[REVIEW] Guardianes de la Galaxia Vol. 3

Todavía recuperándose de la pérdida de Gamora, Peter debe reunir a su equipo para recuperar uno de los suyos. Una misión que, si no se completa, podría llevar al final de los Guardianes.

Por @mauvais1

¿Cómo es posible una revisión sin spoilers? Apenas si puede uno atenerse al esqueleto de la trama, a las proporciones de los tres actos del film, o ser capaz de trazar una conversación sin quedar mudo a mitad de la frase. Esto viene a cuento porque resulta difícil escribir sin hacer malabares y,  entonces, sobrecargada puede ser la mejor definición para esta entrega. Una función circense donde los personajes deambulan los escenarios haciendo un muestrario de sus habilidades en una larga y sentimental despedida, entendemos, ya que James Gunn es ahora es el co-presidente y director ejecutivo de DC Studios en la vereda de enfrente.

Asimismo es también una satisfactoria aventura donde el corazón de la historia está puesto en ellos, los protagonistas y sus relaciones afectivas. Puede resultar confuso, y lo es a la hora del visionado, porque la película, que cierra la trilogía del equipo original, pivotea de manera neurótica unas veces con un desgarrador giro de los acontecimientos, otras con humor de situación y retruécanos verbales tan caros al guionista y director.

En esta instancia, ya repasada la historia de Peter Quill en Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017) y la de Gamora y Nebula en la duología de Avengers: Infinity War (2018) y Avengers: Endgame (2019), cae en suerte narrar la de Rocket. Una a la que no estábamos preparados para enfrentar porque aquí sí que hay drama. Un verdadero infierno de abusos, esclavitud y experimentación física y psicológica brutal. En esta despedida no faltaran las lágrimas, pero serán en momentos en que el espectador no imaginó que vendrían y provocadas por una historia de trasfondo funesto, incómodo hasta en el mismo final.

La búsqueda no es solo por recuperar el corazón de uno de ellos. En varios niveles de narrativa es, también y en medio de tanto artificio, sobre la familia, sobre la construcción de los lazos y la diversidad que estos pueden tener, que merecen poseer y sobre ser tenido en cuenta. En lo que, para quien escribe, la familia Shazam falló en ¡Shazam! La furia de los dioses (2023), aquí logra transmitirse de manera cabal, emocionante y que compele al espectador. Cada miembro en su medida tiene su espacio para, a los tropiezos, madurar su relación con los demás; y aunque después de tanta juerga en el pasado esperábamos que fuera más profunda y compleja, aún así sirve para que el neófito de la saga Marvel se introduzca en sus acciones sin tanta rispidez. Tal vez fuera eso, la cruzada debió ser a otro nivel emocional para estas alturas.

De todas maneras, y aunque suene a crítica negativa, la película cumple. Es un drama coral de una oscuridad inusitada para este universo, aún con Infinity War en su haber. Cruel hasta con algunos de sus pasos de comedia y dedicado a lo emocional, ese lazo creado con los espectadores después de todas sus intervenciones y sus anteriores películas y especiales. Un carta despedida de una visión que pudo mantener cierta libertad en su narrativa y planteamiento de personajes, arropada en el esplendor de las mega funciones de Marvel, con sus terceros actos llenos de explosiones y revoluciones. James Gunn logra colar en sus historias un enternecimiento que poco se puede diseccionar, más bien disfrutar.

Guardianes de la Galaxia Vol. 3 es una bacanal dispuesta a divertir en muchos sentidos; sobrecargada en su puesta visual y en lo emocional,  es absorbente al punto de hacer que los espectadores empaticen tanto con los protagonistas que, por un instante, entre tanto ir y venir, estos tema por ellos. Las space operas son eso, la trepidante aventura en distantes planetas, plagados de razas y personajes, de villanos maquiavélicos (en este caso uno de los más crueles y  psicópatas que hayamos visto), pero que con una frase pueden demoler los prejuicios hasta ahí construidos. Lo torcido que es esta criatura, malvada y compuesta de finalidad, es atractivo. No llega a un Thanos, ya nadie lo hará, pero articula y convence.

Es una alucinación épica y colorida capaz de detonar al espectador con personajes disfuncionales a los que acompañamos para verlos trascender. Y, después de todo de eso se trata, y más aún cuando el final, en fin, ese cierre esperanzador en medio de tanta alaraca, es una proposición al espectador. Es alentador y de alguna manera compensa las tristezas vividas, vaya, como la misma vida. Gunn ha hecho eso.

PUNTAJE: 8.5/10


Título: Guardianes de la Galaxia Vol. 3

Título original: Guardians of the Galaxy Vol. 3

Año: 2023.

Guion y Dirección: James Gunn.

Reparto: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Elizabeth Debicki, Pom Klementieff, Will Poulter, Karen Gillan, Sylvester Stallone, Sean Gunn, Daniela Melchior, Chukwudi Iwuji, Bradley Cooper, Vin Diesel.

Compañías: Marvel Studios, Marvel Entertainment.

DistribuidoraWalt Disney Pictures.

La querida banda de Guardianes se instala en Knowhere. Pero sus vidas no tardan en verse alteradas por los ecos del turbulento pasado de Rocket. Peter Quill, aún conmocionado por la pérdida de Gamora, debe reunir a su equipo en una peligrosa misión para salvar la vida de Rocket, una misión que, si no se completa con éxito, podría muy posiblemente conducir al final de los Guardianes tal y como los conocemos.

Acerca de Marco Guillén 4169 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.