Gonzalo Costa, una artista de la palabra

Conocida como Costa o Costita, por los miles de fanáticos que la siguen día a día en la radio y en sus redes sociales, vuelve al Teatro Maipo con el espectáculo “Yo no hablo así“, charlamos con ella sobre el show y su asombrosa vida de lucha y perseverancia.

La primera vez que supe de Costa fue a través de su hipnótica voz, alguien a mi lado escuchaba una de los episodios que ella relata en “Costa, la contadora“ una serie de capítulos breves donde la humorista cuenta distintas historias en un tono de nostalgia y melancolía. Lo primero que llamó mi atención no fue la historia en sí, si no la manera en que era relatada, desde la cadencia y el tono hasta la acentuación con que cada palabra era pronunciada, algo así como aquellos encantadores de serpientes que a través de su música captaban la atención del animal, Costa a través de sus voz y con la palabra como herramienta, es esencialmente, una encantadora (y una contadora) de historias, que nos envuelve bajo ese manto de seducción.

Prevalece en ella siempre el humor y los dotes, brillantes por cierto,  para la comedia, sin embargo hay un lado de Costa que emerge, a veces sin pedir permiso, que tiene que ver con lo emocional, con la historia propia en la que miles de personas se pueden ver reflejadas, con el ejemplo en el hacer (y no en el decir) y con la voluntad tenaz de alguien que desde muy chica tuvo claro cual sería su rol en el mundo y que unos cuantos años después, habiendo vivido incluso un tiempo en la calle, la encuentra como una triunfadora. Ese éxito no solo tiene que ver con la popularidad que su carisma y trabajo promueven, sino también con la sencillez y calidez de una persona que luchó por ser feliz y ahora es consciente que puede ser un espejo donde muchos necesiten mirarse para ir en busca de esa misma felicidad.

En su espectáculo “Yo no hablo así“ en el Teatro Maipo Kabaret, la artista despliega todas sus facetas con una destreza genuina y una naturalidad que atrapa al público desde el comienzo para no soltarlo hasta el aplauso final. A través de un viaje emotivo, con anécdotas y recuerdos propios del pasado de la artista e inclusiones de sketch cómicos, el hilo conductor que transporta al espectador de la risa al llanto en cuestión de segundos pareciera encontrar fundamento en la magia que Costa impone en el escenario. Hacer reír sin recurrir al grotesco no es cualidad de muchos y hacer llorar sin caer en el golpe bajo, tampoco, es allí donde reside el talento nato que  la artista explota al máximo en cada momento del show.

27629070_1640259296058012_7605824239160859707_o
PH. Chapeau Argentina

Costa es profeta en su tierra, esa tierra puede ser un escenario de teatro, un micrófono en la radio, un estudio de televisión y en el valor que destaca, es que es profeta de su propia palabra, de su historia, la que día a día construye y desnuda frente a todos aquellos que encuentran distintos motivos para seguirla y admirarla en cada paso de la fantástica carrera que ha logrado construir.
En “Yo no hablo así“ queda claro que, si bien la improvisación está a la orden del día ya que hay mucho juego y contacto con el público, Costa no es una improvisada, su formación va más allá del mundo del espectáculo y eso hace que el show tenga ese “algo más“ que lo convierte en un éxito a sala llena. Ese algo se presenta en forma de tango, de poesía, de autores y cuentos que sobrevuelan entre las luces del Maipo y encuentran en la voz  de ella la mejor manera de manifestarse.

Yo no hablo así_2
PH: Chapeau Argentina

Un espectáculo íntimo donde el valor de la palabra cobra un papel fundamental con una artista que decidió un día abandonar la comodidad de la incomodidad y salir al mundo a buscar su lugar y brillar con luz propia.

Unos minutos antes del disfrute total del espectáculo pudimos hablar con su protagonista, y recorrer el camino desde su infancia en la ciudad de Córdoba hasta el maravilloso presente que disfruta en la actualidad.

 

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Mary Putrueli 24 Articles
María Paula Putrueli (Mary Putrueli) nació el 26 de mayo de 1979, en la ciudad de Buenos Aires. Descubrió en la magia de las películas, al ver por primera vez Cinema Paradiso, lo que quería hacer el resto de su vida, contar historias. Enamorada del séptimo arte y de los infinitos mundos que la pantalla podía regalar, se recibió de directora de cine a los 21 años e incursionó en el mundo de la publicidad, donde no contenta con la parte de las historias que se contaban en ese ámbito, comenzó a dedicarse a la crítica de películas cinematográficas y recorrer su camino hacia a su verdadera pasión, la escritura. Entre poesías, series infantiles, cuentos, relatos breves y una primera novela gestándose, publica junto a Ediciones Croupier su primer libro “Imaginando Sueños“, siendo este el primer paso hacia lo que espera sea un viaje repleto de magníficas e inacabables historias por contar, con la humilde ilusión de tocar la vida de las personas y generar emociones que transformen a través de sus escritos. Luego de la segunda edición de su primer libro, participa con un compendio de poesías en el libro Océano Ambulante, antología poética, junto a autores nacionales e internacionales, también con Ediciones Croupier. Sus cuentos y poesías fueron también seleccionados en las distintas convocatorias ROI (obras inéditas) de Editorial Dunken, donde actualmente participa como compiladora de obras para dichas convocatorias. Funda junto a más de cuarenta autores el grupo literario Ayacucho, resultado incipiente de la primer clínica de cuento, realizada también por la Editorial Dunken. http://glayacucho.wix.com/blog Escribe sobre cine, literatura, pintura y teatro en la revista digital CRAC Magazine, en la web A Sala Llena, en Tiempo de pochoclos y en Bendita Bohemia

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.