5 razones para ver… «ONLY MURDERS IN THE BUILDING»

La serie de Hulu (distribuida por Star+ en Latinoamérica) que tuvo como protagonistas a Steve Martin, Martin Short y Selena Gomez fue una de las más gratas sorpresas del 2021 y se consolidó como una de las mejores series del año, y aquí les damos algunos motivos para no perdérsela.

Por @Nicolas_S91

De las mentes de Steve Martin, Dan Fogelman y John Hoffman, Only Murders in the Building es una memorable serie de comedia, misterio y asesinatos que gira en torno a tres extraños (Steve Martin, Martin Short y Selena Gómez) que comparten la obsesión por las historias de crímenes verdaderos y que de pronto se encuentran envueltos en uno… Cuando ocurre una horrible muerte en su exclusivo edificio de apartamentos del Upper West Side de Nueva York, los tres sospechan que se trata de un asesinato y emplean sus conocimientos de crímenes verdaderos para descubrir la verdad. Cuando graban un podcast para documentar el caso, los tres descubren los complejos secretos del edificio, que se remontan a muchos años en el pasado. Quizás lo más explosivo son las mentiras que se dicen entre ellos. Pronto, el amenazado trío se da cuenta de que podría haber un asesino viviendo entre ellos y se apresuran a descifrar la montaña de pistas antes de que sea demasiado tarde.


El espíritu del true-crime

Si miramos más allá del diálogo inteligente y las situaciones absolutamente absurdas en las que se encuentra cada personaje, la serie se trata de resolver un asesinato. Pero, con una mirada más profunda, vemos que el programa es superlativo porque en realidad satiriza otros misterios de asesinatos. Los protagonistas, plenamente conscientes de la cultura influyente de los últimos años, no quieren simplemente resolver un misterio, quieren crear un podcast completo centrado en la muerte de un vecino y, por supuesto, hacerse ricos mientras lo hacen. Con referencias a clichés de misterio de asesinatos, como seguir un taxi por una ciudad hasta una plétora de referencias a los Hardy Boys de la vieja escuela, esto nos brinda una versión refrescante del género clásico de drama criminal.

Desde nuestra introducción a Charles, un actor de Hollywood, y a Oliver, un fanático del teatro absoluto que busca ganar dinero rápido en cualquier lugar que pueda, podemos ver que aunque el programa gira alrededor de un asesinato espantoso, no se toma a sí mismo demasiado en serio. Y como espectadores que aman esta mezcla entre humor y drama criminal, podemos estar más que satisfechos.


El diseño de producción, la fotografía y la musicalización

Ya desde el primer episodio, el tema musical que acompaña a la secuencia de créditos iniciales es nuestra primera pista para ver que este no será el misterio de asesinato oscuro y serio al que nos hemos acostumbrado viendo docuseries de crimen. La melodía nos acompaña a lo largo de la serie, casi hipnotizándonos, y nosotros lo permitimos con gusto. La música compuesta por Siddhartha Khosla (This Is Us) es la compañía perfecta para esta serie que elige un edificio como escenario principal, con los pasillos y ascensores como espacios comunes donde ocurre gran parte de la acción y las investigaciones (sumados a los departamentos, claro).

Los espacios cerrados predominan, pero no nos sentimos encerrados a menos que los sucesos así lo determinen, todo enmarcado en una fotografía que nos otorga la amalgama perfecta entre lo siniestro del crimen y los alocados personajes que tratan de desenmarañar el caso.


Las participaciones especiales y cameos

Más allá del elenco principal de la serie, esta se hace un espacio para incorporar personajes a lo largo de la investigación. Algunos aparecen en un solo episodio, pero más allá de mostrarnos una cara conocida, aportan su funcionalidad a la historia que se trata de contar sin llegar a ser una distracción.

No queremos dar a conocer a los actores y actrices para no arruinarles la sorpresa, pero debemos destacar a Sting, quien interpreta a una versión ficticia de sí mismo, nos hace reír en cada una de sus escenas, desde el momento en que el trío protagónico le acerca una cena de pavo hasta los varios arrebatos de diva del artista. Podemos incluso unirnos a Charles (Steve Martin) y Oliver (Martin Short) en su emoción deslumbrante, ya que ellos también hacen un gran escándalo por el hecho de que el ícono de la música es parte de la historia.


Una duración más que adecuada

Tal vez lo hemos dicho en otras ocasiones, pero agradecemos que algunas pocas series de este último tiempo sepan el significado de «menos es más». Los episodios duran lo que tienen que durar, sin excederse innecesariamente y contando la historia sin divagar. Eso sumado a que la cantidad de capítulos también es la ideal, por más que las duraciones varíen (van de entre 27 a 37 minutos).

Pocas producciones toman esta bendita ruta, entre las cuales destacamos The Mandalorian y las series de Marvel Studios para Disney+ como WandaVision, Loki y Hawkeye, entre otras. Esteremos que muchas más se sumen a esta tendencia para que nos quedemos con ganas de más en vez de mirar el reloj para ver cuándo termina…


El trío protagónico

Unir a tres personas divertidas en un programa puede funcionar o no, pero realmente crea algo especial en esta serie. El trío comienza como vecinos del Arconia que realmente no tienen nada en común. Sin embargo, su obsesión con un verdadero podcast sobre crímenes y el interés compartido en el caso de Tim Kono los une en una dinámica que extrañamente funciona.

Si, entre Steve Martin y Martin Short ya había una química más que probada debido a su amistad y trabajo en conjunto en películas como Three Amigos! (1986), Father of the Bride (1991), Father of the Bride Part II (1995) e incluso The Prince of Egypt (1998), pero es la presencia de Selena Gomez la que sorprende por su química con el consolidado dúo de leyendas de la comedia de Hollywood.

El trío funciona en muchos niveles, ya sea juntos, separados o de a pares. Cada uno se luce a su manera con sus particularidades y todos logran destacar por distintos motivos. Mabel es tenaz y dura, Charles nos muestra que dejarse llevar y tomar un respiro son necesarios, y Oliver es un recordatorio de que no debe importar lo que piensen los demás.


Título: Only Murders in the Building

Año: 2021.

Creadores: John Robert Hoffman y Steve Martin.

Dirección: Jamie Babbit, Cherien Dabis, Gillian Robespierre y Don Scardino.

Guion: Steve Martin, Madeleine George, Stephen Markley, John Robert Hoffman, Kirker Butler, Kristin Newman, Ben Smith, John Robert Hoffman, Ben Philippe, Matteo Borghese, Kim Rosenstock, Rob Turbovsky, Rachel Burger y Thembi Banks.

Historia: Madeleine George y Stephen Markley.

Música: Siddhartha Khosla.

Fotografía: Chris Teague.

Reparto: Steve Martin, Martin Short, Selena Gomez, Aaron Dominguez, Vanessa Aspillaga, Tina Fey, Ryan Broussard, Michael Cyril Creighton, Esteban Benito, Russell G. Jones, Adina Verson, Jonathan Burke, Teddy Coluca, Adam DeCarlo, Quincy Dunn-Baker, Meredith Holzman, Nathan Lane, Amy Ryan, Sting, Lylan Carson, Olivia Reis, Jackie Hoffman, Zainab Jah, Julian Cihi, James Caverly, Jayne Houdyshell y Ali Stroker.

Producción: 20th Century Fox Television, Twentieth Television, Rhode Island Ave. Productions.

Distribución: Hulu, Star+.

Tres extraños que comparten la obsesión por los crímenes reales y de repente se ven envueltos en uno al investigar la misteriosa muerte de un vecino en su edificio de Nueva York.

Acerca de Nicolás Socci 1383 Articles
Periodista, cinéfilo, fanático de Dragon Ball, Star Wars y La Dimensión Desconocida.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.