[REVIEW] La casa Gucci: La real viuda negra

La casa Gucci es la última película que Ridley Scott este año, apenas después de «El último duelo», seguramente queriendo llegar las próximas nominaciones de los Oscar.

Por @Gimei18

Quien diga que Ridley Scott está grande, se equivoca. Por favor, que nadie se deje engañar por sus casi 84 años. Él está mejor que nunca, teniendo un año maravilloso. Se encargó de los primeros episodios de la serie Raised by Wolves, y de lanzar dos películas tan interesantes como brillantes: El último duelo (protagonizada por Matt Damon, Ben Affleck, Adam Driver y Jodie Comer) y La casa Gucci, que estrena hoy en cines argentinos.

Estamos ante la adaptación de la novela House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed que Sarah Gay Forden escribió en 2000 y en la que narra los hechos que llevaron al asesinato de Maurizio Gucci.

La película está protagonizada por la gigante Lady Gaga como Patrizia Reggiani, Adam Driver como Maurizio Gucci, acompañados por Jared Leto, Jeremy Irons, Salma Hayek y Al Pacino. Ya con ese elenco, tiene mucho para ganar.

La película comienza con el primer encuentro de Maurizio Gucci y Patrizia Reggiani, una chica humilde pero ambiciosa que logra conquistar al joven y, a pesar de la oposición familiar, se convierte en su esposa. Una historia de amor radiante, apasionada y frenética. Ella desde el comienzo, se torna una fiel apabullante consejera de su marido en cuanto a los negocios y su imagen personal. Tres décadas de amor y fortuna, que terminan con el asesinato de Maurizio en 1995, por encargo de su mujer.

Si bien Lady Gaga es la reina indiscutida de la historia, le dejamos el trono para compartirlo con Driver. La enorme Gaga maneja un personaje de lo más histriónico. Su Patrizia es atrevida y ambiciosa por demás. Ahora sí, el acento italiano de la actriz fue muy criticado, aunque debemos tener en cuenta que se trata de un film mainstream norteamericano.

La química entre la pareja protagonista es innegable, Gaga y Driver se guardan lo mejor para sus escenas juntos, que van de la seducción al odio en sus 30 años juntos. Y aquí es que llegamos a la parte crucial del elenco. En mi caso, la actuación de Adam Driver es completamente demoledora. Un trabajo que arrasa con todo. Su personaje muestra un arco de transformación increíble, del chico humilde que se aleja de su millonaria familia, al hombre fascinado con el poder y el dinero. Lo que hace Driver es fascinante y se gana, sin dudas, un puesto en los nominados a Mejora Actor de Reparto para los Oscar.

Al Pacino y Jeremy Irons son fantásticos como siempre, nada que podamos agregar. Pacino tiene algo de El Padrino en su personaje que le pega muy bien, claro está, como el hermano malgastador Aldo Gucci y su hijo Paolo, interpretado por un irreconocible Jared Leto. Jeremy Irons como Rodolfo Gucci es exquisito. Lo de Salma Hayek es raro, un personaje diminuto que va de una simple pitonisa a una partner in crime de Patrizia, con una escena a lo Thelma y Louise.

Por último, nos queda el excéntrico Jared Leto, donde todo el mundo estuvo hablando maravillas… Lamentamos discernir, pero nos pareció caricaturesco su personaje. Bien podrían haber encontrado alguien que de con lo que pedía el primo de Maurizio y no un Leto disfrazado y hasta ridículo. Con esto no decimos que su papel haya estado mal, pero no fue buena elección para el personaje.

Visualmente es una maravilla y las actuaciones le dan mucha fuerza. Lo mejor en esta película es el guion de Becky Johnston y Roberto Bentivegna, junto al soundtrack y el imponente vestuario. Aunque claro que House of Gucci está hecha puramente para el lucimiento de Gaga y, como se ve luego, de Driver.

Quizás, uno de los inconvenientes con que lidia el film es su apurada resolución: teniendo más de dos horas y media es una pena que no se haya profundizado más en el plan, la contratación de los sicarios, el asesinato y el juicio. Tampoco se dice nada de lo que fueron las declaraciones de Patrizia y su negativa a la libertad condicional por no querer trabajar (siempre una diva). Otro punto negativo es que puede llegar a hacerse larga. Como dijimos, más de dos horas y media de metraje que se podrían haber quedado fácilmente en 30 minutos menos (por lo menos).

La casa Gucci es una película que tiene el camino allanado a los Oscar, sobre todo por sus actuaciones. Una historia, conocida por pocos, que no dejará indiferente a nadie. Aunque se está ante un terrible drama familiar, el film tiene un tono de comedia, con gags muy graciosos.

En resumen, Ridley Scott lo hizo de nuevo: House of Gucci es un drama en tono de comedia, lleno de lujos y un vertiginoso ascenso al poder para el peor de los descensos. Es definitivamente deliciosa en una grandiosa clase de actuación.

PUNTAJE: 9/10


Título: La Casa Gucci

Título original: House of Gucci

Dirección: Ridley Scott.

Guion: Roberto Bentivegna, Becky Johnson. Libro: Sara Gay Forden. Historia: Becky Johnston.

Reparto: Lady Gaga, Adam Driver, Al Pacino, Jeremy Irons, Jared Leto, Salma Hayek, Jack Huston, Alexia Murray, Vincent Riotta, Reeve Carney, Gaetano Bruno, Camille Cottin, Youssef Kerkour.

Drama criminal en torno al asesinato en 1995 de Maurizio Gucci, nieto del fundador del imperio de la moda Gucci, que apareció asesinado por orden de su exmujer Patrizia Reggiani, conocida como la «viuda negra de Italia».

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.