[REVIEW] Nomadland: Espíritu Nómade

[REVIEW] Nomadland: Espíritu Nómade

El dúo de una de las nuevas cineastas más emocionantes de los últimos años y una de las mejores actrices de las últimas décadas exploran la vida de los nómades modernos. Percibidos ermitaños que van formando intermitentes comunidades a lo largo de las interminables rutas estadounidenses.

Por @RockaOnTheGo

En apenas poco más de media década, la jóven cineasta Chloé Zhao ya se especializa en transmitir con vasta precisión cómo personas con un espíritu particular se enfrentan a circunstancias particularmente adversas. La última vez fue en una de las mejores películas del final de la década pasada, mostrando en The Rider el complicado proceso interno de un vaquero de toda la vida en la encrucijada de no poder volver a competir en rodeos sin poner en riesgo una vida que hasta entonces había sido poco más que subirse a un caballo. En esta ocasión, Nomadland ya le ha valido convertirse en la primera mujer en ganar el Globo de Oro a la Mejor Directora (además de la primer mujer con ascendencia asiática) y el León de Oro en Venecia, sumado a sus seis nominaciones en los Oscars y tantos otros.

Combinando voluntad y circunstancias, las rutas estadounidenses se encuentran repletas de personas que llevan una vida que la mayor parte de la sociedad piensa ya ha quedado atrás. Trabajando dónde pueden, constantemente en movimiento y conociendo nuevos lugares a la vez que se reencuentran con viejos compañeros de viaje, la experiencia nómada moderna que Nomadland busca retratar es a la vez un sinfín de interesantes maravillas como también una cadena de instancias en las que la sociedad en general le falla a tanta gente. La mayoría, incluyendo nuestra protagonista, le ha encontrado un sabor bastante particular a esta vida, aunque muchísimos también han terminado casi que obligados a dejar atrás la opción de sedentarismo que para la gran mayoría nunca se cuestionaba al punto de considerarla una opción.

[REVIEW] Nomadland: Espíritu Nómade

Fern, nuestra protagonista, es una mujer ya en sus 60s que no hace demasiado empezó a vivir cómo nómade. La cinta comienza con una placa informandonos del evento real en 2011 en el que el cierre de una fábrica de casi 90 años provocó la completa desaparición del pueblo que la rodeaba, del cual ya no queda ni un código postal.

Fern sufrió el doble golpe del fallecimiento de su esposo y de la desaparición del pueblo que compartieron durante tantos años. Sin un trabajo o sueldo que la ate a algún otro lugar ni le permita conseguir un hogar sedentario, comienza a vivir en su Van recorriendo el país hacia dónde vaya pudiendo conseguir empleos temporales. Es en medio de esos viajes y de las conexiones que va haciendo en el camino dónde nos encontramos con ella, la seguiremos durante más de un año en el que tendrá reencuentros, dudas y revalorizaciones. Ella se irá redescubriendo al mismo tiempo que nosotros iremos armando en nuestras cabezas la idea del tipo de personas que terminan disfrutando y resistiendo esta vida tan particular.

El proyecto nació de la actriz principal, Frances McDormand (Fargo Three Billboards Outside Ebbing, Missouri), consiguiendo los derechos de la novela. Fue ella quién arregló una reunión con Zhao cuando ambas coincidieron en los premios Spirit al Cine Independiente, ofreciéndole el guion y la dirección tras ver su labor con The Rider. El espíritu de ambas cintas es similar, extremadamente estadounidenses en la forma menos impura del término. El resultado fue que se logró traer a este lado del cambio de milenio figuras emblemáticas del pasado cómo fueron los cowboys o las tribus nómades, pasándolas por la perspectiva muy realista en la que estos grupos viven la actualidad.

El equipo de producción vivió en la ruta igual que sus personajes a lo largo del rodaje, y la experiencia que el producto final transmite es similar a varios de los trabajos de Terrence Malick sólo que mucho menos esotéricos. En Nomadland el realismo es extremo aunque nunca cruel, y la emoción se mantiene a un nivel humano, los personajes tratarán siempre de evitar exponer sus emociones cómo hacemos todos pero el film encontrará momentos de breve conexión en los que desnudan un poco las experiencias que los llevaron y mantienen en este estilo de vida.

[REVIEW] Nomadland: Espíritu Nómade

La película es una experiencia verdaderamente destacable, mostrándonos las penurias mundanas del día a día y las recompensas invaluables de soportar el frío de las bellas noches en los desiertos estadounidenses. La fotografía y la banda sonora mantienen al relato en un ritmo hipnótico constantemente condimentado con pequeños momentos en los que la alianza de ambos generan postales para el recuerdo.

A veces sí por lo espectacular, pero más que nada logra evocar esos breves momentos de conexión humana con los que uno se queda, años después, al recordar un viaje o vacación que guarda con cierto cariño. Cómo tantas grandes películas, se siente como un milagro resultante del trabajo duro e inteligente de un gran equipo. La labor de dirección y de montaje suelen volverse apropiadamente invisibles durante largos ratos, para después sentirse firmes sosteniendo los momentos más importantes de una narrativa que nunca deja de subrayar las cosas menos mundanas de la vida diaria.

No sabemos si este hermoso film sirve como un último adiós a la excelente cineasta que fue Zhao, ahora que estamos en la previa de su primera participación con el diablo en forma de The Eternals de Marvel y Disney. Por lo pronto, suena difícil que sea así. El talento y la obra como las que posee y nos fue mostrando Zhao es muy difícil que se apague por más alma que venda. Pero algo más seguro es que Nomadland sería la cereza en el postre de cualquier carrera, y que para Zhao parece que es un eslabón más de lo que todos esperamos sea una larga.

Aunque por lo pronto, y sin querer saltar al futuro, podemos decir que también es una película especialmente ideal para ver en época de pandemia. La vida post 2020 se ha convertido para la mayoría en lo más alejado posible al nomadismo, por lo que el escapismo plástico que suele tentarnos no parece ser rival para ponerse a explorar la vida potencial y muy real de estas personas contemporáneas que viven una vida tan rústica, maravillosa y complicada. Cómo la de todos, pero también por algunos momentos, como la que todos quisiéramos vivir.

PUNTAJE: 9/10


[REVIEW] Nomadland: Espíritu Nómade

Título: Nomadlan

Guion y Dirección: Chloé Zhao (Libro: Jessica Bruder)

Reparto: Frances McDormand, David Strathairn, Linda May, Charlene Swankie, Bob Wells, Gay DeForest, Patricia Grier

Una mujer, después de perderlo todo durante la recesión, se embarca en un viaje hacia el Oeste americano viviendo como una nómada en una caravana. Tras el colapso económico que afectó también a su ciudad en la zona rural de Nevada, Fern toma su camioneta y se pone en camino para explorar una vida fuera de la sociedad convencional, como nómada moderna.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.