5 razones para ver… «MONSTERS AT WORK»

Mike y Sulley han regresado para continuar con su historia, pero esta vez en formato de serie. Nuevos amigos, nuevas historias y el fin de una era.

Por @JustRK_

Muchos recuerdan con cariño la película Monsters, Inc. (2001). Aquellos niños que la vieron en esa época ya son adultos, pero las preguntas siguen siendo las mismas: ¿Saldrá Monstruos, S.A. a flote?, ¿Qué pasará con Mike y Sulley?, ¿Cómo afectará el cambio del susto a las risas?, y muchas más… Este año, Disney desempolva a los monstruos más queridos de Pixar y nos trae nuevas historias, así como también busca terminar algunas que quedaron sueltas en el pasado.


La historia continúa

¿Es una franquicia que era necesaria que siguiera? La respuesta más sincera es «No». Por más que en cualquier producto audiovisual siempre quede la duda de como hubiese seguido todo, hay que dejar que la imaginación expanda la historia, armando los escenarios que uno crea posible, puesto que por lo general, si los creadores las siguen, hay muchas chances de fallar…

La trama comienza un día después de lo ocurrido en el film original, mostrando todos los problemas y cambios que fueron provocados por el reemplazo del susto como energía sustentable. Disney se desenvolvió de manera inteligente haciendo que estos inconvenientes sean pertenecientes a la subtrama de la serie, destronando como protagonistas a Mike y Sulley y dándole a la animación una cara nueva sin desproteger del todo a la más vieja. Esta vez contamos con Tylor, quien encabeza la la serie. El joven, que se recibió con honores de la Universidad de Monstruos, es un asustador profesional que llega a la empresa y se da cuenta de que todo lo aprendido ya no sirve para nada. Estos temas y varios más se van desarrollando a lo largo de toda la serie, ampliando el universo de los monstruos y dando paso a nuevas aventuras.

Lo interesante de la trama principal es que se deriva de un problema muy común en la sociedad: El choque contra la pared que muchos estudiantes universitarios se dan al finalizar las carreras, los cuales salen pensando que van a dedicarse sin ningún problema a la profesión que eligieron. Describiéndola parece una historia digna de un drama, pero lo brillante es cómo conectan ese inconveniente con la comedia, más precisamente una comedia infanto-familiar.


La animación y estética

A la hora de ver obras audiovisuales que ya tienen un pasado, en la mayoría de los casos el centro de las críticas se basa en la animación y/o estética del producto, ya que siempre se generan expectativas en cuanto a que la producción se mantenga fiel a su estilo original. En esa época, Monsters, Inc. (2001) fue furor por la animación avanzada que tenía y Monsters At Work no se queda atrás. Disney y Pixar, lejos de decepcionar, llevaron estas características a otro nivel. Mas detalles, movimientos más fluidos y unos colores asombrosos, todo esto siempre respetando los valores de la cinta estrenada hace 20 años.


Para adultos y niños

Siempre que se estrena una serie o película de animación, varios adultos dudan en darle una oportunidad. Esto suele ocurrir debido a que es habitual que se etiqueten este tipo de productos para un público de un rango etáreo menor. Sin embargo, esta serie es la excepción. No solo deja un mensaje de constancia y superación, sino que acompaña a aquel niño, hoy adulto, que vivió la experiencia del primer film. Esta fue una estrategia muy bien planteada por la productora del gran ratón, porque así se aseguraron una audiencia mayor.

Se nota mucho el gran trabajo de todos los guionistas, a la hora de poder escribir para realmente todo el público. Casos similares en Disney hay muchísimos, entre los cuales podemos destacar Intensamente (2015), Coco (2017) y la última ganadora del Oscar a mejor película animada, Soul (2020). Películas que manejan un trasfondo bastante profundo pero que no pierden el hilo y sigue siendo para los niños. Por este motivo, a los infantes les resultará interesante más allá de que el mensaje no se interprete de la misma manera (hasta que sean mayores).


Diseño y desarrollo de los personajes

Como se mencionó anteriormente, los personajes son variados. Aparecen los clásicos, pero también muchos otros monstruos nuevos muy bien desarrollados, haciendo que podamos empatizar con los mismos y tomarles cariño. O no. El más importante es Tylor, el protagonista, quien durante toda la serie va cambiando y adaptándose a su entorno. En su camino se encuentra con varios problemas, algunos más profundos que otros. El joven toma como mentor a Sulley, principalmente para los consejos de vida, porque sigue siendo el mismo monstruo de gran corazón que se vio en la primer entrega. En cambio, a Mike lo toma como maestro de la risa debido a que es en lo que él destaca. Estas cualidades sumadas a la trama de la historia permiten que el espectador pueda verse reflejado no solo en él, sino también con su historia.

Los demás personajes más destacables son: Val, que es muy parecida a Mike; Duncan, que tiene pocas pulgas; Cutter, que es la habilidosa; y Fritz, que es quien lidera al grupo. No solo el desarrollo es importante, sino también el diseño. Estos personajes y varios más tienen diseños coloridos y originales que demuestran la creatividad de sus creadores, pero hay excepciones. Algún que otro modelo sale del mismo molde que otros monstruos, pero con pequeños cambios. De todas maneras, esto no es malo del todo, ya que, según el caso, refuerza el choque entre las fuerzas protagónicas y antagónicas por el objeto de deseo.


Capítulos de relleno que dan gusto

Una serie puede tener una buena historia y buenos personajes que pueden llegar a verse opacados por los famosos capítulos de relleno. Monsters at Work cuenta con ellos, pero no son para nada malos. Estos son separados en dos categorías: Los que traen al espectador más antiguo nostalgia y los que plantean conflictos nuevos e historias diferentes. Para esta última categorización vemos historias que no tienen que ver con la trama principal, pero aportan informantes que complementan a todo lo que es el universo diegético. Por el otro lado, tenemos los capítulos que tocan esa fibra sensible y logran dibujar una sonrisa en el adulto. Estos episodios sacan a la luz historias viejas que no fueron desarrolladas en la película, y capitulo centrado en el Yeti es el más destacado de ellos.


Título: Monsters at Work

Duración: 22 min. aprox. por episodio.

País: Estados Unidos.

Dirección: Kathleen Thorson Good, Shane Zalvin y Stephen J. Anderson.

Guion: Roberts Gannaway, Ethan Sandler, Evan Gore, Bart Jennett, Heather Lombard y Ricky Roxburgh.

Música: Dominic Lewis.

Voces: Ben Feldman, Billy Crystal, John Goodman, Mindy Kaling, Henry Winkler, Lucas Neff, Alanna Ubach, Bonnie Hunt, Jennifer Tilly, Bob Peterson y Aisha Tyler.

Producción: Disney Television Animation, Pixar Animation Studios, Dwarf Animation.

Distribuidora: Disney+

Tylor Tuskmon se ha graduado en Monstruos University como mejor alumno de su promoción y se incorpora a Monstruos S. A. para cumplir su sueño de trabajar como asustador… o no. En su primer día allí, se entera de que ya no buscan asustadores, sino bromistas, y lo reasignan temporalmente al departamento de Mantenimiento de Instalaciones Fijas y Temporales

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.