[REVIEW] Ms. Marvel

Marvel sigue sumando estrenos en este 2022 y esta vez el turno es de «Ms. Marvel». La franquicia se corre un poco de la violencia de «Moon Knight» y apuesta a la fórmula azúcar, flores y muchos (muchos) colores.

Por @joacods

Marvel no ha detenido su marcha en el streaming desde que su seguidilla de series dio inicio con WandaVision, allá por enero del año pasado. Y aunque parezca mentira, Ms. Marvel recién es la segunda serie del año que nos entrega la franquicia, aunque parezca la quinta. Quizá lo parezca porque ocupa el relleno del sándwich de estrenos recientes junto a Doctor Strange in the Multiverse of Madness y Thor: Love & Thunder. Pero lo cierto es que Ms. Marvel se ganó su lugar en la Fase 4 y no es un logro menor para un personaje que debutó en los comics hace menos de diez años.

La serie nos presenta a Kamala Khan (Iman Vellani), una adolescente musulmana fanática de los Vengadores y particularmente de (oh casualidad) Carol Danvers aka Captain Marvel. Kamala sufre lo mismo que gran parte de los jóvenes de su edad: la sobreprotección de sus padres, particularmente de su madre, matriarca de una familia muy arraigada a sus raíces étnicas. Kamala fantasea con parecerse a sus ídolos, mientras vive su último año como estudiante de secundaria y se resguarda en el apoyo de sus amigos Bruno y Nakia. Pero la vida de Kamala da un giro de 180° cuando un brazalete de la familia llega a sus manos, ya que descubre que ha obtenido poderes, aunque aún no comprenda muy bien cómo. Mientras intenta aprender a controlarlos, deberá afrontar el desafío de convertirse en una superheroína (algo que siempre ha soñado) y lidiar con todo lo que eso conlleva: una doble identidad, aliados, villanos, aventura, peligros y más.

Más allá de lo que se pueda decir de Kevin Feige y compañía hay que reconocer que dentro de su estructurada formula del éxito, Marvel ha sabido presentar en los últimos años una gran variedad de estilos y de choque de géneros en sus productos, tanto en el cine como en el streaming. Desde esta perspectiva, se comprende más fácilmente la gran distancia estética entre sus últimos estrenos en pantalla chica, Moon Knight y el que compete a esta nota: Ms. Marvel. Pero sí hay algo que comparten, aparte de contar la historia de un héroe, es que ambos se meten de lleno en nuevas fronteras geográficas: Egipto y Pakistán, respectivamente. Ms. Marvel comienza su relato en Jersey City, al igual que sucede en los comics, pero poco a poco Pakistán (y Karachi, particularmente, de donde Vellani es oriunda) comienza a ganar protagonismo, hasta compartir escenario con la ciudad anteriormente mencionada, localizada en EE.UU. Lo que al principio es casi una anécdota, gana gran importancia para la trama y tal es así que hasta un capítulo entero se le dedica a la revisión histórica de la Partición de la India, evento polémico que trajo gran tragedia tanto a la misma nación de India como a la de Pakistán, países que ganaron su independencia de Gran Bretaña en aquel momento pero que en el proceso perdieron mucho más: miles de vidas terminaron en medio del exilio. Ms. Marvel aprovecha parte de su tiempo para traer esta cuestión a la vista pero falla en su intento de generar una crítica al tratamiento de los hechos, algo que trae el recuerdo de Watchmen (2019) y su tratamiento de la Masacre racial de Tulsa pero que justamente enfatiza lo bien que la serie de Damon Lindelof la trabaja y todo lo que Ms. Marvel podría haber hecho mejor.

Es curioso porque así como el equipo creativo de Ms. Marvel decide trabajar con esta cuestión histórica de una forma que termina pareciendo casi obligada y sin una fuerte impronta autoral, también tira por la borda la fuerte estética de animación que presenta en el primer episodio del show y que no será más que una excepción en los cinco capítulos restantes. Algo que además de ser confuso termina quitándole gran parte de su esencia o por lo menos de la esencia que nos habían prometido. Pero no todo es negativo en el show y Ms. Marvel se da el gusto de jugar con varios hechos puntuales que tienen (y tendrán) injerencia importante en los eventos venideros en el MCU.

Por cuanto respecta al cast principal, Iman Vellani (en su primer papel) cumple con creces su rol como protagonista; su Kamala Khan es un personaje con el cual es fácil empatizar, una auténtica adolescente con el equilibrio justo entre inocencia y fantasía. Vuelve a dar en el clavo Marvel con su casting, así como ya lo había hecho anteriormente con Tom Holland: adolescentes interpretando adolescentes, como debe ser. El casting secundario cumple satisfactoriamente con lo que debe ser: un apoyo para la heroína, en la piel de sus amigos y sus familiares. En cuanto al apartado técnico, como siempre Marvel no defrauda (exceptuando lo señalado con las animaciones) y tanto el sonido como la imagen son correctos aunque no brillantes.

Ms. Marvel es un show divertido y cuenta una historia que, si bien en lo narrativo no ofrece nada innovador, presenta un personaje más que interesante y que se configura como uno de los nuevos protagonistas de esta nueva era del MCU. El final de la historia trae importantes implicancias para la Fase 4 y justamente el último capítulo contiene una imperdible escena post-créditos que conecta a la serie directamente con el futuro de la franquicia.


Título: Ms. Marvel

Creador: Bisha K. Ali.

Dirección: Bisha K. Ali (Creador), Sharmeen Obaid-Chinoy, Adil El Arbi, Bilall Fallah, Meera Menon.

Fotografía: Robrecht Heyvaert, Carmen Cabana, Jules O’Loughlin.

Música: Laura Karpman.

Reparto: Iman Vellani, Matt Lintz, Laurel Marsden, Rish Shah, Mohan Kapoor, Iyad Hajjaj, Shaan Merchant, Yasmeen Fletcher, Alyy Kahn, Saagar Shaikh, Zenobia Shroff, Alysia Reiner, Anjali Bhimani, Farhan Akhtar, Nimra Bucha, Adaku Ononogbo, Aramis Knight, Azhar Usman, Emanuel Perez, Fawad Khan, Jordan Firstman, Travina Springer.

Producción: Marvel Studios.

Distribución: Disney+.

Kamala Khan, una adolescente de Jersey City y una megafán de los Vengadores, se siente un poco fuera de lugar en el instituto y a veces hasta en casa. Está decidida a asistir a la VengaCon, incluso sin el permiso de sus padres, pero lo que empieza como un concurso de cosplay acaba dando un giro inesperado: ¿se está convirtiendo Kamala en uno de los superhéroes que ella siempre ha admirado?

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.