[REVIEW] Selena, la serie: Nace una estrella Tex-Mex

La esperada serie de Netflix sobre Selena Quintanilla ha llegado. La joven se convirtió en todo un ícono latino a inicios de 1990, manteniendo vivo su legado a 25 años de su trágico asesinato.

Por @Gimei18

Aunque en nuestro país no todos recordamos sus canciones, muchos tenemos el recuerdo del nombre Selena asociado a una tragedia en la década del ’90. Es que la reina del Tex-Mex, ícono de la música latina, fue una artista muy reconocida que encontró la muerte muy pronto. Por todo esto y más, Netflix decidió cerrar el año con el estreno de Selena: La serie.

Dirigida por la mexicana Hiromi Kamata y producida por Selena y Abraham Quintanilla, hermana y padre de la artista respectivamente, son 20 episodios de 40 minutos de duración, que serán estrenados en 2 partes. Ahora están disponibles en la plataforma los primeros 9.

Esta primera parte de la serie recorre los primeros años de la artista, cuando solo era una niña dentro de una familia en quiebra, hasta poco después de conseguir su primer disco de oro. Pero, no todo es ella, ya que la ficción muestra con mucho detalle a la familia Quintanilla y sus adversidades hasta alcanzar el éxito. La intérprete tuvo una infancia complicada en la que cantaba junto a su familia en pequeños eventos para poder llevar un plato de comida a la casa.

A su vez, la serie muestra los muchos obstáculos con los que lidiaron Selena y su banda. Sin dinero, sin conocidos en el ambiente, sin mucho conocimiento, se las ingeniaban para dar los mejores shows posibles, fueran en español o inglés, y ganar dinero. El crecer de estos chiquitos en un motorhome, de gira, el perderse las cosas de la vida normal y hacerse adolescentes, y luego adultos. Además, presenta un llamativo debate sobre la explotación infantil, la imagen de marca, la evolución de la personalidad y porqué el padre no buscó otro trabajo en vez de hacer trabajar a sus hijos, ¿un visionario o un explotador?

Lo que más sobresale es la interpretación de Christian Serratos como Selena. La actriz, conocida por el papel de Rosita en The Walking Dead, brilla en la piel de la cantante, traspasando la pantalla como una chica con magia arrolladora. Esa alegría contagiosa, a pesar que quizás sus días no eran todos color de rosa, es lo que se ve enseguida (en la versión de Selena niña también), un buen trabajo de la directora y un gran trabajo de la actriz para convertirse en la estrella de la música tejana.

Vale recordar, además, que hubo una película sobre Selena en 1997 que causó conmoción, debido a que hacía muy poco había fallecido la cantante. Asimismo, este film es el que le hizo dar el salto a la fama mundial a Jennifer López con una excelente interpretación, por lo que vale doble el resultado del trabajo de Serratos. Su mirada, sus movimientos, su carisma, todo en Selena parece que brillaba, y también lo logra la protagonista de la serie. No obstante, da la sensación de no ser el personaje principal y de que, al menos en esta primera parte, el padre cobra más relevancia en la historia.

Algo a alabar también es el excelente diseño de vestuario que va marcando las distintas épocas, desde los años ’70 hasta los ’90. Además, destaca la caracterización de Selena con sus cambios de looks y vestuario, inspirado en los diseños originales de la artista. Especial mención a las reconstrucciones de los eventos sociales y musicales: conciertos, premios y apariciones en televisión, que alterna la fotografía estándar de la producción con una más acorde a la época, como vintage, lo que da un plus de realismo agradable, ya que parecen filmaciones documentales.

La serie tiene un ritmo narrativo, a veces demasiado, pausado, aunque eso no quiere decir que sea un guion aburrido, solo que no hay grandes saltos temporales ni sorpresas. La serie enfatiza en su relación con los fans y la relevancia del apoyo familiar para alcanzar el éxito. Se nota que está realizada con mucho cariño hacia la artista y su familia (y que hay familiares de la cantante en la producción).

Quizás la mayor falla está en no mostrar más sobre Selena, algo que no se haya visto antes y en enfocarse tanto en los familiares y sus vidas. Termina siendo mezcla de drama de TV con sitcom y biopic que funciona. Es emotiva y entretenida; un hábil acercamiento a la vida de Selena y un regalo para los fans de la cantante. Aunque no creo que nadie se salve de buscar en Wikipedia qué fue de su vida y su muerte, mientras transcurren los capítulos.

En conclusión, Selena: La serie es una muy buena opción para disfrutar una historia bien hecha, basada en la vida de una gran artista. Quizás el hecho de que sean 20 los episodios tira un poco abajo la idea de su visionado, pero al estar dividida en 2 partes, se hace liviano. Es llamativa para que el quiere entretenerse con una serie con música latina, el que quiere conocer la historia de la cantante y su banda, y también para quien desee ver los detalles de su muerte. Esperemos que cumpla con todas las expectativas.


 

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.