El pasado 6 de junio, Gerardo Burton publicó su libro de poemas Heridas que no cierran. Allí, a través de la palabra, hace evidente el sistema de violencia que oprime a la mujer como sujeto y, al mismo tiempo, desde su voz observa el propio accionar de los hombres sobre sus víctimas. Es crítico a su género y se pone en el lugar de esa otra que ya no puede hablar.