4B Íntimo: Roberto Rabi González, entre el fútbol y la literatura

Les presentamos a Roberto Rabi González, un apasionado que encuentra en las letras la canalización de sus sentimientos y emociones. ¡No te pierdas esta entrevista literaria y futbolera!

por @MLauParedes

Roberto Rabi González estructura su amor por el fútbol a través de la palabra. Nos comenta en esta entrevista el proceso creativo en el que la inspiración da lugar a una planificación y purificación de lo que dice y del como lo dice. Es un poeta escondido en la hinchada. No. Es primero un apasionado del deporte que crea desde la cancha. Entre la ficción y la historia, nos lleva a recorrer su mirada sobre la literatura y su producción artística.

Cuatro Bastardos ¿Cuáles son tus textos publicados? ¿De qué tratan?

Roberto Rabi González – Varias obras, de distinto calibre y afán. Mis primeras publicaciones fueron libros de relatos, breves e ingenuos, en textos que contenían algunos arranques míos y otros de mi colega Ernesto Vásquez. Después publiqué mi primer libro de cuentos, “Santiaguinos” en que me detuve a observar con paciencia a mis coterráneos. Tras eso descendí a los infiernos con “Malparidos”, un conjunto de cuentos dedicado a la ruta que va desde el parto a la maldad. Además, junto a Gustavo Villafranca, nos engolosinamos con más de ochocientas páginas sobre la historia de la “U”, el club de fútbol más trascendente de nuestra tierra.

Cuatro Bastardos ¿Cómo es tu proceso de escritura?

Roberto Rabi González – Quedémonos en la narrativa, y en particular la mejor de todas: la ficción. Creo que la ausencia de una buena idea no se soslaya con habilidad de pluma. Las palabras evocan, golpean, maravillan. Pero son únicamente instrumentos. Por lo mismo jamás comienzo a escribir si no tengo un bosquejo nítido del producto final. Puede cambiar, habitualmente pasa. Te puedes frustrar. Arrepentir. Pero la improvisación requiere fortuna y yo soy esencialmente un pesimista. Jamás me sentaría a esperar que sobre mi cayera, cual mágico rocío, aquella falsa y autoindulgente que algunos han denominado “inspiración”. Tengo los diseños matrices manuscritos en una libreta. Tantos como para varios libros. Y llegan más que los que soy capaz de llevar a puerto.

Cuatro Bastardos ¿Cómo es el trabajo de corrección?

Roberto Rabi González – Duro. Sobre todo porque me resisto a que mi creación sea algo distinto de lo que quiero. Detesto renunciar, transar y, sobre todo, mutilar. Recuerdo que a Raymond Carver le hicieron pedazos su “Principiantes” en 1981 y solo hace un par de años pudimos conocer el sublime texto no recortado. Sí, lo odio, pero lo hago: renuncio, transo y mutilo porque además de pesimista soy medio cobarde.

A veces recurro a algunos talentos jóvenes para que me den su impresión sobre un texto original.  Sirve, son entusiastas e irreverentes. Es la mejor revisión complementaria que podrás encontrar.

detalle-de-portada-de-malparidos-forja

Cuatro Bastardos ¿Qué frase de algunos de tus libros podés brindar a nuestros lectores para conocer tu estilo?

Roberto Rabi González – Algo de “Santiaguinos”:

“Conocer el secreto de Frederik fue tal vez el primer tropiezo de mis ilusiones de chico colmado de estampitas de primera comunión. Sentir su olor a abandono y alcohol. Ver cómo su lengua parecía querer arrancar de su boca cada vez que bebía la sangre de cristo en la comunión. Encontrarlo una noche de paro nacional en la puerta de la Parroquia Santo Cura de Ars, con un cartel en la mano, exigiendo democracia, mientras no podía mantenerse en pie en medio de las penumbras y cuatro horizontes plagados de fogatas y barricadas. Frederik olvidaba la lectura sobre que versaba el sermón la mayoría de las misas, mientras la comunidad hacía vista gorda y sentía lastima por él además de un cariño inmenso por su entrega a la causa de los pobres y oprimidos. Así terminó siendo un símbolo, menor por cierto, opacado por André Jarlan y Pierre Dubois” (Tarde en el templo, “Santiaguinos”, Mago, 2015)

Esto está en “Malparidos”:

Se acerca la garzona y le pregunta si va a comer algo, le contesta que no, pero tras unos instantes la llama y le dice: “Sabe qué más, deme un completo”. Baña la vienesa en kétchup, luego le echa lo que queda de ají en el dispensador. Cada mascada es acercarse al paraíso. Cuando termina eructa sonoramente y se queda un rato con la mente en blanco.

Acaba de vivir los veinte minutos más hermosos de su vida, o por lo menos los más lindos que pueda recordar. Siente lástima de sí mismo. Cuenta la plata y llama una vez más a la niña. Le pide la cuenta. Ella le pregunta si pagará con efectivo o tarjeta. Él le muestra los billetes.” (Libertad, “Malparidos”, Forja, 2016)

12319662_10153469391788096_1264998576_n

Cuatro Bastardos ¿En dónde podemos conseguir tus libros?

Roberto Rabi González – En librerías; físicas y virtuales. Es cosa se navegar por la red. Así encuentras cualquier cosa en nuestros tiempos. Las que buscas y las que te gustaría evitar.

Cuatro Bastardos ¿Quién fue tu primer lector?

Roberto Rabi González – Mi madre, creo que es una respuesta universal.

Cuatro Bastardos ¿Cuál fue la lectura que en mayor medida llamó tu atención?

Roberto Rabi González – La ficción, sin duda. Es todo lo que tenemos.

Cuatro Bastardos ¿Cuáles son tus autores favoritos? ¿Por qué?

Roberto Rabi González – Cuando era un niño me gustaba hacer rankings. De todo.  Hoy no siento el mismo entusiasmo selectivo en la presentación de los mejores especímenes. Pero puedo hacerlo, ahora sin sentir ninguna culpa si dejo a alguno –incluso al mejor- fuera; sea por olvido o falta de concentración.

Parto por los tuyos, argentinos como Borges, Cortázar, Bioy Casares. Otros más recientes como Sergio Bizzio ¡qué maldito genio!. O Ricardo Piglia. De los peloteros Fontanarrosa, Soriano y Sacheri.

De los chilenos Roberto Bolaño: solo los realmente buenos mueren jóvenes. También Joaquín Edwards y Manuel Rojas. De los jóvenes: Carlos Franz (tal vez no es tan joven, pero es novedoso), Arelis Uribe y Maivo Suárez; cercanas al activismo feminista. También Cristopher Rosales y José Miguel Martínez.

Aunque debo reconocer que leo más a los gringos e ingleses. Este año los últimos libros de Richard Ford, Cormac McCarthy y  Dave Eggers me han acompañado en experiencias sublimes. John Kenneddy Tool y su “Conjura de los necios” es el único libro que he leído varias veces.  David Foster Wallace, Rick Moody, Irvine Welsh, Nick Hornby me han convencido pero prefiero seguir adelante e ir por más.

Pertenezco además a un colectivo de escritores deportivos independientes. No podría esperar que me creyeran, como a quién dice que su madre es la mejor del mundo, pero si se aventuran con José Lizana y Risco Cataldo, tal vez se convenzan.

Cuatro Bastardos ¿Qué significa la literatura para vos?

Roberto Rabi González – La oportunidad de vivir, una y otra vez. Sin restricciones. Con el control en las manos y la ilusión en ciernes de perderlo.

 Cuatro Bastardos ¿Por qué escribís? ¿Para qué escribís? ¿A quién escribís? ¿Qué género trabajás?

Roberto Rabi González – Escribo porque me gusta, lo disfruto. No necesito más justificación. Además dirijo mis letras a un lector carente de prejuicios. Real, vicioso y honesto. Por eso prefiero la ficción, que es  mucho más verdadera y honesta que la no ficción. Soy cualquier cosa menos un activista. En eso dando la cara a polémicas recientes, soy más cercano a Vargas Llosa.

Cuatro Bastardos ¿Estás trabajando en algún otro proyecto literario? ¿De qué tratará?

Roberto Rabi González – Muchos, demasiadas historias pendientes. Tengo que recogerlas y darles un orden que justifique que después, en un arrebato de manotazos, queden en el desorden en que valga la pena presentarlas.


RobertoRabi

 Roberto Rabi González (Santiago, 1974) es escritor, abogado de la Universidad de Chile, profesor de Derecho Penal y fiscal adjunto de la Fiscalía de Chile. Autor de numerosos artículos y comentarios sobre sociedad, fútbol y derecho; actualmente lo encuentras siempre en el estadio, en Tribuna Andes, asiento MM 125; junto a Los Forzados. Integrante de la imperecedera “Lista Azul” desde 2002. Es director del Instituto de Historia y Estadísticas del Fútbol Chileno. Forma parte también del Colectivo de Escritores Deportivos Independientes y es colaborador habitual del portal Uestadísticas sobre historia y estadísticas de la Universidad de Chile. Admira, sobre todo,  a los jugadores poco talentosos que hicieron historia a puro tesón como Carlos Campos y Lucho Musrri. Amante de la música seria, el jazz y el rock progresivo. Laico, solo cree en el hombre y apuesta todas sus fichas al género humano. Empeñado en debatir sobre el índice de Gini más que sobre el PIB.

Es coautor, junto a Ernesto Vásquez, de “Relatos Azules, algo más que fútbol” (2013) que obtuvo el Reconocimiento Nacional en categoría Relato del Instituto de Historia y Estadística del Fútbol Chileno. También en coautoría con su colega fiscal de “Relatos fiscales & privados” (2014).  Autor de los libros de cuentos “Santiaguinos” (2015) y “Malparidos” (2016) que obtuvo el Premio de la prestigiosa Revista Lector en su categoría el año 2017. Compilador de las dos antologías de cuentos de fútbol “Una forma de vida. Relatos de hinchas chilenos” (2014 y segunda versión 2016)

Su última obra, en coautoría con Gustavo Villafranca, es “Toda la Historia de la U” (2017), texto de más de 800 páginas en que se revisa en su totalidad la historia del fútbol del cuadro estudiantil.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de María Laura Paredes 132 Articles
Lectora y admiradora de toda expresión artística. Entrevistas, reseñas y comentarios literarios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.