[4B Recomienda] You Were Never Really Here de Lynne Ramsay

You Were Never Really Here de Lynne Ramsay

Un film pequeño pero intrigante y significante que deberían ver si les gustan los thrillers de venganza entreverados con un férreo conflicto interno.

Por @08Federock

Un hombre mentalmente inestable debido a un pasado traumatizante, es un veterano de guerra que termina un trabajo que involucró un martillo y mucha sangre. Se hace llamar Joe y toda esa ira contenida para ser utilizada en su labor es lo más intrigante del film. Entre sus agitadas alucinaciones oníricas de aquel pasado tormentoso, que le genera  ponerse una bolsa de plástico en su cabeza, él tiene su vida: vive con su anciana madre, ella está bastante frágil.

Lo conocemos, lo acompañamos y somos testigos de su manera de ser. Esta es una película en donde él sostiene la trama que implica una misión de rescate bañada en sangre. Él, conocido por su crueldad y pocas palabras debe rescatar a Nina, la inocente hija de 13 años de un senador de Nueva York. Pero lo que parece otra misión de su trabajo se desmorona al igual que la integridad del protagonista. Vemos como sucumbe en las oscuras profundidades de una conspiración, y de su pasado, cuando la encomienda no resulta como esperaba.

La directora Lynne Ramsay adapta la novela homónima de Jonathan Ames y nos entrega una mirada original al clásico hombre que rescata a una niña. Los primeros films que vienen a la mente para ser referenciados son Taxi Driver, Equalizer, y Léon: El Perfecto Asesino. Aunque la relación entre Joe y Nina no sea extensa, está enlazada por la situación que ambos vivieron.

Ramsay pareciera que nos entrega una extensión del film Taxi Driver, como si Travis Bickle siguiera vivo en un mundo que no cree reconocer. La directora, que también es guionista, ofrece una trama intrigante, con giros sorprendentes y brutales. Además no nos abruma con la información entregada, sino que son como piezas que cada uno va a tener que unirlas y hasta encontrarle la forma, el contorno, para saber si encaja con la silueta de otra pieza.

La violencia que presenta la película no es tan explícita, siendo una de las razones las limitaciones presupuestarias que no le permitieron a la directora filmar acciones complejas. Pero lo que no muestra resulta igual de interesante. Ramsay declaró que antes de esta película ella nunca había hecho nada con un arma, por lo que tuvo que descubrir cómo abordar la violencia. Anteriormente dirigió y escribió grandes películas como Ratcatcher (1999), Morvern Callar (2002), We Need To Talk About Kevin (2011). Entonces ella le dio lugar a la idea de mostrar «escenas posteriores a la ira» en lugar de la violencia misma. Una decisión arriesgada pero que valió la pena.

Se suele notar cuando el guion y la dirección tienen al mismo autor o autora en este caso, ya que algunos planos y cortes son difíciles de plasmar. Hay imágenes, detalles y flashbacks realizadas por una edición contundente que solo podrían estar en la mente de Lynne Ramsay.
Además de apreciar al editor Joe Bini (American Honey) trabajando muy bien con una banda de sonido y música tajante realizada por Jonny Greenwood (Nominado al Oscar por Phantom Thread, There Will Be Blood), la película presenta muchos planos y situaciones originales, como la muerte de “uno de los malos” por llamarlo de alguna manera, siendo enfocada desde un diferente punto de vista.

En el film están presentes varias escenas elaboradas de forma inteligente como la del agua, sirviendo metafóricamente para demostrar algo tan profundo y emocional como pocas veces antes visto. Además hay escenas pasajeras que son consolidadas gracias a la gran actuación de Joaquin Phoenix. Él presenta un personaje que pareciera a punto de estallar, con una ira contenida, y complejos que están a punto de florecer en cada momento. Asimismo pareciera que hay una relación especial entre Phoenix y el compositor Greenwod debido a que sería la tercera vez que el actor trabaja en una película compuesta por el integrante de la banda Radiohead (las dos primeras fueron The Master (2012) y Inherent Vice (2014) de Paul Thomas Anderson).

Si les interesa un film chico, de 1 hora y 29 minutos de duración, con una trama enigmática y cautivadora, esta obra cinematográfica les encantará buscar para ver.

PUNTAJE: 9.5/10


Título: Nunca Estarás a Salvo (You Were Never Really Here – 2017)

Dirección: Lynne Ramsay

Guion: Lynne Ramsay (Novela: Jonathan Ames)

Reparto: Joaquin Phoenix, Alessandro Nivola, John Doman, Judith Anna Roberts,Alex Manette, Ekaterina Samsonov, Kate Easton, Jason Babinsky, Frank Pando,Ryan Martin Brown, Scott Price, Dante Pereira-Olson, Jonathan Wilde,Leigh Dunham, Vinicius Damasceno

Joe (Joaquin Phoenix), ex marine y antiguo veterano de guerra, es un tipo solitario que dedica su tiempo a intentar salvar a mujeres que son explotadas sexualmente. No se permite ni amigos ni amantes y se gana la vida rescatando jóvenes de las garras de los tratantes de blancas. Un día recibe la llamada de un político porque su hija ha sido secuestrada.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.