[REVIEW] Hasta los huesos

Una historia de romance entre caníbales devenida en una road-movie por las profundas rutas de Estados Unidos, que no termina de emocionar ni generar interés en su historia. Del director del remake de Suspiria y Call Me By Your Name.

Por @nahuutwm

Hasta los huesos es la nueva película de Luca Guadagnino, director italiano conocido por la multipremiada Call Me By Your Name y el remake del giallo de Dario Argento: Suspiria. Teniendo estas obras a sus espaldas se esperaba con cierta expectativa la nueva adaptación de la novela homónima de Camille DeAngelis, lamentablemente, esta nueva producción no termina de estar a la altura.

Hasta los huesos trata sobre Maren Yearly (Taylor Russell), una joven que vive con su padre, hasta que tras un pequeño incidente con sus compañeras de clases, este decide abandonarla. Sola en el mundo, ya que nunca supo nada de su madre, decide emprender un viaje para encontrarla y recibir todas las respuestas acerca de su identidad, puesto que descubrió que pertenece a una particular raza de caníbales. En el medio de este viaje es que conoce a Lee (Timothée Chalamet), quién también pertenece a la misma raza, y juntos formarán una pequeña historia de amor a medida que recorren las rutas de la Estados Unidos rural de los años 80.

En el viaje, tanto Maren como Lee irán aprendiendo a sobrevivir, obteniendo pequeñas enseñanzas de las diferentes personas que se cruzan en el camino, como también a quererse y respetarse el uno al otro. Sin embargo, esta relación no termina de prosperar debido a que, individualmente, como personajes terminan siendo flojos y no cuentan con un desarrollo acorde a la propuesta planteada.

En un comienzo, esto se da porque en una road-movie lo fundamental, además del viaje, terminan siendo los personajes secundarios. Pequeños peldaños que los protagonistas se encuentran en el camino, y que moldean su desarrollo dependiendo de como reaccionan ante estos diferentes tipos de personalidades e intereses. Sin embargo, en Hasta los huesos, los personajes secundarios terminan siendo estereotipos superficiales que se definen en «viejo acosador», «hombre loco», «mujer loca» y la reacción de Maren y Lee siempre termina siendo pasiva ante estos encuentros. La falta de personalidad de los protagonistas, junto a la falta de profundidad en los secundarios, conjugan un coctel mortal donde la película se vuelve un cúmulo de situaciones aleatorias que no parecen tener un fin aparente más que desarrollar una relación adolescente que sobrevive simplemente porque los actores son estéticamente lindos.

En otras palabras, Hasta los huesos recuerda más a lo hecho por Catherine Hardwicke en Crepúsculo, donde Edward y Bella no tienen más razón para enamorarse que ser jóvenes y lindos, y toda la saga se centra en los problemas que tienen por ser jóvenes y lindos. Muy diferente a lo hecho por Wim Wenders en París, Texas. Película dónde un hombre con una férrea motivación que también atraviesa un viaje, un camino de redención y aprendizaje con un gran uso del color para narrar este tortuoso camino.

Hasta los huesos quizás pudo haber intentado emular el trabajo de Wender, lamentablemente no lo consigue. En cambio, tenemos esta combinación de protagonistas sosos, secundarios vacíos y una falta de hilo conductor provoca que la narración caiga en constantes baches de ritmo que desligan al espectador de lo que sucede en pantalla. Los únicos momentos que consiguen generar una sincera emoción es cuando Guadagnino recuerda que sus protagonistas son caníbales y otorga alguna que otra secuencia gore que encoje a espectadores sensibles, aunque sin estar a la altura de la propuesta inicial.

Además, el director parece más preocupado por impostar emoción, así como apostar a la creación de momentos icónicos y tribuneros como el de Timothée Chalamet bailando Lick It Up de Kiss sin razón aparente o la secuencia de la protagonista en un cine y que solo servirá como recorte para el video de los premios Óscar. Lejos se encuentra de la sensibilidad lograda en Call Me By Your Name dónde se apostaba más por gestos, miradas y la narración de la cámara en los momentos más emotivos de la película. Además, si bien Chalamet cosechó una ola de haters injustificada a lo largo de su carrera, cuesta defenderlo cuándo nuevamente hace el personaje de adolescente depresivo y antisistema que es cool simplemente por ser él. Aun así, es el menor de los males de esta película y sobresale levemente del trabajo realizado por una contenida Taylor Russel.

En conclusión, Hasta los huesos o Bones and All, intenta conjugar una road-movie que recorra la profundidad de la Estados Unidos en la era Reagan, con una fauna de personajes variopinto, que permita forjar tanto la relación como la personalidad de Maren y Lee; sin embargo, se queda en lo superficial debido a estar más preocupada por generar set pieces inolvidables y el aplauso fácil, más que por desarrollar correctamente a sus personajes.

Demasiado superficial para una historia que prometía llegar hasta los huesos.

PUNTAJE: 4/10


Título: Hasta los huesos (Bones and All – 2022)

Dirección: Luca Guadagnino

Guion: Dave Kajganich. Novela: Camille DeAngelis

Reparto: Taylor Russell, Timothée Chalamet, Mark Rylance, André Holland, Michael Stuhlbarg, Chloë Sevigny, Jessica Harper, David Gordon Green, Francesca Scorsese, Jake Horowitz, Anna Cobb, Steven Terry Walker, Johanna McGinley, Christine Dye, Claudio Encarnacion Montero

Cuenta la historia del primer amor entre Maren, una joven que está aprendiendo a sobrevivir al margen de la sociedad, y Lee, un vagabundo con ideas muy intensas que vive marginado. Cuando se conocen, se unen en un viaje de mil millas que les lleva por carreteras, pasajes ocultos y caminos alternos en los Estados Unidos de Ronald Reagan. Pero a pesar de sus esfuerzos, todos los caminos conducen a sus aterradores pasados y a una última parada que determinará si su amor puede sobrevivir a su forma de ser.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.