[REVIEW] La leyenda del Rey Cangrejo

La reciente ficción de los italianos Alessio Rigo de Righi y Matteo Zoppis, la cual tuvo su paso en la edición pasada del Festival Internacional de Cine de Mar Del Plata, une dos continentes a través de una interesante historia de fin de siglo XIX.

Por @belmalone

Mucho se dice de la comunión que hay entre el pueblo italiano y argentino por la migración de los europeos hacia nuestro país, por las costumbres que los argentinos adaptamos, y por la descendencia que aún se reúne los domingos para probar unas deliciosas pastas. Pero los italianos no son sólo eso. Son excelentes narradores, artesanos de la oralidad, que lo expresan por sus canciones tradicionales, entre otras cosas. Es por eso que La Leyenda del Rey Cangrejo se nutre principalmente de las historias que han sido contadas por habitantes de Tuscia, Viterbo, un pueblo situado al norte de Roma. Ese es el punto de partida que decidieron los directores.

Luego de los créditos iniciales, se puede ver un plano invertido de un hombre de barba tupida reflejándose en el agua. Él es Luciano, el protagonista de la película y de la historia que cuenta un grupo de ancianos sentados a la mesa. Estos hombres, en la actualidad, hablan y cantan acerca del personaje de Gabriele Silli, un hombre con una mala reputación, hijo de un médico, que habitó las tierras de Tuscia a fines del 1800. Luciano, quien malgastaba sus días bebiendo alcohol y holgazaneando, se enamora de Emma (María Alexandra Lungu), hija de Severino, una de las personas con las que solía juntarse. Esos flashbacks que permiten la presentación del barbudo, nutridos de las canciones populares y de producción exclusiva para la película, ponen en tema al espectador para disfrutar principalmente del paisaje donde predomina el verde y a descubrir a dónde va el relato.

La Leyenda del Rey Cangrejo cuenta con muchas particularidades. Para empezar, una de las cuestiones más significativas en el filme es que cuenta con dos episodios y marcados sucesos. El primero tiene lugar en Italia, donde se puede ver la vida de Luciano y a quienes lo rodean y el segundo, por situaciones directamente relacionadas al obrar del protagonista, ocurren en la provincia de Tierra del Fuego, Argentina. Es en el segundo episodio donde la producción argentina colabora para unir ambas historias y disponer de un escenario propicio para el desenlace de la leyenda. El guion ordena los eventos y le da la oportunidad a los personajes que rodean al enigmático barbudo a darle el lugar que merecen, pues cada uno de ellos la construye, especialmente cuando se concentra en el romance de Emma y Luciano. Sin embargo, también se le dedica minutos a la cuestión política de la época: se deja en claro que Italia vivía bajo un reinado, pues en reiteradas ocasiones se habla de un príncipe. No hay que dejar de lado, también, que es un territorio donde lo religioso tiene su relevancia.

Por otro lado, se puede apreciar el tratamiento de la imagen a cargo de Simone D’Arcangelo para que haya una diferenciación entre los flashbacks entre el siglo XIX y nuestro siglo. Por supuesto que también entra en juego el departamento de arte, pero el tratamiento de las escenas rurales le dan el toque de nostalgia y reflejan el cariño a la locación, sobre todo en las escenas rodadas en Tuscia. Aquí es donde, a través del vestuario, se marca el estatus social, un aspecto fundamental para la época cuando se trataba de prestigio. Retomando la idea de la nostalgia, la música a cargo de Vittorio Giampietro es la encargada de traducir en melodías el sentir de las personas del pueblo: absorbidos por el entorno, sin oportunidad de progreso. En otros, esperanza y empuje para llevar a cabo ideas revolucionarias. Pero lo más acertado en el metraje es cuando las canciones ilustran, cual piezas de un musical, lo que se ve en la imagen.

Para cerrar este viaje de isla en isla, la tarea titánica de los directores al unir leyendas y continentes a través del relato es una muestra de que en La Leyenda del Rey Cangrejo las historias pueden viajar a través del tiempo y el espacio, sin perder su misticismo y su encanto, con condimentos como el drama y el romance en partes iguales.

PUNTAJE: 7/10


Título: La leyenda del Rey Cangrejo

Título original: Re Granchio

Año: 2021.

Duración: 100 min.

País: Italia.

Dirección: Alessio Rigo de Righi, Matteo Zoppis.

Guion: Alessio Rigo de Righi, Matteo Zoppis. Historia: Alessio Rigo de Righi, Matteo Zoppis, Tommaso Bertani, Carlo Lavagna.

Música: Vittorio Giampietro.

Fotografía: Simone D’Arcangelo.

Reparto: Maria Alexandra Lungu, Darío Levy, Mariano Arce, Jorge Prado, Severino Sperandio, Gabriele Silli, Daniel Tur, Bruno di Giovanni, Ercole Colnago.

Producción: Coproducción Italia-Francia-Argentina; Ring Film, Shellac Sud, Volpe Films, Wanka Cine.

Pequeña ciudad de Italia, finales del siglo XIX. Luciano, un borracho, mata accidentalmente a su amante durante una revuelta contra el príncipe local. Para pagar su crimen, se ve obligado a exiliarse en la isla más remota del mundo, en la Tierra del Fuego de Argentina. La búsqueda del tesoro de un naufragio escondido en la isla se convierte en su oportunidad de redención.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.