[REVIEW] Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer

Una nueva miniserie sobre el ‘Caníbal de Milwaukee’ llegó a Netflix para convertirse en una de las más vistas de la plataforma. Creada por Ryan Murphy y protagonizada por Evan Peters, «Monstruo: La historia de Jeffrey Dhamer» es una ficción que nos muestra el verdadero horror ocurrido entre 1978 y 1991.

Por @RoochiiCesped

Con un gran repertorio en el género del terror, la serie antológica American Horror Story como pilar, el director y guionista Ryan Murphy decidió hacer su propia versión sobre uno de los asesinos seriales más terroríficos de la historia estadounidense. Tomó a su compañero -ya pareciera, confidente- Evan Peters para que se convirtiera en el responsable de encarnar a Jeffrey Dahmer.

Primero, el actor principal de la miniserie: Evan Peters (X-Men: Días del futuro pasado, 2014), estrella también de varias de las temporadas de American Horror Story, y para quien el papel del asesino psicópata parece haber sido creado. El actor nos transmite miedo cuando su personaje está a punto de cometer un asesinato y logra contarnos -desde los primeros años de adolescencia hasta la adultez- cómo se desarrollaban esos hechos -o alarmas- ignorados por la policía. Es enfermizo verlo, hasta causar asco por la manera en que se comportaba con las personas que conocía.

La polémica alrededor de Dahmer ha salido a la luz apenas apareció en el catálogo de Netflix. Eso es por la posible “glorificación” de quien fue un monstruo para la sociedad estadounidense. Sin embargo, la miniserie se encarga de mostrar los horrores en manos del personaje, planteándonos escenas un tanto morbosas, pero que ocurrieron en la realidad.

Las temáticas que aborda la producción son evidentes: hay una constante crítica al sistema policial y al carácter discriminatorio hacia los homosexuales y las personas de color. Si miramos la primera escena, Murphy decide utilizar un material de archivo de ese momento para ponernos en la cara cuán incompetente era la policía durante los crímenes de Dahmer. En la escritura del guion se escuchan diálogos que connotan el privilegio de Jeffrey por ser un hombre blanco -sinónimo de “normalidad”- que sería incapaz de matar a 17 hombres y niños.

Un privilegio tan bien representado en el personaje de su vecina Glenda Cleveland, en manos de Niecy Nash (The Proposal, Selma). A través de ella se muestra esa indignación, o más bien, la impotencia en forma de múltiples llamadas a un sistema que no respondía. Glenda es esa desesperación y personificación de la frase «todo se pudo haber evitado».

Dahmer es una miniserie de 10 capítulos difícil de ver. ¿Por qué? Por la crudeza de los actos del protagonista. Y ese terror no solamente logrado por la gran caracterización de Peters, sino por el uso de los sentidos. Uno que más llama la atención y que es utilizado de una manera raramente extraordinaria es el olor. Un “aroma” nauseabundo con capacidad de traspasar alcantarillas, pisos y hasta nuestra pantalla de televisión. El hecho de que sea el olor a “carne que quedó afuera de la heladera” lo vuelve más real para el espectador. En más de un episodio, a pesar de no formar parte de la historia, ese olor nos llega.

¿Conmemorar a las víctimas o lucrar con un hecho real? Es la pregunta que se apodera de nosotros a medida que pasan los minutos. Nunca lo vamos a saber con certeza, pero sí podemos notar que hay un compromiso por contar las cosas como sucedieron, o por lo menos, de acercarse a aquello. La producción podría buscar esa conmemoración que las víctimas y sus familias nunca tuvieron: ese monumento que jamás se construyó y esos nombres que son opacados por los apodos al criminal.

La miniserie es una crítica a un sistema policial que ha actuado y actúa erróneamente, favoreciendo a unos y perjudicando al “otro”. Contado desde el lado de las víctimas, conocemos sus historias, dejando atrás “empatizar” con el protagonista. Hay una investigación minuciosa, actuaciones que dan terror y capítulos que denuncian a una sociedad inmersa en la discriminación y en la inoperancia.


Título: Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer (Monster: The Jeffrey Dahmer Story – 2022)

Dirección: Carl Franklin, Janet Mock, Jennifer Lynch, Paris Barclay, Clement Virgo, Gregg Araki

Guion: Ian Brennan, Janet Mock, Ryan Murphy, Deborah Jayne Reilly Smith, David McMillan

Música: Nick Cave, Warren Ellis

Fotografía: Jason McCormick, John T. Connor

Reparto: Evan Peters, Shaun J. Brown, Colin Ford, Richard Jenkins, Penelope Ann Miller, Niecy Nash, Karen Malina White, David Barrera, Josh Braaten, Troy Blendell, Molly Ringwald, Michael Learned, Khetphet Phagnasay, Brayden Maniago, Phet Mahathongdy, Michael Beach, Colby French

Productora: Ryan Murphy Productions. Distribuidora: Netflix

Entre 1978 y 1991, Jeffrey Dahmer acabó brutalmente con la vida de diecisiete inocentes. La serie «DAHMER – Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer» muestra estos inconcebibles crímenes y se centra en las víctimas, las comunidades afectadas por un racismo sistémico y las fallas institucionales que permitieron que uno de los asesinos en serie más notorios de Estados Unidos pudiera seguir con su ola de asesinatos con total impunidad durante más de una década.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.