[4B íntimo] Entrevista al escritor argentino Guillermo Martínez

Entrevista al escritor argentino Guillermo Martínez

Guillermo Martínez presentó en el marco de la Feria del libro de Mar del Plata Los crímenes de Alicia, novela ganadora del Premio Nadal 2019. ¿Qué nos contó luego de la charla con el periodista Martín Kobse y el público? Seguí leyendo y acompañanos en esta breve pero íntima entrevista.

por @MLauParedes

   Llegó distendido, tranquilo. Quizá, las numerosas entrevistas y presentaciones que realizó a partir de la publicación de Los crímenes de Alicia lo llevan a manejar el discurso de una manera impecable, calculada. Aunque, vale señalar, que se corrió de algún modo de aquello que podría esperarse, nos contó más. Fue a la estructura de la novela, a ese momento íntimo del creador para después ahondar en todo el proceso: de la hoja en blanco a la historia oculta de la vida del autor Lewis Carroll y las muertes ocasionadas para tapar lo que con el paso del tiempo coloca al escritor en un lugar cuestionable.

    Guillermo Martínez narró detalles sobre el ida y vuelta con los correctores en cuanto a algunas cuestiones vinculadas con el argumento, algún que otro error de un término señalado por un lector que busca en la ficción la precisión absoluta y volvió a Los crímenes de Oxford para marcar otros elementos que fueron objeto de análisis y discusión. Luego, comentó sobre el aspecto moral de los autores y recordó una anécdota con una blogger española que le dijo que con la lectura de Los crímenes de Alicia ya no podía leer de la misma manera a Alicia en el país de las maravillas. En consecuencia, Martínez enumeró a otros escritores cuya moral puede ser repudiada, mas no así sus textos literarios. Dijo: «No quedarían libros en nuestras bibliotecas».


Entrevista al escritor argentino Guillermo Martínez


 

Cuatro Bastardos: ¿Qué dudas surgieron a la hora de escribir la novela?

Guillermo Martínez: Tuve una duda muy importante en la novela respecto a hasta que punto hacer escalar el contexto, entre periodístico y  de escándalo político,  que traería la difusión de esas fotos de desnudos infantiles en la época contemporánea. Era algo que temía, que se saliera de la novela de índole policial y que apareciera esa especie de clave política con la que no me sentía del todo cómodo. Porque además, ahí aparece enfocada la figura del príncipe, los servicios de inteligencia y sobre eso no tenía una sensación de seguridad en cuanto a los conocimientos. Entonces, ese fue el costado que más dudas me trajo. Finalmente, me gustó mucho la idea de poder tomar la escena de que le cortan la cabeza. Me pareció que simbólicamente cerraba muy bien.

Cuatro Bastardos: ¿Tuviste alguna lectura diferente a lo que vos te habías planteado como escritor?

Guillermo Martínez: A veces le tengo un poco de miedo a las lecturas demasiado imaginativas. Yo espero de los lectores que sí puedan revelar algunas resonancias de las que quizás yo no era enteramente consciente, pero que estaban de algún modo en mi sistema. En cambio, a veces los lectores van al texto con sus propias ideas y de algún modo arrollan, pasan por encima lo que el escritor quería decir. Entonces, hay una cuestión de balance entre lo que uno quiere decir y lo que uno deja para la sugestión o para que se encuentren algunas conexiones y la parte que encuentran los lectores que en general no es todo.

   Estoy tratando de pensar si tuve alguna revelación de parte de lectores. No me encontré todavía con tantos lectores que la hayan leído con mucho cuidado. Algunos periodistas culturales la leyeron en profundidad. Pablo de Santis en la presentación de la novela en Buenos Aires dijo que era una novela de intriga policial, pero  que también había algo de la novela de fantasmas. El fantasma era Carroll que sobrevolaba toda la novela y que no se sabía muy bien como era. Esa es como una segunda intriga. Pero es verdad, hay algo del orden del relato de fantasmas. Yo lo conecto con que Carroll creía que en su vida él había fotografiado fantasmas, había manchas químicas en sus fotos que él confundía con fantasmas. Creía en esoterismo y participó en alguna reunión de sociedades ocultistas. Entonces, ese final me parecía interesante y algo de eso se desliza en la novela también.


Entrevista al escritor argentino Guillermo Martínez


 

Cuatro Bastardos: ¿En tus talleres de escritura aplicás el mismo método que utilizaba tu papá con tus escritos?

En algún sentido sí. A él le importaban tres cuestiones: la originalidad, la forma o la redacción y la escritura. Originalidad, composición y redacción lo llamaba él. Yo lo llamo originalidad, resolución y escritura. Más o menos son las mismas cuestiones, o sea como encontrar la forma para una idea que ya tiene que ser original, como encontrar la mejor forma para contarla y luego la escritura.

Cuatro Bastardos: ¿Se trabajan tus textos para ejemplificar algunos detalles sobre el género policial en tus talleres?

Guillermo Martínez: No asumo nunca que algún alumno del taller haya leído mis libros  y no se comentan,  salvo que haya algún cuento que me haga resonar algo que yo mismo escribí. En general, me hacen resonar cuentos que hayan escrito otros autores. Si hay algo que tiene que ver con algo que yo escribí, lo comento. Pero, nada más.

 

 

 

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de María Laura Paredes 166 Articles
Lectora y admiradora de toda expresión artística. Entrevistas, reseñas y comentarios literarios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.