[REVIEW] Possessor

Brandon Cronenberg, al igual que su padre, mezcla ciencia ficción con terror para mostrarnos la falta de empatía ante las nuevas tecnologías.

Por Federock

El cráneo de una chica es perforado por un objeto punzante. Calibración. Los sentimientos florecen. Un apaciguado movimiento de cámara nos lleva a un charco de sangre, en esta primera secuencia que nos otorga Brandon Cronenberg, el hijo de David Cronenberg.

Al comienzo nos enfocamos en una agente, Tasya Vos (Andrea Riseborough), que trabaja para una organización secreta que utiliza un tipo de tecnología de implantes cerebrales para habitar los cuerpos de otras personas. Con el fin de realizar asesinatos bien pagados y correctamente narrados.

La buena premisa de un Animus (de Assassin’s Creed) terrorífico para poseer y ser otra persona, es acertada hasta cierto punto. Muchos films, como The Hot Chick (2002) con Rob Schneider, Face/Off (1997) de John Woo o Big (1988) con Tom Hanks trajeron esto de intercambiar cuerpos y ser otra persona. Asimismo el mencionado videojuego y también película Assassin’s Creed. Pero «Possessor» se distingue de todas estas y entrega algo elaborado narrativamente, con mucha sangre, dejando de lado ciertos aspectos.

Por momentos el film se destaca con impactantes primeros planos de objetos filosos que insertan en la carne, y los sonidos que se introducen en nuestra mente al igual que lo sufren los personajes. Hablamos de los, porque la protagonista, con una digna Andrea Riseborough que parece destinada a hacer papeles imponentes pero de corta duración en pantalla, se inserta en el cuerpo y mente de Colin Tate (un buen Christopher Abbott). Sin embargo ellos, como personajes, parecieran no tener tanto peso en la trama. Solo son peones para un juego de ajedrez futurístico, no tan alejado de la realidad actual. Hay detalles de la forma en que trabaja esta “organización secreta” que son interesantes, como el test de memoria que le hacen a ella al salir de otro cuerpo, para saber si recuerda diferentes objetos personales e identificar cosas como la culpa. Además de la calibración, la mezcla de cuerpos y sentimientos que pueden dejarnos con más preguntas que respuestas, pero el viaje vale la pena.

Las maneras de hablar y poseer a la otra persona podrían haber sido explotadas más por los actores y actrices, pero Cronenberg no lo quiso así.  Este film pareciera entregar un mensaje más general, con solo una buena idea, que parece vacía pero no lo es. Cronenberg juega con las perspectivas haciéndolas dialogar mediante acciones muy violentas, en donde el subconsciente de uno lucha con la mente del otro.
La forma de contarnos esto, el relato con su respectiva narración, es en lo que se enfoca la película y esta organización. La narrativa abarca más que el solo hecho de matar, esto no solo un Hitman o un asesino a lo Assassin’s Creed, es más bien algo elaborado para que todo sea creíble, tanto para nosotros como para el mundo del film. Y aquí entra en juego esos conflictos mentales de ella.

Aunque existan momentos que presentan los traumas psicológicos de la protagonista y el sujeto al que “controla”, la trama se dirige hacia más allá. Es más una película sobre el mensaje y su narrativa, que sobre algún personaje en específico y su historia. Algo con quizá un resultado fallido, es el enfocarse en la generalidad en vez de la personalidad, en un film que justamente trata sobre ingresar en la otra persona.

Básicamente es un juego de perspectivas que se concentra en el centro del cerebro de la película. ¿Quién maneja a quién? ¿Quién posee a quién? Son preguntas que tendrán respuestas bañadas en sangre. Además de poseer falta de empatía y dilemas morales que por momentos no llegan a impactar lo suficiente, más allá de lo sangriento, porque los personajes parecen vacíos. ¿Acaso esa no es lo que quiere mostrar Cronenberg?

PUNTAJE: 7.5/10


Título: Possessor

Año: 2020.

Duración: 104 min.

País: Canadá.

Dirección: Brandon Cronenberg.

Guion: Brandon Cronenberg.

Música: Jim Williams.

Fotografía: Karim Hussain.

Reparto: Andrea Riseborough, Christopher Abbott, Sean Bean, Jennifer Jason Leigh, Tuppence Middleton, Kaniehtiio Horn, Hanneke Talbot, Rossif Sutherland, Christopher Jacot, Raoul Bhaneja, Gage Graham-Arbuthnot, Deragh Campbell, Ayesha Mansur Gonsalves, Kelsey Klippenstein, Megan Vincent, Kathy Maloney, Daniel Park, Danny Waugh, Dorren Lee y Matthew Garlick.

Productora: Rhombus Media, Rook Films, Particular Crowd.

Tasya Vos es una agente de una organización secreta que utiliza implantes cerebrales para controlar el movimiento corporal de otras personas, obligándolas a cometer asesinatos que benefician a toda clase de peces gordos del mundo corporativo. Un día, durante una misión rutinaria, algo sale mal. La agente Vos se ve atrapada dentro de la mente de uno de los sujetos que trataba de controlar, cuyo apetito por la violencia se acaba convirtiendo en su peor aliado, superando incluso el suyo propio.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.