[REVIEW] Bajocero: Los errores del pasado se pagan caros

Un thriller carcelario de primera en Netflix, protagonizado por Javier Gutiérrez y Karra Elejalde, que dispara la adrenalina a tope.

Por @Gimei18

La apuesta de Netflix por el cine español es innegable, desde producciones propias de la plataforma hasta películas que se iban a estrenar en salas de cine, pero la pandemia las llevó hacia Netflix.

Si bien la historia del asalto a un furgón policial que traslada prisioneros en busca de uno de ellos, es un punto de partida que hemos visto miles de veces, «Bajocero» destaca tanto por su narrativa como por generar desconfianza en la raza humana. Y al margen de sus gigantescos protagonistas, los secundarios también hacen un gran trabajo, nada sería lo mismo sin Andrés Gertrudix, Luis Callejo, Patrick Criado y los demás, todos espléndidos. Un policiaco impecable.

El cine español está en un muy buen momento, sobre todo en cuanto al thriller, un género en el que venimos viendo seguido al gran Javier Gutiérrez, protagonista de esta película también. Una propuesta excelente que mantiene la intensidad y sorprende con sus giros. Ya en los primeros minutos, se planta lo que nos espera en todo el metraje, pura acción y mucho frío.

En una carretera despoblada, un furgón de traslado de presos es brutalmente asaltado. Martín (Javier Gutiérrez), el policía que lo conduce, consigue sobrevivir y atrincherarse dentro del cubículo. En el interior, los presos buscan la manera de acabar con él y escapar. En el exterior, alguien acecha. Quiere a uno de los reclusos y no parará hasta que se lo entreguen. Con un impactante prólogo va mostrando la amenaza a la que tendrán que hacer frente y una ágil presentación de personajes muy bien vinculada tanto al hecho de que es el primer día del idealista policía interpretado por Gutiérrez, como por el que los traslados se deciden en el último momento para que ninguno de los reclusos esté al tanto de ello con antelación.

Desde ya, se agradece el protagónico de Gutiérrez y ese juego macabro que se establece con el personaje de Karra Elejalde. Lamentablemente, no todos están igual de desarrollados, en parte hubiese estado interesante saber el pasado de alguno más, pero se siente la voz propia de cada uno de los integrantes de la historia y eso vale mucho. Javier Gutiérrez sigue mostrando su espectacular talento, a la vez que Patrick Criado sigue forjando una carrera repleta de buenas decisiones.

Si en algo flaquea la película, es que se conoce mucho de este subgénero, por lo que queda circunscripta a los clichés habituales. Aunque, a partir de la mitad de su metraje, comienza a levantar vuelo de pura adrenalina, hasta culminar en un explosivo final: conclusión arriesgada y compleja, que apelando a la ética, puede abrir más de un debate.

De esta forma, la intensidad no sólo está en la narrativa y en su reparto, sino en la puesta en escena, que resalta lo asfixiante de esa noche, dentro del furgón y fuera, en la niebla donde no se ve nada. A eso hay que añadir que el guion juega muy bien con el misterio de la situación para ir aclarando poco a poco las motivaciones del asaltante. Dosificando la información a cuentagotas, logrando dar una dimensión completamente diferente a lo que sucede cuando se ponen todas las cartas encima de la mesa, sobre el final.

Para terminar, sobre el desenlace del film, lo mejor es saber lo menos posible antes de verla, porque es impactante realmente. Podría decir que «Bajo cero» es de las mejores películas españolas estrenadas por Netflix hasta ahora. Un thriller de primer nivel que sabe cómo mantener la intensidad en todo momento, dar voz a sus personajes y cerrar por todo lo alto la historia que narra.


Título: Bajocero

Dirección: Lluís Quílez

Guion: Fernando Navarro, Lluís Quílez

Reparto: Javier Gutiérrez, Karra Elejalde, Luis Callejo, Patrick Criado, Andrés Gertrudix, Isak Férriz, Miquel Gelabert, Édgar Vittorino, Florín Opritescu, Ángel Solo, Àlex Monner, Sebastián Haro

En una fría noche cerrada, en mitad de una carretera despoblada, un furgón policial blindado es asaltado durante un traslado de presos. Alguien busca a alguien de su interior. Martín, el policía conductor del furgón, consigue atrincherarse dentro del cubículo blindado con los reclusos. Obligado a entenderse con sus enemigos naturales, Martín tratará de sobrevivir y cumplir con su deber en una larga noche de pesadilla en el que se pondrán a prueba incluso sus principios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.