5 razones para ver… «ONE PUNCH MAN»

Cuando lo extraordinario se vuelve rutinario. Una serie sobre la búsqueda de la emoción y la necesidad de un propósito en nuestras vidas.

Por @nahuutwm

One Punch Man es la adaptación a anime del manga ilustrado por Yusuke Murata, que a su vez, está basado en el web-comic de One (Mob Psycho 100). Esta historia ha tenido un gran éxito en ventas y popularidad, desde que vio la luz por mediados de 2012, con su manga. Así como en 2015, cuando terminó de explotar su popularidad con la adaptación anime, de la mano de Madhouse

Con dos temporadas de anime, más de 26 tomos recopilatorios de manga a sus espaldas y un sinfín de memes y fandoms creados a su alrededor, en Cuatro Bastardos te contamos 5 razones por las cuales deberías ver esta imperdible serie, que trata temas como la depresión, la pérdida del sentido de la vida y la búsqueda de los sueños.

La historia tiene lugar en una metrópolis ficticia conocida como Ciudad Z, en Japón. El mundo se ve invadido por extraños monstruos que aparecen misteriosamente y que causan numerosos desastres a la población. Saitama es un poderoso superhéroe calvo que derrota fácilmente a estos monstruos u otros villanos con un único golpe de su puño. Debido a esto, Saitama ha encontrado aburrida su fuerza y siempre está tratando de encontrar rivales más poderosos que le puedan igualar.


La rutina de lo extraordinario

Si todo es extraordinario, nada lo es. Saitama es un humano normal y corriente que no tiene empleo y perdió los deseos de vivir. Sin embargo, un incidente con un villano lo hará recordar su máximo sueño de la infancia: ser un héroe capaz de vencer a los malos de un solo golpe, con la llama de la pasión reviviendo en sus ojos, damos un salto temporal y volvemos al presente donde vemos a un Saitama con una mirada vacía y una cara inexpresiva. Nos enteramos qué cumplió su deseo, es capaz de vencer a todos sus enemigos de solo un golpe, pero a pesar de esto no es feliz.

El deseo de Saitama a lo largo de la serie será encontrar alguien capaz de estar a su altura, de resistirle más de un golpe y tener una épica batalla como siempre sonó de niño. El objetivo final de la serie radica en la duda si finalmente lo encontrará o no. A pesar de esto, la verdadera magia sucede cuando pasamos a convivir con el protagonista y dejamos de un lado esas pretensiones de grandeza y esa rutina de lo extraordinario. En lugar de eso, nos remitimos a lo más terrenal, en las conexiones con personajes como Genos en la primera temporada y con King en la segunda, allí es donde Saitama se permite volver a jugar, sentir emoción y divertirse. Permitirse disfrutar de lo ordinario, de sus amigos, supera cualquier batalla épica o cualquier deseo grandilocuente, fomentando por la ficción, en la mente de Saitama. Después de todo, el objetivo final no es lo verdaderamente importante, sino como se disfruta ese proceso y las conexiones que se van formando en el camino.


El elemento disruptor

El mundo de One Punch Man está conformado por un gran continente dividido en 26 ciudades que van desde la Ciudad-A hasta la Ciudad-Z, cada ciudad a su vez está protegida por diferentes personajes que responden a la Asociación de Héroes. Esta asociación tiene una estructura jerarquizada por 4 niveles en que cada héroe recibe una clasificación, y con base en ella, puede responder a los ataques de diferentes tipos de kaijin o monstruos, que también están divididos por nivel de peligrosidad.

Toda esta estructura metódica y equilibrada es la que sostiene y contrasta a la perfección con ese elemento disruptor que resulta Saitama. Un héroe anónimo que tiene el mayor poder del mundo y, sin embargo, permanece como el estrato más bajo en la clasificación de esta asociación. En otras palabras, Saitama es el punchline y todo este mundo bien organizado es la estructura que permite que la comedia surta efecto. 

A su vez, esto permite conocer una variedad enorme de personajes con distintas personalidades y poderes que, si bien cae en clichés, terminan funcionando en ese choque con un protagonista como Saitama. Un protagonista que le importa poco y nada romper con la metodología y preparación solemne de un héroe para, simplemente, hacer un chiste. O, interrumpir el clásico discurso del villano para simplemente llegar y golpearlo porque llega tarde a hacer las compras. 


La parodia como construcción de personalidad

Una de las principales razones de memes y de la creciente fama de One Punch Man, es la constante parodia y referencias a otros shonen de peleas como Dragon Ball, Naruto, los comics de Marvel/DC, entre tantos otros. Pueden ser referencias directas, como en el primer capítulo, donde literalmente empieza con un Piccolo morado, o más bien indirectas, como en la burla hacia los clásicos tropos de estas historias: los discursos de los villanos contando sus motivaciones, la primera derrota del héroe antes de vencer al enemigo, la supuesta bondad desinteresada del protagonista, personajes realizando maniobras demasiado rebuscadas para terminar haciendo acciones realmente simples, etc.

Todas estas situaciones características de cualquier anime convencional, en esta serie no corren porque existe Saitama. Un protagonista capaz de llegar y resolver la situación de un solo golpe que expone el ridículo y lo exacerbadas que son algunas acciones, discursos o situaciones que ocurren en el resto de las series anime. Podría caerse fácil en comparar a Saitama con Deadpool y lo hecho en el Universo Marvel, pero el antihéroe de traje rojo lo hace plenamente consciente y nosotros nos reímos con él, Saitama cumple este papel ignorando todo lo que sucede a su alrededor. Para él, lo único importante es llegar a canjear un cupón de descuento en el supermercado, o llegar a comprar su manga favorito, lo extraordinario sucede a su alrededor, pero al ser tan ridículamente fuerte le es indiferente, lo ignora y sigue con su camino. Ahí radica la principal fuerza y gracia de la serie.


Madhouse y su bestial animación

Madhouse siempre fue un sello de calidad dentro de la industria del anime. Llevo a cabo las adaptaciones de Hunter X Hunter, Monster, Nana, Parasyte y Death Note. Con este inmenso historial en cantidad y calidad a partes iguales, no podía haber mejor estudio de animación para adaptar One Punch Man y cumplieron con creces. No solo por mejorar los pobres dibujos del web comic de One, sino también por igualar e incluso superar por momentos los dibujos del mismísimo Yusuke Murata, quien estuvo a cargo de la adaptación al manga.

Si bien el estudio Madhouse solo animaría la primera temporada de One Punch Man, lo que hizo estuvo a la altura de su fama. La proeza se engrandece en comparación con lo hecho a posteriori por J.C. Staff en la segunda temporada, quien tuvo que recurrir al CGI para animar a los kaijin más inmensos que aparecen avanzada la historia.

En cambio, Madhouse siempre optó por el dibujo hecho a mano y la animación 2D clásica, permitiéndonos disfrutar escenas tan míticas como la batalla entre Genos y Saitama, los movimientos veloces de Sonic, o la pelea final con Boros, algunas de las escenas más emblemáticas de este anime.

La pelea final incluso se reconoce como de las mejores peleas de la historia del anime y que, hayan visto la serie o no, seguramente todos conocen. Madhouse hizo por One Punch Man, lo que Murata hizo por One. Tomó una obra con un profundo potencial y lo llevó a la gloria máxima. Porque, si bien una serie de comedia no precisa de tanto presupuesto, sin duda la diferencia entre una serie del montón y una mítica, es la posibilidad de animar con precisión y fidelidad todas esas imágenes que el autor imagino en su cabeza cuando escribía su obra.


La banda sonora

Makoto Miyazaki es el compositor de la banda sonora de esta serie, al igual que lo hace actualmente con algunos episodios de Spy X Family. Es un compositor que se siente a gusto con la comedia y sabe como generar climas, en este caso llenando la serie con sonido de guitarras eléctricas y baterías propias del rock más pesado para los momentos de acción e incluso agregando cantos gregorianos en el caso de la aparición de villanos en apariencia imponentes. Por otro lado, la presencia de sonidos de piano y violines se hacen fuertes para los momentos más emotivos.

Sin embargo, más que explicaciones dejamos el link a la banda sonora completa para que puedan apreciar el inmenso trabajo de composición para esta obra. Un trabajo tan fino, que superficialmente parece propia de obras de acción shonen típicas como My Hero Academia o Demon Slayer, pero que justamente intenta emularlas para luego poder parodiarlas.

One Punch Man actualmente cuenta con 2 temporadas que pueden verse en su totalidad en Netflix. En tanto, su tercera temporada está confirmada, aunque solo se conoce una imagen promocional. No hay mucha más información al respecto, pero se especula que llegaría para la segunda mitad de 2023.


Título original: One-Punch Man

Año: 2015

Autor: ONE

Dirección: Shingo Natsume

Música: Makoto Miyazaki

Productora: Madhouse, TV Tokyo, Bandai Visual

La trama se desarrolla en Ciudad Z, Japón. Saitama es un superhéroe que, debido a varias circunstancias, puede derrotar de un puñetazo a los monstruos y villanos que asolan el lugar. Debido a esto, el chico se aburre, pues no encuentra un rival a la altura. Es por ello que emprende una singular aventura junto a la Asociación de Héroes. Además de buscar a un contrincante digno, Saitama tiene que conseguir que el resto le valore, pues su aspecto hace que la gente le discrimine y le considere un héroe de tres al cuarto.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.