Nunca una historia real fue tan trágica y terrorífica a la vez; pero el paso de la adolescencia a la adultez, eso sí que es de terror.

Anuncios