[REVIEW] El método Tangalanga

En un mundo de sensaciones se convierte la ciudad porteña cuando Jorge escucha sonar el tono de su teléfono. «El método Tangalanga» es la nueva comedia nacional -ambientada en los sesenta- que nos propone ser parte de las bromas del “tan galan el langa, que le dicen Tangalanga”.

Por @RoochiiCesped

El método Tangalanga es la obra más reciente de Mateo Bendesky (Los miembros de la familia) -junto con Varsovia Films-, la cual nos narra la historia de Jorge Drizzi. Interpretado por Martín Piroyansky (Permitidos), el protagonista es un oficinista un tanto torpe y tímido, quien tartamudea al momento de hablar en público. Vuelto esto un problema, éste termina -por obra del destino- en una sesión de hipnosis que será la puerta para que ingrese el mítico doctor Tangalanga.

El filme de Bendesky tiene como personaje principal al personaje encarnado por Piroyansky y, junto a él, un gran elenco que le da forma a la película. Por un lado, tenemos al amigo incondicional de Jorge: Sixto, interpretado por Alan Sabbagh; y por otro, al interés romántico del protagonista: Clara (Julieta Zylberberg). También cuenta con las actuaciones de Luis Rubio, Rafael Ferro y Silvio Soldán, éste último es quien encarnará a Taruffa y le aportará ese toque fantasioso y mágico al filme. Estos personajes simples, a diferencia del doctor Tangalanga, poseen un humor más del lado de la inocencia.

Estos dos lados del humor condimentan al filme de manera que lo hace equilibrado. Esa simpleza y lo inocente se aggiorna con los insultos que sale de la boca del Jorge que escuchamos a través del teléfono. No obstante, el personaje de Zylberberberg representa una ironía -en menor medida-, característica del personaje Tangalanga. Este dúo será el que nos hará disfrutar de la parte romántica del largometraje.

El cineasta -también creador de El ser magnético (2016)– hace posible activar la máquina del tiempo a los ‘60 mediante el uso de transiciones de barrido o aquellas que forman figuras, que nos remite a las películas de esa época. Así también, podemos transportarnos a esos años con una fotografía de una Buenos Aires colorida, a cargo de Daniel Ortega; una escenografía caracterizada por una gama de marrones, verdes y pasteles, en manos de Ana Cambre y Agustín Ravotti. Y junto con todo esto, una propuesta musical de Gabriel Chwojnik, encabezada por «Tengo» (1968) de Sandro.

El método Tangalanga es un homenaje a la comedia de hace décadas, en forma de biopic de una figura del humor nacional. El compromiso y talento de Piroyansky se puede percibir al ver los distintos personajes que ha interpretado a lo largo de su carrera. Bajo una viscera negra y un bigote falso, nos convertimos en cómplices de sus llamados. Y, aún más increíble, es para un público de todas las edades. Por un lado, es una oportunidad para aquellos que no están familiarizados con las bromas del protagonista. Por otro lado, es una chance de emprender una aventura de risas y recuerdos -que son invadidos por una nostalgia inevitable- para aquellos contemporáneos al Doctor.

PUNTAJE: 8/10


Título: El método Tangalanga

Año: 2023.

Duración: 98 min.

País: Argentina.

Dirección: Mateo Bendesky.

Guion: Sergio Dubcovsky, Nicolás Schujman, Mateo Bendesky.

Música: Gabriel Chwojnik.

Fotografía: Daniel Ortega.

Reparto: Martín Piroyansky, Julieta Zylberberg, Alan Sabbagh, Rafael Ferro, Luis Machín, Luis Rubio.

Producción: Varsovia Films.

Jorge, un oficinista un poco torpe y un poco tímido, que tartamudea al hablar en público y no sabe cómo acercarse a la chica que le gusta. Pero Jorge es, además, como saben quienes lo conocen bien, un amigo fiel y muy gracioso. Y cuando un día, un poco de casualidad, termina siendo objeto de una sesión de hipnosis, descubre que tiene una nueva habilidad: la de agarrar el teléfono y convertirse en el irreverente Doctor Tangalanga para hacer reír a quienes lo necesitan.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.