[REVIEW] El legado de Júpiter – Temporada completa

«Ésa es la última y difícil labor del héroe. ¿Cómo dar en el lenguaje del mundo de la luz, los mensajes que vienen de las profundidades y que desafían la palabra?»

Joseph Campbell

Por @amuavais1

Ya hemos visto antihéroes, la creación y deconstrucción de estos a través del consabido camino sobreexplotado de Campbell, pero ¿qué sucedería si nos enfrentáramos a uno incapaz de leer el mundo por fuera de sus ideales? ¿Qué ocurriría si ese superhombre fuese incapaz de entender el cambio de paradigma, de mutar con las eras y establecerse como un adalid que se niega al cambio? Ciertamente, es uno de los conceptos que me resultó más atractivos al ver la primera temporada de “Jupiter’s Legacy”. Porque además esto se entrelaza con la dinámica de una familia que, más allá de la disfuncionalidad consabida, está conformada por criaturas capaces de volar, manipular psíquicamente y salvar el día, es decir por héroes.

Otro de los blockbuster seriéfilos llega a la pantalla de Netflix; y es nada menos que la primera adaptación de una serie de cómics del Millarworld, propiedad de Mark Millar, la que están produciendo. Cosa que vienen proyectando desde que adquirieron los derechos en 2017.

Que hayan iniciado el lote con «Jupiter’s Legacy», historia escrita por Millar, dibujada por Frank Quitely y publicada en 2013, no es una sorpresa. Por comenzar, sabemos que el autor se ha dedicado en muchas de sus obras, ya sea en DC, Marvel o su propia marca, a deconstruir el sentido de héroe que las viñetas han desarrollado a lo largo de su historia, dotándolos de esa imperfección que la edad dorada había pretendido para ellos. Vamos, humaniza y complejiza el comportamiento de las criaturas omnipotentes y desarrolla para ellas un mundo que a pesar de sus esfuerzos se les escapa. Con cierto cinismo y mucha mordacidad replantea el sitio de estas, no reconstruyéndolas en un «anti», como antes decíamos, sino más bien, y en este caso en especial, enfrentándolas a una realidad más compleja. Y es actual, vaya si lo es, aunque no novedoso, puesto que el desencanto que cundió en las viñetas es algo que comenzó en los ochenta. Una visión más adulta de los conflictos que acercó al lector a procesos psicológicos del héroe.

No es de extrañarse, decíamos, que la ambigüedad de «Jupiter’s Legacy» con respecto a lo que es un héroe, lo que lo convierte en uno y lo que este  representa es justamente un tratamiento que en los últimos años ha tenido su resurgimiento en la industria del cine y la Tv. Y nos referimos a los encapotados en particular. ¿Cuándo comenzó? ¿Con X-Men de Bryan Singer, el Batman de Nolan o el Watchmen de Zack Snyder? ¿Retrocederemos hasta los noventa con Darkman de Sam Raimi o The Crow de Alex Proyas? En fin lector, ya entiende hacia dónde nos dirigimos. «The Boys», «Invincible», la interrumpida saga de Zack Snyder.

Cr. COURTESY OF NETFLIX/NETFLIX © 2020

Y entonces, retomamos con esa percepción que la historia tendrá sobre el superhombre, porque aquí Sheldon Sampson/Utopian, es el catalizador de un movimiento interno de su familia y allegados superhumanos que ya no pueden ser ignorados de manera rotunda como ha pasado hasta ahora. De alguna manera estamos ante la tragedia del héroe que cae, que tras haber superado el largo camino para transformase en uno, al regresar y dar testimonio de su epifanía, es incapaz de transmitir el mensaje debido a su acérrimo compromiso con el ideal y, eventualmente, termina siendo un loco con un cartel en la calle anunciando el final de los tiempos.

Sabiamente, a los largo de los ocho episodios que componen la primera temporada, Steven S. DeKnight y los guionistas, darán una tremenda importancia al proceso en que Sheldon Sampson termina convirtiéndose en Utopian, porque el espectador entonces será testigo, en paralelo, del nacimiento del héroe y su ideal, así como la derrota del mismo. La caída propiciada no por un villano de turno, sino que por su impericia para comprender que el mundo que busca forjar es mucho más complejo y volátil de lo que presupone. Nacimiento y muerte del ideal dorado de los encapotados, que como los trágicos protagonistas de los mitos griegos son castigados por sus excesos. Acaso puede un «héroe» que cree en las posibilidades del hombre al que intenta poner ante un ejemplo de integridad moral y ética, pecar de orgullo, de arrogancia.

Utopian exige y busca a través del ejemplo educar a la nueva generación, a sus hijos Brandon (Andrew Horton) y Chloe (Elena Kampouris), en una cuasi religión de utópico arquetipo que ya no es solvente para los tiempos que viven. Una pregunta que constantemente busca responderse. El último rastro que queda del “sueño americano” es aquí vapuleado por una realidad pedestre y contundente. Sabiamente el desarrollo propone una lenta degradación de varias definiciones de ser un superhombre; ya no es más un concepto que anhelamos, sino más bien una posibilidad que, si le permitimos medrar, puede que termine siendo un muro para el progreso del pensamiento. Utopian no está equivocado y, aunque ve morir a otros de su equipo, no tomará la vida a la ligera, pero a la vez es incapaz de responder con una opción.

Es, sin lugar a dudas, una historia que concentra con inteligencia muchos de los interrogantes que el autor planteó en el cómic original. La conversación de dos generaciones que no se están escuchando. Y es también la puesta en acción de una adaptación, que para los lectores del original, entre los que me encuentro, ha traducido con fidelidad las viñetas dibujadas por Frank Quitely. El parecido de los personajes con sus equivalentes de las páginas es sorprendente, tanto como la acción violenta y sanguinaria. Los cambios en algunos de los protagonistas son más que positivos y su revisión es exitosa porque sus transformaciones son sopesadas en detalle.

«El legado de Júpiter» es una serie dinámica y entretenida, que puede tener ciertos detalles en sus escenas de acción con respecto a los efectos especiales, que puede ralentizar un poco al espectador y su «suspensión de la incredulidad», pero que al profundizar en  el universo de Mark Millar y sus superhombres dota a la historia de nuevos e interesantes componentes.

Si se nos me permite una reflexión final, más personal y sincera sobre el género de superhéroes, es que parece estar agotando sus opciones, de a poco drenando de sus venas todas las posibilidades. Que si parodia, nostalgia o pura y dura acción, que si la deconstrucción del mismo o reconstrucción en realidades pedestres y crudas, las cuestiones con los encapotados parecen aún así no tener fin y se siguen proyectando docenas de nuevos títulos, aún cuando estamos escribiendo esto y usted lo está leyendo. En esta caterva inmensa llega «El legado de Júpiter», un cómic publicado en 2013, que aunque en ese entonces resultaba novedoso parece hoy algo ya visto. Entonces, ¿qué lo hace un entretenimiento interesante de ver?

Tal vez sea justamente que esta historia parece reflejar, en Sheldon Sampson/Utopian, ese cansancio que el género mismo experimenta.


Título: El Legado de Júpiter (Jupiter’s Legacy – 2021)

Dirección: Steven S. DeKnight (Creador), Charlotte Brändström, Marc Jobst, Chris Byrne

Guion: Steven S. DeKnight, Julia Cooperman, Brian Gunn, Mark Gunn. 

Cómic: Mark Millar, Frank Quitely

Reparto: Josh Duhamel, Ben Daniels, Leslie Bibb, Elena Kampouris, Andrew Horton, Mike Wade, Matt Lanter, Tyrone Benskin, John Bourgeois, Anna Akana, Tyler Mane, Jane Moffat, Jess Salgueiro

Productora: Di Bonaventura Pictures, Image Comics, Netflix. Distribuidora: Netflix

Jupiter’s Legacy sigue la historia de los primeros superhéroes del mundo, que recibieron sus poderes allá por la década de 1930. Tras dedicar casi un siglo a proteger a la humanidad, ahora esta primera generación debe pasar el testigo a sus hijos para que continúen con su legado. Pero las tensiones van en aumento cuando los jóvenes, ansiosos por demostrar su valía, no logran estar a la altura ni de la legendaria reputación pública de sus progenitores ni tampoco de los exigentes estándares personales de estos.

Advertisements
Acerca de Marco Guillén 3235 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. JUPITER'S LEGACY: Te contamos sobre los personajes y quiénes los interpretan
  2. Jupiter's Legacy: Entrevista a Mark Millar a propósito del estreno de la serie en Netflix

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.