, por conductas de acoso en su trabajo. La co-presentadora Alex Levy (Jennifer Aniston), quien fue su partenaire durante 15 años, queda sola al frente de la batalla intentando además no ser sustituida por alguien más joven, idea que tenía el canal antes que sucediera el Kessler Gate. Uno de los directivos ve potencial en una combativa periodista, de un canal pequeño, llamada Bradley Jackson (Reese Witherspoon), que no tiene mucho filtro al hablar, al contrario de los estándares de la TV norteamericana. Así que es contratada para sacar el foco del escándalo de Mitch.

La historia abarca el tópico de #MeToo desde el cómo han cambiado las cosas desde que aquellas a los que violaron, de las que acosaron o abusaron empezaron a denunciar lo que estaba sucediendo. Permite que el espectador considere lo que están experimentando absolutamente todos los personajes. «Admito que estamos siendo muy rápidos al juzgar a los hombres en el tribunal de la opinión pública», reconoce el personaje de Mark Duplass frente a Mitch.

Que las actuaciones iban a ser el brillo de esta serie ya estaba correctamente pronosticado. Los tres protagonistas le sacan lustre a sus talentos haciendo que cada episodio sea una clase de actuación. Atrás quedaron los Aniston, Carell y Witherspoon abocados a la comedia. Acá son dolientes y abatidos humanos a los que les pesan las consecuencias de sus actos, en un medio tan hostil como narcisista. La serie demuestra que pueden confiar en megaestrellas para sacar a flote cualquier tipo de historia que se quiera contar.

Carell está muy bien aunque hubiese sido acertado que lo muestren más en el papel dramático, pero todo es perfectamente resarcible con un par de escenas en los que uno dice  su papel vale oro”, como la que comparte con Martin Short, un depredador sexual reconocido, mientras él se resiste a asumir esa etiqueta. La tensión entre los personajes también es algo que está bien logrado, Carell – Aniston, Aniston – Witherspoon en una puja por tener el poder, a cualquier costo.

Es interesante ver el calvario personal de la Alex Levy de Jennifer Aniston, el empoderamiento, la debacle, los miedos. Ella está espléndida, sobre todo en su porte y sus fuertes miradas que denotan absolutamente lo que siente. Es quien lleva los pantalones en el show ficticio (y en la serie), es más, la mayoría de las veces está vestida de pantalón, aun en la gala de entrega de premios, lo que parece un vestido rojo es, en realidad, un traje pantalón increíble. Esto no está hecho al azar: que se vista así, que los nombres de ambas mujeres sea ambiguos en cuanto al género, son pequeños grandes pasos para demostrar el empoderamiento femenino con que jacta la serie.

Witherspoon, como también lo hizo en Little Fires Everywhere, trabaja sobre un personaje ambiguo, no tan luminoso. No se sabe bien qué problemas tiene, no se sabe bien cuáles son sus objetivos, no se sabe si es tan buena e inocente como parece. El hacerla aparecer por vez primera pasados un par de capítulos es una decisión brillante ya que desentona en la historia que el espectador se va haciendo una idea por donde va, para arrancar de cero con una nueva jugadora en la partida.

[REVIEW] The Morning Show

Todas las mujeres en la serie hacen un trabajo maravilloso, porque el guion lo es. Ellas en este show son un colectivo de lo más variado, así cuando Bradley pregunta «¿Qué es una mujer típica?», lo hace en nombre de todas las mujeres. La serie expone la era del movimiento #MeToo en cada papel femenino, enfrentándose como puede a los machistas ejecutivos de la cadena de TV. Las mujeres se llevan el peso dramático de la historia pero cabe mencionar que los reconocidos actores Billy Crudup y Mark Duplass desestabilizan el lado masculino de la serie, con interpretaciones memorables. Además acompañan Gugu Mbatha-Raw, Desean Terry, con apariciones de Mindy Kaling, Marcia Gay Harden y Martin Short.

La serie comienza con un rompecabezas que se va armando con el tiempo. Nada tiene mucho sentido al principio. No hay mucha información sobre los abusos, sobre las acusaciones, sobre quién filtró la historia, y todo eso hace que la serie empiece confundiendo. Por lo tanto, ni la premisa del #MeToo, ni el elenco coral ayudan mucho en los primeros capítulos, pero a medida que va avanzando la trama, todo empieza a encajar, con un ritmo vertiginoso, remarcando cada personaje que aparece y su función en la historia.

Puede que The Morning Show no sea perfecta y que notaremos más los hilos de los títeres si no hubiese un presupuesto gigante invertido en el show. Pero ofrece entretenimiento veloz a cada minuto, en un combate de divas en pugna, que apelan a la sororidad finalmente. Es más que disfrutable, casi adictiva, que invita al pensamiento crítico contemporáneo.


[REVIEW] The Morning Show

Título: The Morning Show

Dirección: Mimi Leder, David Frankel, Lynn Shelton, Roxann Dawson, Tucker Gates

Guion: Kerry Ehrin, Brian Stelter (Libro: Brian Stelter)

Reparto: Jennifer Aniston, Reese Witherspoon, Steve Carell, Nestor Carbonell, Billy Crudup, Mark Duplass, Gugu Mbatha-Raw, Karen Pittman, Bel Powley, Shari Belafonte, Eli Bildner, Ian Gomez, Augustus Prew, Amber Friendly, Roman Mitichyan, Philip Anthony-Rodriguez, Adina Porter, Brett Butler, John Patrick Jordan

¿Qué sucede cuando las personas en las que confías demuestran ser deshonestas? ‘The Morning Show’ narra la caída libre de un informativo matutino a raíz de un escándalo, y su lucha por sobrevivir en una era en la que las noticias llegan en la palma de tu mano.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.