Retrospectiva Bastarda: «Fantastic Mr. Fox» (2009), de Wes Anderson

Se dice que el zorro rojo, conocido en latín como Vulpes vulpes, es por naturaleza un mamífero astuto e inteligente. Aunque en la cultura popular de algunas partes del mundo el zorro tiene una figura de embustero, Roald Dahl, el famoso escritor galés que nos ha regalado tantísimas historias, tuvo la dicha de escribir un cuento acerca de ese animal que fue adaptado por el intrépido Wes Anderson.

Por @belmalone

Hacer una adaptación de una obra desconocida puede ser un riesgo artístico que en la industria cinematográfica puede hundir la carrera de un director, o como es el caso de Anderson, puede ponerla en boga, catapultarla y maximizar su alcance. El Fantástico Sr. Zorro (Fantastic Mr. Fox, 2009) es una película animada bajo la técnica de stop motion que retrata la vida del Sr. Zorro, quien vive con su esposa y su hijo Ash, en un agujero debajo de la tierra. Disconforme con su faceta periodística por su carencia de éxito y para revivir viejos tiempos, decide volver a probar suerte con tácticas de su anterior vida a espaldas de su mujer.

El Sr. Zorro, no solo tiene riesgos que involucran una discusión matrimonial, sino también ciertas represalias por la furia de los tres despreciables granjeros de la zona: Boggis, Bunce y Bean. En otras palabras, en esta película se puede ver a un adulto teniendo una crisis de mediana edad tratando de emular los viejos tiempos, sin importar las consecuencias.

Si imaginamos por un segundo que en vez de animales animados en stop motion, estuviéramos describiendo a personas de carne y hueso, este filme podría ser tranquilamente live-action. Lo más destacable de este asunto es que Anderson basa esta película en la obra de un autor cuyas historias son leídas tanto por el público adulto como por niños, ambos disfrutándolo por igual. Es por eso que El Fantástico Sr. Zorro tiene a su favor un dinamismo y personalidad que permite verla en familia. Para ello, el director elige seccionar la historia con esporádicos intertítulos para guiar al espectador en esta aventura, donde el peludo líder va a tener más de un secuaz a su alcance. Esto ayuda a ordenar, de alguna forma, las diferentes líneas argumentales.

Si bien el título del largometraje deja en claro que el personaje principal es el Sr. Zorro, también lo son su esposa Felicity y su hijo Ash, con quien tiene una relación un tanto turbulenta. El pequeño Ash, a su vez, por ser un zorro joven, debe lidiar con ciertos cambios y frustraciones producto de su edad. Se embarca en la búsqueda de su identidad y a su vez espera la aprobación de su entorno. Algunos dicen que es «diferente», pero la realidad es que quiere ser aceptado por sus pares. Eso lo hace concentrarse en sus falencias, dejando de lado y menospreciado sus fortalezas. Esta situación se agudiza cuando comparte tiempo con su primo Kristofferson. La historia de Ash puede llegar a resultar simpática para los espectadores que transiten por situaciones similares.

Otro de los elementos que se destaca de esta obra es la gama cromática, donde predominan el amarillo, mostaza, rojo y marrón. Estos colores dan al espectador una experiencia inmersiva a una historia que transcurre tanto en interiores o exteriores de carácter rural, sobre todo en los momentos diurnos. Esta característica da un aspecto particular al área, haciendo que se diferencie de las grandes urbes. La paleta tiene mayor fuerza en los planos generales de las locaciones y en la vestimenta de los personajes, que dicho sea de paso, les da un sello de autenticidad y personalidad, humanizándolos.

El uso del color va de la mano con el uso de los planos andersonianos, ya sea para enfatizar los momentos dramáticos o profundizar los más hilarantes, mediante transiciones claves. Algo que termina por destacar la excelencia de la película es, además del minucioso trabajo del departamento de animación, la elección de la música. La banda sonora que realizó el francés Alexandre Desplat, quien colaboraría años más tarde en otros films del director como Moonrise Kingdom (2012), El Gran Hotel Budapest (2014) o Isla de Perros (2018), anticipa de alguna manera los climas de cada escena de una manera muy sutil, como los temas de artistas de la talla de The Beach Boys o The Rolling Stones.

Los climas que se generan en El Fantástico Sr. Zorro son producto de la eficacia del metraje, que a su vez se nutre del minucioso trabajo de guion, el uso de cámaras, la animación y la banda sonora. Esta es la primera adaptación de una obra de Roald Dahl en la que se utiliza la técnica de stop motion. Sin embargo, la audiencia podría olvidarlo por completo ya que la coordinación de los movimientos uniformes y fluidos de las marionetas le dan más realismo a la película. Las licencias que se permite Anderson llevan a esta historia a su máximo esplendor, demostrando la flexibilidad dentro del universo que creó el escritor galés, desafiando a otros a correr los mismos riesgos y más. Los directores muchas veces, como diría el Sr. Zorro, tienen “verdaderos dones y talento puro”. Así lo demuestra este filme.


Título: El Fantástico Sr. Zorro

Título original: Fantastic Mr. Fox

Año: 2009.

Duración: 87 min.

País: Estados Unidos.

Dirección: Wes Anderson.

Guion: Wes Anderson y Noah Baumbach. Novela: Roald Dahl.

Música: Alexandre Desplat.

Fotografía: Tristan Oliver.

Voces: George Clooney, Meryl Streep, Jason Schwartzman, Bill Murray, Willem Dafoe y Owen Wilson.

Producción: American Empirical Pictures, Indian Paintbrush, 20th Century Fox y Regency Enterprises.

Un astuto zorro llamado Fox parece llevar una vida idílica con su esposa y con su hijo Ash. Pero, por las noches, el señor Fox se dedica a robar gallinas, patos y pavos en las granjas vecinas, razón por la cual los granjeros deciden cazarlo.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.