4B Íntimo: Entrevista al escritor Mois Benarroch

Mois Benarroch

Mois Benarroch desde Israel nos cuenta sobre su producción literaria y nos comparte sus gustos a la hora de leer. ¡Acompáñanos en esta entrevista íntima!

Por @MLauParedes

Mois Benarroch escribe en hebreo, en español y en inglés. Escribe poesía y novela. Lee y lee mucho. La literatura le permite expresar y crear con libertad aquello que lo moviliza como ser humano, como sujeto “inmigrante”. Aquí, conoceremos su trabajo y su pasión por lo que hace. A continuación, sus palabras y reflexiones.

“El proceso creativo llega a su cima cuando leer y escribir son una misma respiración”

Cuatro Bastardos: ¿Cuál de tus libros recomendás leer en primer lugar a un lector que no te conoce? ¿Por qué?

Mois Benarroch: Mi libro más popular y más vendido es EN LAS PUERTAS DE TÁNGER. Y forma parte de la trilogía Tetuaní (que incluye además de este libro al libro Llaves de Tetuán, y la novela Lucena). Es un proyecto que escribí durante años y que lleva desde el mundo judío sefardí de la edad media, hasta el judaísmo marroquí en Israel hoy en día. Es un milenio visto a través del judaísmo sefardí. No es tan largo pero es intenso.

En poesía, sobre el mismo tema y otro temas recomiendo mi libro MAR DE SEFARAD. Por un lado incluye todo mi primer poemario Esquina en Tetuán y otro tanto de poemas que no se incluyeron en ese libro. Sí, otra vez Tetuán, que es mi ciudad natal. Lo curioso de estos dos libros que salieron en un espacio de seis meses es que ninguno de los dos tenía a Tetuán en el título cuando los presenté y en los dos casos fue una propuesta de los editores. Y así en al año dos mil salieron dos libros con Tetuán en el título, uno en hebreo y otro en español.

Más allá de eso, está Amor y Exilios, que es mi obra preferida escrita toda en español, un ciclo de 7 novelas, que se venden en un tomo o por separadas.

Cuatro Bastardos: ¿Qué géneros trabajás? ¿Con cuál te sentís más cómodo?

Mois Benarroch: Como ya hemos visto los géneros son la novela, más bien la novela corta, y la poesía. Pero como género también están las lenguas, porque escribo en hebreo y en español, y también en inglés. Nunca está muy claro en qué idioma escribir lo que sale de la inspiración. Pasé una época decidiendo que solo escribiría en español y otra que solo escribiría en hebreo, y cada vez que tomaba una decisión la próxima obra salía por su cuenta en la lengua opuesta, en la otra lengua. Así que se puede decir que escribo en la otra lengua.

El inglés casi lo he dejado de lado, me quedé con dos.

Cuatro Bastardos: ¿Qué te permite la literatura como medio de expresión?

Mois Benarroch: Como emigrante,  a la edad de 13 años, la literatura me sirvió para dar sentido a la locura y la alienación que he sentido toda mi vida. Por casualidad, o no, se ha convertido en Israel en un acto político y me convertido en un expulsado de la literatura israelí. En realidad se puede decir que vida, es en Israel un tabú. Mis memorias de infancia son una amenaza a la forma en la que el lector israelí se imagina. Fue algo que me pasó y yo que me conformaba con escribir mis libros, mis libros me metieron y me siguen metiendo en el terreno político. Mucha energía se me va en salirme y sacarme de esos líos.

Mi primer libro en hebreo, publicado en 1994, se llama Coplas del Inmigrante, en hebreo KINAT HAMEHAGUER. Durante muchos años me atacaban por haber utilizado la palabra Mehaguer, inmigrante. En hebreo moderno se utiliza la palabra Olé, que quiere decir el que sube, y no Mehaguer, inmigrante, que se utiliza para alguien que emigra de una país a otro, y no a Israel.

Hoy en día las cosas han cambiado, tal vez en parte gracias a mí o por mi culpa, y la palabra inmigrante ha entrado en las discusiones académicas y literarias. Hay muchos actos sobre el tema y con la palabra que era prohibida. Claro que sin mencionarme a mí…

Cuatro Bastardos: ¿Recordás sobre qué tema escribiste por primera vez?

Mois Benarroch: Sí, poemas de amor. A la bella chica que veía en autobús y no me atrevía a dirigir la palabra. Mi madre tiró el cuaderno en donde estaban escritos creyendo que eran tonterías.

Cuatro Bastardos: ¿Encontrás diferencias entre tus primeros y tus últimos escritos? ¿Cuáles?

Mois Benarroch: En poesía creo que los poemas son más claros. Tengo menos necesidad de demostrar el dominio del medio.

En novela tal vez sea lo contrario, lo que ha tal vez cambiado en los últimos libros es que son más complicados, hago todo para alejarme de la novela que es un borrado de guión. En todos los últimos libros hay un libro dentro del libro, un libro que un personaje está escribiendo o leyendo, o que ha encontrado. El libro en sí se ha convertido en personaje. No entiendo por qué, pero no lo puedo evitar.

Cuatro Bastardos: ¿Quién fue tu primer lector? ¿Cuál fue su comentario al terminar la lectura?

Mois Benarroch: Yo creo que mi padre. Que fue también mi primer mentor. En los deberes nos pidieron escribir una redacción sobre un tema filosófico. Era algo así como si Dios existe. Y yo escribí una sola palabra. Era o sí o no. No importa. Entonces mi padre se sentó conmigo y charlando fue escribiendo frases y frases con deducciones y planteamientos, hasta que se llenaron dos páginas. Y yo, contento, fui a tomar esas hojas. Mi padre las cortó y me dijo que lo volviera a escribir.

Mucho más tarde cuando ya tenía más de veinte años y escribía 18 horas al día y todos decían que estaba loco, mi padre me dijo que el que no para de trabajar su escritura al final llega.  Así aquí están las dos lecciones, cortar papeles y perseverar.

Cuatro Bastardos: ¿Cómo es tu proceso de creación?

Mois Benarroch: Ha cambiado muchas veces. Hay novelas que he escrito aislado en pocos días, una en 11 días, otra en 30. Y otras que he escrito durante años, cinco años la más larga. Creo que cada obra crea su proceso de creación y no hay que forzar nada. Ni que duré unos días, ni que dura años. Lo importante es el resultado. Cuando le preguntan a Joan Margarit  cómo se escribe un poema el responde: Como sea.

Cuatro Bastardos: ¿Quién son tus autores favoritos? ¿Por qué?

Mois Benarroch: Empezamos por Dios, el relato de la creación, llevo años admirando esas pocas páginas en su idioma original y nuca me caso.

Bukowski, uno de mis preferidos, dice que uno acaba por cansarse de todos los escritores y poetas. Lo cual es verdad. Va por épocas. Al principio estaba Dylan, que ahora que le han dado el Nobel, ya se puede decir que influenció a todos los poetas de mi generación. Después pasé por Henry Miller, Kerouac, Borges, Cortázar, Quevedo, y así siguen los años ochenta hasta que llegué a Edmond Jabés, que fue mi compañero durante muchos años. Los cubanos con  Severo Sardui, Lezama Lima, Cabrera infante, por el humo barroco de la lengua. Kurt Vonnegut y Phillip Roth.

Después cientos de poetas: Baudelaire, Rimbaud, todos los chilenos: De Rokha, Parra, Lihn, Neruda y el Altazor de Huidobro, el mejor poema largo de la lengua española. Los beatniks, Ginsberg, Bukowski, Ferlingueti.

Y están los israelíes: Erez Bitton, Moshe Sartel, Aharon Almog, Natan Zach, David Avidan, Uri Zvi Greenberg.

Y seguro que me olvido de otros cien.

Soy un buen lector y hoy entiendo mejor lo que decía Borges de querer ser recordado como un buen lector.

Digamos que el proceso creativo llega a su cima cuando leer y escribir son una misma respiración.

Me olvidé de los más modernos, de los de mi generación. Bolaño, Aira, Levrero, Bellatin. Me gusta mucho en estos escritores el hecho de que toman riesgos, grandes riesgos, y que tanto escriben una gran obre como un libro fracasado del todo.

Cuatro Bastardos: ¿Estás trabajando en algún otro proyecto literario?

Mois Benarroch:  Un gran proyecto en el que estoy es la traducción de gran parte de mis libros a través del proyecto Bablecube que une traductores y escritores. No me esperaba a tantas traducciones y parece que he ganado al público de los traductores. En los últimos cuatro años se han publicado casi 60 traducciones de mis libros, al italiano, francés, inglés, portugués, alemán, y español. Gracias a este proyecto se publicó mi primer libro “Coplas del inmigrante” y mi primera novela “Llaves de Tetuán”.

Todos estos libros están en Amazon en Kindle y en papel, y en ediciones electrónicas, en Kobo, Apple, etc…


Mois Benarroch nació en Tetuán, Marruecos en 1959. A los trece años emigra con sus padres a Israel y desde entonces vive en Jerusalén. Empieza a escribir poesía a los quince años, en inglés, después en hebreo, y finalmente en su lengua materna, el castellano. Publica sus primeros poemas en 1979. En los años 80 forma parte de varios grupos de vanguardia y edita la revista Marot. Su primer libro en hebreo aparece en 1994, titulado “Coplas del inmigrante”. Publica también dos libros de cuentos, varios libros de poemas en Hebreo , Inglés y Español, y cuatro novelas. En el 2008 es galardonado con el premio del primer ministro en Israel.
En España ha publicado el poemario “Esquina en Tetuán” (Esquío, 2000) y en 2005 la novela “Lucena” (Lf ediciones). En el 2008 la editorial Destino publica la novela “En Las Puertas De Tánger”que llegó al TOP5 en Kindle España, y al n.2 an México. Y en el 2010 Escalera publica “Amor y Exilios”.
Benarroch ha sido galardonado con el premio del primer ministro (2008) y el premio Yehuda Amijai de poesía (2012).

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de María Laura Paredes 148 Articles
Lectora y admiradora de toda expresión artística. Entrevistas, reseñas y comentarios literarios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.