[REVIEW] Crímenes de familia: El poder del dinero

[REVIEW] Crímenes de familia

Un emocionante thriller dramático con la sublime actuación de Cecilia Roth que, al no haber llegado a salas de cine, por los efectos de la pandemia, se estrena hoy en Netflix y tendrá un breve paso por Cine.Ar Play (del 21 al 27/8) y Cine.Ar TV (hoy y el sábado a las 22 hs).

Por @Gimei18

Luego de El patrón, radiografía de un crimen (2014) y El hijo (2019), Sebastián Schindel vuelve con una película más ambiciosa y prolija que sus predecesoras, siempre con la crítica social como trasfondo. Crímenes de familia es un drama judicial que se estructura hábilmente entre dos juicios y la crisis existencial de Alicia quien, como madre, tiene un velo sobre los ojos que no le permite ver la realidad.

En este último tiempo, más que Acusada (2018), no hubieron muchos dramas de este tipo, y es que nuestro país no es habitué de los thrillers de juicios, tanto que en la película que protagoniza Lali Espósito nunca se ve realmente el proceso, todo es un antes y después. En La Corazonada (2020), protagonizada por Luisana Lopilato, con más tinte policial, tampoco se ven los juicios. Es algo que en Argentina no se usa, quizás porque nuestro sistema judicial no sea apto ficciones, sea aburrido o demasiado corrupto para hacer algo distinto a un documental. El relato narrado en Crímenes de familia se vio varias veces ya en otros films, como en la gran Relatos Salvajes (2014), donde familia de clase media alta encubre al hijo usando a personas sin recursos como chivo expiatorio. En este caso, un joven de familia adinerada, acusado de abusar e intentar matar a su ex pareja y, además pero enlazado al fin, otro crimen: un asesinato perpetrado por la mucama de la familia.

En esta película, se reflexiona sobre los dilemas éticos del ser humano y, para ello, se apoya en el solvente talento actoral de sus protagonistas. Se cuestiona la hipocresía de una sociedad conservadora que defiende a los acaudalados y abandona a la gente sin recursos.

[REVIEW] Crímenes de familia

La historia gira en torno al matrimonio de Alicia (Cecilia Roth) e Ignacio (Miguel Ángel Solá), quienes llevan una acomodada vida en su casa de la calle Posadas, en Buenos Aires. Y viven junto a Gladys (Yanina Ávila), su empleada doméstica, y el hijo de ella, Santiaguito, al que crían sus patrones, porque “lo saben hacer mejor” y lo tratan como a un nieto. Fuera de esas cuatro paredes, vive Daniel (Benjamín Amadeo), el hijo de la pareja protagonista. La vida de todos se convertirá en una pesadilla cuando Dani corre el riesgo de ir a la cárcel por la acusación de maltrato y violencia que le hace su ex esposa, Marcela (Sofía Gala). Alicia tratará de evitar que vaya a prisión, mientras su marido está ya cansado de cubrir a su hijo. Sin embargo, ella irá descubriendo secretos que le harán reflexionar sobre muchas cosas de la vida. Hay dos tramas que se complementan a la perfección, ya que por otro lado, la mucama está acusada de homicidio, pero claro, no tiene las mismas herramientas de defensa.

Cecilia Roth y Miguel Ángel Solá se lucen una vez más en el cine aportando una calidad inigualable al guion que está muy bien realizado. Desde la ficción, aborda temas actuales como las diferencias de clase, la discriminación, la corrupción en la Justicia, los embarazos no deseados y la decisión de las mujeres, las consecuencias del abuso de drogas en el seno familiar, la sororidad femenina, y también se deja clara la postura cuando en el estudio de quien interpreta Paola Barrientos, está colgado en la biblioteca el emblemático pañuelo verde. Todo esto en un puzzle que el espectador, con paciencia y atención, debe ir armando para comprender el relato que, a veces, pendula en distintos tiempos y en dos tramas centrales que se preguntan ¿cuán parejo es el funcionamiento de la Justicia para los ricos y para los pobres?

La película atrapa hasta el último minuto con un gran final, lo que enaltece el catálogo de la plataforma de streaming. Si bien el hecho de compartir los mismos espacios (la casa y sala del juicio) puede generar confusión, el espectador encuentra dos historias fuertes en un mismo film, que se van develando. Excelente ficción nacional y director a seguir, ya que su trabajo mejora con cada producción.

[REVIEW] Crímenes de familia

Con determinación, se van agregando minuto a minuto capas de profundidad a los personajes y elementos a la narración que lleva tensión hasta el desenlace. Quizás algunos giros resulten un poco obvios pero eso no va en detrimento de la historia, sino que colabora en la composición clásica de la película. Premisa interesante, sólidas actuaciones, y los aportes de Daniel Grinberg en el arte, Sebastián Escofet en la música y Julián Apezteguía en la fotografía, hacen de Crímenes de familia lo mejor del cine argentino en lo que va del 2020.

PUNTAJE: 9/10


[REVIEW] Crímenes de familia

Título: Crímenes de familia

Dirección: Sebastián Schindel.

Guion: Sebastián Schindel, Pablo Del Teso.

Fotografía: Julián Apezteguia.

Reparto: Cecilia Roth, Miguel Ángel Solá, Benjamín Amadeo, Sofia Gala, Paola Barrientos, Yanina Ávila, Diego Cremonesi, Marcelo Subiotto.

Distribuida por Netflix. Buffalo Films, Magoya Films, Tieless Media.

Cuenta la historia de Alicia e Ignacio, un matrimonio de uno de los barrios más lujosos de Buenos Aires, que viven junto a Gladys, la empleada doméstica, y su hijo de tres años, Santiago. Sus vidas comienzan a alterarse cuando su propio hijo Daniel, de 35 años y con quien tienen una relación conflictiva, es acusado de violación e intento de homicidio de su ex esposa.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.