[REVIEW] Corpus Christi: Perdono pero no olvido

[REVIEW] Corpus Christi: Perdono pero no olvido

La tercera película de ficción del polaco Jan Komasa es de una contundencia conmovedora y sin duda merecía haber ganado el Oscar el año pasado. Su protagonista Bartosz Bielenia es una absoluta revelación. Un apasionante debate sobre la fe y la religión.

Por @Gimei18

Por muchísimos méritos, Jan Komasa ha ascendido al pedestal de los más interesantes realizadores polacos contemporáneos. Presentada en el Festival de Cine de Venecia dentro de la sección Giornate degli Autori y premiada en Brasilia, Chicago, Toronto, Bordeaux, Minsk, Palm Springs, Estocolmo, y entre otros festivales en Venecia, Corpus Christi (2019) debió haber recibido el Oscar a Mejor Película Extranjera en 2020.

El tercer film del joven cineasta polaco (la cuarta, Hater, ya está disponible en Netflix) está inspirada en un hecho ocurrido en Polonia, y destaca por la original representación de la fe cristiana.

Daniel experimenta una transformación espiritual mientras vive en un centro de detención juvenil. Quiere ser sacerdote, pero esto no es imposible debido a sus antecedentes penales. Cuando es enviado a trabajar a un taller de carpintería en una pequeña ciudad, a su llegada se viste de sacerdote y se hace cargo accidentalmente de la parroquia local. La llegada del joven y carismático predicador es una oportunidad para que la comunidad local comience el proceso de sanación después de una tragedia ocurrida allí.

[REVIEW] Corpus Christi: Perdono pero no olvido

Toda la película brilla, sin duda, en torno al pseudo Padre Daniel, representado con extrema pasión por Bartosz Bielenia. Su físico delgado, la intensidad de los ojos azules, su voz firme y la sonrisa sugestiva del actor, colaboran en una historia donde la culpa, el perdón y los prejuicios se unen en una figura equívoca. El papel protagónico, interpretando a un joven caótico, confundido y tan débil como atroz, es también mérito del director Jan Komasa y el guionista Mateusz Pacewicz, que crean de forma muy efectiva una dicotomía en el mundo de Daniel.

El film trabaja de manera inteligente cada escena, cada diálogo, cada choque entre los distintos personajes. Todo con una narrativa en versión de thriller pausado. Una historia tradicional, mil veces vista, pero con una brillante interpretación de Bielenia que resulta totalmente irresistible.

La película golpea donde más duele de una forma poco delicada. Hay culpa, castigo, pero sobre todo, redención. El desenlace es el cierre de oro a esa tensión que termina agitando el avispero con la palabra de Dios. Corpus Christi es entretenida y emocionante sin recurrir a golpes bajos ni humor. Definitivamente es un excelente relato que vale la pena para todos, sea cualquiera sus creencias.

Puntaje: 9/10


[REVIEW] Corpus Christi: Perdono pero no olvido

Título: Corpus Christi (Boże Ciało – 2019)

Dirección: Jan Komasa

Guion: Mateusz Pacewicz

Reparto: Bartosz Bielenia, Eliza Rycembel, Aleksandra Konieczna, Tomasz Zietek, Leszek Lichota, Lukasz Simlat, Barbara Kurzaj, Zdzislaw Wardejn

Narra la historia de Daniel, de 20 años de edad, quien experimenta una transformación espiritual mientras vive en un Centro de Detención Juvenil. Quiere ser sacerdote, pero esto es imposible debido a sus antecedentes penales. Cuando es enviado a trabajar a un taller de carpintería en una pequeña localidad, a su llegada se hace pasar por sacerdote y se hace cargo accidentalmente de la parroquia local. La llegada del joven y carismático predicador es una oportunidad para que la comunidad local comience el proceso de sanación tras una tragedia ocurrida en esa pequeña población.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.