[REVIEW] Yo nunca: Un cliché que vale la pena

En los últimos años, Netflix se llenó de series y películas que, en su intento por captar al público adolescente, caen frecuentemente en clichés. Yo nunca (en inglés Never Have I Ever) parte de esa base estereotipada, pero con un giro que la convierte en una serie que vale la pena ver.

Por @thisisAgos

Yo nunca narra la vida de Devi, una joven estadounidense con raíces indias que transita la adolescencia. A los problemas típicos de la edad (amistades, amor, desempeño académico, entre otros), la historia suma el fallecimiento de su padre, quien sufrió un paro cardíaco cuando asistía a un acto escolar.

La trama en sí es «más de lo mismo», en una fórmula que hemos visto repetida hasta el cansancio: una adolescente nerd que pasa desapercibida en la escuela, que se esfuerza por vivir una “juventud normal” (cumpliendo con la checklist de estereotipos y actividades de las que «no puede» quedarse afuera) y que se siente que su madre – estricta por demás – restringe su libertad. Quizás, lo único que diferencia a Devi de la típica nerd – además de las circunstancias que la rodean- es su actitud poco sumisa y su necesidad de irrumpir aún siendo invisible para los demás.

Sin embargo, el punto fuerte de la serie – y lo que la vuelve recomendable – está en el abordaje que hace de la pérdida. Para Devi, la muerte de su padre arrastra consigo mucho más que una pérdida física: pierde temporalmente la capacidad de caminar, pierde amistades, pierde la relación con su madre y más.

La trama alienta a sobreponerse a los momentos duros, enfrentándolos y aceptándolos, para evitar que terminen afectando todos los aspectos de la vida. “The only way out is through”, (traducido como “La única manera de salir es a través”) podría ser la premisa que guía a este argumento.

Además, Yo nunca hace una gran interpretación de una conflictiva relación madre-hija que tiene sus altibajos a lo largo de las dos temporadas que componen la serie. Poorna Jagannathan (que interpreta a la doctora Nalini Vishwakumar, madre de la protagonista) y Maitreyi Ramakrishnan (Devi) tienen una conexión en pantalla que hace que el vínculo se sienta sumamente real y que resulta fácil identificarse con las discusiones que las enfrentan.

Como otro punto a favor, la serie trata de manera respetuosa a la cultura hindú. La protagonista discute con sus raíces a lo largo de la serie (en particular, durante la primera temporada) pero aún así las acepta como parte importante de su identidad, de su historia. Si bien desde el principio se muestra cómo Devi es “demasiado americana”, por la forma en que adopta ciertas costumbres yankees, su familia se asegura de que mantenga sus lazos culturales lo suficientemente afianzados.

Yo nunca cuenta con dos temporadas de 10 capítulos cada una y la corta duración de cada uno de ellos hace que sea una serie ligera y fácil de ver. Además, que cada episodio haga foco en un tema o problemática distinta -a pesar de seguir un mismo hilo conductor- hace que el argumento no se vuelva tedioso en ningún punto y pueda conocerse a la protagonista (y a su entorno) desde la pluralidad de enfoques. Netflix anunció que habrá una tercera parte de esta historia, por lo que todavía quedan caminos a desandar en la vida de Devi y los suyos.

La serie fue escrita por Mindy Kaling (conocida por sus papeles en The Office y Virgen a los 40), quien se basó en algunos aspectos de su propia adolescencia para crear a Devi. En sus manos estuvo también la acertada elección de la protagonista, Maitreyi Ramakrishnan, para quien esta oportunidad representa su debut actoral.

Para cerrar, un dato de color: a diferencia de lo que pasa en las típicas series (donde la voz omnisciente corresponde a el o la protagonista), la voz narradora de Yo nunca es el ex-tenista estadounidense John McEnroe. Este personaje -cuya aparición se justifica en la historia- narra en nueve de los diez capítulos de la primera temporada: la voz del restante corresponde al actor Andy Samberg (comediante y protagonista de la serie Brooklyn Nine-Nine). Lo mismo sucede en la segunda temporada, donde todos los capítulos vuelven a ser narrados por McEnroe, salvo por uno, que está a cargo de la modelo Gigi Hadid.


Título: Yo nunca

Título original: Never Have I Ever

País: Estados Unidos.

Dirección: Lang Fisher, Mindy Kaling, Tristram Shapeero y Kabir Akhtar.

Guion: Lang Fisher, Mindy Kaling y Justin Noble.

Música: Joey Stephens.

Fotografía: Rhet W. Bear.

Reparto: Maitreyi Ramakrishnan, Poorna Jagannathan, Richa Shukla, Benjamin Norris, Adam Shapiro, Ramona Young, Martín Martínez, Jaren Lewison, Christina Kartchner, Jack Seavor McDonald, Darren Barnet, Dino Petrera y Hanna Stein.

Productora: Universal Pictures Television. Distribuidora: Netflix.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.