[REVIEW] La niñera: Reina Letal

Resucitó entre los muertos

A 3 años del estreno de «La niñera» (The Babysitter), Netflix estrenó la secuela de esta comedia gore, más sangrienta pero no mejor.

Por @Gimei18

The Babysitter (2017) fue una comedia de terror original de Netflix, la cual fue una grata sorpresa ya que ofrecía risas y mucha sangre. No es que haya revolucionado el género, sino que era entretenida y desenfadada. La película de McG sobre una niñera que organiza un ritual satánico en casa del pequeño al que cuida, convertía su planteamiento disparatado en un cruce de slasher y cine juvenil ochentoso, cargado de humor absurdo y gore. Su final dejaba la puerta abierta a una posible secuela, que tres años después se ha estrenado en la plataforma de la N roja.

Giros de trama, la incorporación de algunos de los actores ya fallecidos, y algunas sorpresas más, es lo que ofrece esta secuela más sangrienta pero menos entretenida. El director hace posible otra vez esta bizarra combinación de comedia y terror, con una película que estalla desde el primer minuto, aunque con menor calidad que su antecesora. Claro que si lo vemos como un film de género, no le vamos a encontrar el tono. Por el contrario, si lo hacemos como una comedia juvenil de horror, estaremos más apegados a la idea del realizador. Agradecemos este soplo de aire fresco en el catálogo.

Dos años después de derrotar a un culto satánico liderado por su niñera Bee (Samara Weaving), Cole (Judah Lewis) continúa atormentado por los horribles eventos de esa noche. Todos en su vida piensan que ha perdido la cabeza desde que Bee y todos sus amigos desaparecieron, lo que hace que la historia de Cole sea difícil de creer… Todavía está perdidamente enamorado de su mejor amiga y vecina de al lado, Melanie (Emily Alyn Lind), la única que cree en su historia, quien lo convence de que olvide el pasado y asista a una fiesta en un lago cercano. Pero cuando los viejos enemigos regresen inesperadamente, Cole una vez más tendrá que burlar a las fuerzas del mal y sobrevivir a la noche.

Esta secuela vuelve a tener como protagonista a Judah Lewis (The Christmas Chronicles), que sigue haciendo un excelente trabajo; aunque en esta ocasión falta la presencia de la siempre estupenda Samara Weaving, cuyo carisma no llega a ser alcanzado por la también blonda Emily Alyn Lind (Doctor Sleep). Esta vez toman más importancia los personajes secundarios, como el padre de Cole, Ken Marino (The Sleepover), y también hay una nueva cara que se vuelve protagónica, Jenna Ortega (You) en la piel de Phoebe. Los demás están correctos en sus roles, aunque no tienen mucha posibilidad de lucirse, Robbie Amell (Upload), Hana Mae Lee (Pitch Perfect 3), Bella Thorne (Infamous), Andrew Bachelor (Coffee & Kareem), Leslie Bibb (Tag), Carl McDowell (Rim of the World) y Chris Wylde (When We First Met) integran este grupo.

Nadie se puede sentir culpable por tener sentimientos encontrados sobre The Babysitter: Killer Queen, las comparaciones son odiosas, pero es inevitable no hacerlo. Esta secuela es esencialmente una repetición de la primera, hasta el punto en que la acción se detiene en un momento, por lo que las palabras «¡¿Qué carajo?!…. ¿¿DE NUEVO??» aparecen en la pantalla, como un homenaje (?) al cine tarantinesco, dividido en capítulos con títulos en tipografía escandalosa.

Una comedia de terror bien hecha siempre es un acierto gracias al humor absurdo, la sangre derramada estrepitosamente y la trama bizarra, que busca la complicidad del espectador para que se divierta sin pensar mucho, etc. La premisa de la que parte es buena (traer de vuelta a los villanos muertos), pero no está bien aprovechada. Parecía que iban a arriesgar un poco más pero termina siendo sólo una idea mal ejecutada, aunque con más sangre.

El humor es ágil, tiene buenos efectos especiales, y su trama no decae en ningún momento. No es aburrida, repetimos, pero podría haberse sacado más jugo a la historia. Hay muchos guiños al cine de los ’80s, una secuencia dedicada a Mortal Kombat, giros sin ningún sentido, y no mucho más. Que la primera es mucho mejor, es un hecho.

Por otro lado, mientras que en la primera parte todo funcionaba como un relojito en sus 80 minutos, la secuela que nos ocupa dura 20 más, haciéndola más larga de lo necesario, con personajes que no aportan nada y un guion que da la sensación de no tener muy claro a dónde quiere ir a parar.

En conclusión, estamos ante una secuela que es funcional para pasar el rato, pero que no tiene la frescura ni es atractiva como la anterior. Es una película olvidable con un final, con sorpresa incluida, y una escena post-creditos que deja abierta la posibilidad de una tercera entrega. Esperemos que, de ser así, ahonde en las creencias de la secta si quiere mejorar a la actual.

PUNTAJE: 5/10


Título: La niñera: Reina letal

Título original: The Babysitter: Killer Queen

Reparto: Judah Lewis, Samara Weaving, Jenna Ortega, Emily Alyn Lind, Andrew Bachelor,
Robbie Amell, Bella Thorne, Hana Mae Lee, Ken Marino, Leslie Bibb, Chris Wylde.

Año: 2020.

Duración: 102 min.

País: Estados Unidos.

Director: McG.

Guion: Dan Lagana.

Fotografía: Scott Henriksen.

Género: Comedia de terror.

Distribuidor: Netflix.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.