[RECAP] El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder – Adar (T1xE03)

Algunas notas sobre el nuevo episodio de «Los Anillos de Poder» titulado «Adar», que Amazon Prime Video estrenó el viernes 9 de septiembre.

Por @mauvais

Esta vez será bien corto este recap, puesto que lo visto ha sido más bien la expansión del universo de la serie que una profundización de sus personajes. Que lo hubo, es cierto que un poco de carácter se mostró, pero sigue siendo más fascinante el continente que el contenido.

El viaje da inicio, podría decirse, luego de que en los episodios anteriores se presentara gran parte del elenco protagonista. Galadriel y el misterioso norteño (se multiplican los personajes con pasados oscuros), Halbrand, finalmente son rescatados por un barco de su deriva capitaneado nada menos que por Elendil «El Alto», aquí por lo visto lejos de ser tenido en cuenta como el heredero del señorío de Andúnië, y son presentados ante la Reina «Regente» Míriel, que los versados en el tema conocen como «Tar-Míriel», la única hija de Tar-Palantir. En el imperio marítimo de Númenor, el distanciamiento con los elfos ya es un hecho de tiempos, aunque todavía por lo visto visto temen la furia de los Valar. Aún ella gobierna en solitario, mientras su padre envejece lejos del trono, apartado por su amor hacia los inmortales. Interesante porque el espectador llega a las costas de esta civilización, que bien vale una Atlántida, -Atalantë «la sepultada» en quenya- antes de que Ar-Pharazôn hiciera de las suyas, visto aquí como el «Canciller» del reino.

Porque más allá de una expansión, como mencionamos al inicio, también comienzan a revelarse algunos de los misterios. El símbolo no es otra cosa que el mapa de Mordor, de acuerdo a lo investigado por Galadriel y Elendil. Mientras que los Harfoots inician su viaje anual, con el descubrimiento del hombre del meteorito de por medio, y Arondir intenta escapar de las garras de los orcos sin éxito.

La travesía de los protagonistas está en medio de ese estadío en que los héroes de las sagas caen al comienzo de sus aventuras, que son los retos y tentaciones. Cada uno de ellos, aún sin mentor que los apañe, se están valiendo de sus habilidades para construir el camino que los llevará a la revelación. Claro que siendo apenas el tercero de los episodios, es apenas un esbozo de las calamidades que vivirán. Nori Brandyfoot, a pesar del consenso general, sigue siendo para mí el más interesante de los hilos dramáticos porque aquí realmente estamos ante un héroe improbable, como lo fueran otros célebres hobbits. Y ese mudo y mugriento hombre que la sigue sabiendo algo que no termina de recordar, que se mece entre la luz y la oscuridad, tiene lo suyo. Cabe recordar que Aulë, el dios artesano identificado siempre con el fuego, tuvo en su séquito el maia Curumo -conocido como Saruman- y a Sauron mismo. Es claro que Nori será el mentor de este extraño o tal vez justamente su perdición, porque desde el comienzo he creído, y ahora estoy más convencido, que aquí los muchos misterios son las semillas de donde surgirán los villanos de Tierra Media. O por lo menos varios de ellos.

¿Halbrand es acaso descendiente de Ulfang el oriental? De las teorías más interesantes si cabe. Ya que es descendiente de caciques de hombres que lucharon del lado de Morgoth, gente infiltrada en las huestes de los elfos que cambiaron de bando a mitad de la gran batalla de Nírnaeth Arnoediad, la «Batalla de las Lágrimas Innumerables» que se representa en el primer episodio cuando Galadriel apila los yelmos de los elfos caídos. Lugar en que da comienzo la mencionada desconfianza hacia la gente del norte. ¿Será hilar muy fino? ¿Tendrán los derechos sobre este material? ¿Será algo parecido?

Tres dramas: Númenor con Halbrand y Galadriel, Los Hobbits y el elfo Arondir, reflejo claro de los protagonistas de la saga de la guerra del anillo; los hombres del oeste, los elfos y los medianos. La configuración, si pronto sumamos a Elrond y el príncipe enano Durin IV, es la misma, y la búsqueda del objeto por parte de los orcos, que bien puede ser esa espada rota que carga Theo, tenemos por fin el esqueleto de la trama. Una recreación, en modo génesis de la trilogía The Lord of the Rings. Lo que no está mal ni hay queja.

La sorpresa sin lugar a dudas es la presentación de Adar, que sabemos será interpretado por Joseph Mawle (Benjen Stark en Game of Thrones y el Odiseo de la miniserie Troy: Fall of a City), y que no sabemos si realmente será el Sauron del Silmarillion o algún otro experimento de los guionistas, John D. Payne, Patrick McKay & Cia, ya que ha sido mencionado como un elfo traidor, algo inimaginable y sugestivo.

La presentación del reino de los hombres, la Númenor que todos ansiábamos ver, ha sido magnífica. Esa rocambolesca amalgama de civilizaciones marítimas de nuestra historia, estructuras que recuerdan Bizancio, los peplos y quitones mediterráneos, el escarceo con los brillantes mosaicos, ¿puedo mencionar a las civilizaciones de Medio Oriente también? El culto al mar, la estatua de «Uinen», maië espíritu del mar, considerada señora de las aguas calmas, y esposa de Ossë que ellos adoraban por sobre otros valar o Maiar, quién sabe por qué custodiando los calabozos. Lo mismo que el festival hobbit con muchas remanencias a cultos paganos de la cosecha europea.

Sí, no ha habido una construcción más detallada de ellos, los protagonistas. Por momentos parece faltar algo más sobre sus anhelos, contradicciones y, sin más, almas atormentadas. Pero a la vez uno entiende que el hechizo justamente sigue produciéndose a causa de esto. De no terminar de descubrir qué hay bajo sus férreos discursos, sus corajudas acciones, más que unas pocas líneas. Lo cual personalmente creo interesante porque siendo un lector del universo, me encuentro adivinando en cada escena a qué se refieren, hacia dónde se dirigen o qué nos deparará. No a todos han satisfecho estos enroques y visos, más aún con ese ridículo asunto de actores de color y personajes femeninos con mayor protagonismo. Pero sin lugar a dudas el juego se expande y desborda las más alocadas recreaciones de este magnifico universo. Veremos.


Título: El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder (The Lord of the Rings: The Rings of Power – 2022)

DirecciónJ.A. Bayona, Wayne Yip, Charlotte Brändström.

GuionJohn D. Payne, Patrick McKay, Stephany Folsom, Justin Doble, Jason Cahill, Gennifer Hutchison, Glenise Mullins, Bryan Cogman, Helen Shang.

LibrosJ.R.R. Tolkien.

MúsicaBear McCreary, Howard Shore.

FotografíaAaron Morton, Óscar Faura, Alex Disenhof.

RepartoMorfydd Clark, Robert Aramayo, Markella Kavenagh, Ismael Cruz Cordova, Benjamin Walker, Charlie Vickers, Daniel Weyman, Maxim Baldry, Peter Mullan, Megan Richards, Joseph Mawle, Cynthia Addai-Robinson, Ema Horvath, y otros.

Los Anillos de Poder trae a las pantallas por primera vez las heroicas leyendas de la legendaria Segunda Edad de la historia de la Tierra Media. Este drama épico está ambientado miles de años antes de los eventos de El Hobbit y El Señor de los Anillos de JRR Tolkien, y llevará a los espectadores a una era en la que se forjaron grandes poderes, los reinos alcanzaron la gloria y cayeron en ruinas, los héroes inverosímiles fueron puestos a prueba, la esperanza pendía del más fino de los hilos, y uno de los villanos más grandes que alguna vez fluyó de la pluma de Tolkien amenazó con cubrir todo el mundo en la oscuridad. Comenzando en un momento de relativa tranquilidad, la serie sigue a un elenco de personajes, tanto familiares como nuevos, mientras se enfrentan al temido resurgimiento del mal en la Tierra Media. Desde las profundidades más oscuras de las Montañas Nubladas hasta la majestuosa capital élfica de Lindon, el impresionante reino insular de Númenor y los confines más lejanos del mapa, estos reinos y personajes crearán legados que perdurarán mucho después de su desaparición.

Acerca de Marco Guillén 3940 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.