Como un pase de magia que invoca a los más bellos recuerdos del cine mudo, donde un piano u órgano interpretaba una partitura musical para acompañar las imágenes fílmicas que aún carecían de sonido, llega esta propuesta fantástica por parte de J.K Rowling´s Wizarding World.

Anuncios