[REVIEW] Amor sin barreras

La mítica «West Side Story» regresa a los cines de la mano de Steven Spielberg, en una remake entretenida y poderosa.

Por @thisisAgos

Tras más de medio siglo de carrera y luego de haber dirigido grandes éxitos como Jurassic Park, Tiburón, E.T. El extraterrestre y La lista de Schindler, Steven Spielberg se da el lujo de ponerse al mando de un musical con una vara tan alta como la que dejó la versión original de West Side Story (1961).

Cincuenta años después del éxito cinematográfico (y casi sesenta desde el show de Broadway que la inspiró) que remite al clásico shakespeareano Romeo y Julieta y que arrasó en su tiempo con más de diez Oscars (incluyendo Mejor película); el director estadounidense logra una versión que consigue con creces estar a la altura.

Cada vez que una remake llega a los cines cabe preguntarse si era realmente necesario volver a contar la misma historia. En tiempos donde los live action son moneda corriente y donde muchas historias (que han funcionado en su debido tiempo) son repetidas hasta el hartazgo siguiendo las mismas fórmulas o siendo escasamente repensadas, la respuesta suele ser “no”. Sin embargo, la nueva Amor sin barreras de Spielberg refresca la original sin quitarle su brillo.

Los números musicales conservan la magia de la producción original, pero el coreógrafo Justin Peck hace un excelente trabajo aportándoles una pequeña modernización. Las letras de Stephen Sondheim -que falleció unos días antes del estreno del film- son un legado que conservarán las generaciones futuras y esta película se encargó de mantenerlas.

Entre los guiños a la historia original nos encontramos con la actuación de Rita Moreno. La actriz portorriqueña se llevó un Oscar (fue la primera y única latina en ganarlo) por su interpretación de Anita, la pareja de Bernardo y, en esta nueva versión, interpreta a Valentina, un personaje creado exclusivamente para la remake. Moreno, con más de 70 años de carrera, es uno de los puntos más destacables del filme y demuestra que tiene mucho más que ofrecer dentro de la industria.

Tony y María, los modernos Romeo y Julieta que luchan por su amor a pesar de las barreras que quieren apartarlos, son interpretados en esta remake por Ansel Elgort y Rachel Zegler. La pareja consigue una sorprendente dinámica en pantalla que vuelven hipnóticas a las escenas que comparten.

La lucha de esta nueva versión va más allá de una cuestión étnica como plantea la original, en la que la raza, la nacionalidad y el prejuicio son los pilares fundamentales. En este caso se trata de un enfrentamiento en el que el eje está en el sentido de pertenencia. Por este motivo, Spielberg se toma el tiempo de profundizar en los personajes, en sus mundos interiores.

En línea con esto, el director dedica una parte importante del comienzo del film para presenta a los Sharks, la pandilla puertorriqueña liderada por el hermano de María, Bernardo (David Álvarez); y a los Jets, la pandilla de estadounidenses fundada por Tony y su mejor amigo, Riff (Mike Faist). La distinción entre ambos bandos está marcada no solo desde lo narrativo sino también en lo visual: los Sharks visten con colores cálidos (rojo, amarillo, naranja), mientras que los Jets hacen lo propio con una paleta de tonos fríos (gris, azul y negro, con un predominio del cuero y denim).

En la versión de 2021, Tony tiene una backstory diferente. En esta remake, está en libertad condicional tras pasar un año en prisión por golpear a un hombre casi hasta la muerte. Esta experiencia representó un antes y un después en su vida y está dispuesto a cambiar. Esta modificación en la historia también marca un giro hacia el intento de conseguir mayor profundidad en el relato.

El director se embarca en una reconstrucción inmersiva de la Nueva York de los años 50, con lo que consigue no solamente involucrar al espectador de lleno en la escena sino también pintar el contexto de desigualdad que reinaba –y que aún hoy subyace–, que hace al argumento principal de la película. Spielberg consigue una perfecta dialéctica entre lo cinematográfico y la raíz teatral del musical: combina distintos planos y enfoques con sets delimitados que recuerdan que se trata de una obra de Broadway.

Sin lugar a dudas, Amor sin barreras brilla con luz propia y esta remake está destinada a triunfar en la temporada de premios, tanto o más que su versión original.

PUNTAJE: 8/10


Título: Amor sin barreras (West Side Story – 2021)

Dirección: Steven Spielberg

Guion: Tony Kushner. Libro: Arthur Laurents. Musical: Jerome Robbins.

Música: David Newman.

Fotografía: Janusz Kaminski.

Reparto: Rachel Zegler, Ansel Elgort, David Alvarez, Ariana DeBose, Rita Moreno, Josh Andrés Rivera, Corey Stoll, Brian d’Arcy James, Maddie Ziegler, Ana Isabelle, Mike Faist, Reginald L. Barnes, Jamila Velazquez.

Los adolescentes Tony y María, a pesar de tener afiliaciones con pandillas callejeras rivales, los Jets y los Sharks, se enamoran en la ciudad de Nueva York en la década de los 50. Nueva versión del legendario musical ‘West Side Story’, a su vez adaptación de una famosa obra de teatro de Broadway, que modernizaba la historia de ‘Romeo y Julieta’, de Shakespeare.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. [REVIEW] Belfast: Imponente cine de autor desde la inocencia de un niño | Cuatro Bastardos
  2. Los estrenos de Disney Plus para MARZO 2022 | Cuatro Bastardos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.