De Tucumán a Cannes: Entrevista con Cecilia Salim, productora de “El Motoarrebatador”

Aprovechamos la llegada de una producción tucumana a un festival tan prestigioso como Cannes para darnos el gusto de entrevistar a su productora Cecilia Salim.

Por @RockaOnTheGo

Cecilia Salim es la fundadora de Murillo Cine, productora de El Motoarrebatador que ya tuvo su estreno luego de pasar por Cannes como nominada en el marco de la Director’s Fortnight. De esta manera un film enteramente producido en la provincia de Tucuman llevó a su director Agustin Toscano a codearse en la misma categoría con directores como Gaspar Noé, Debra Granik, Mamoru Hosoda o Panos Cosmatos. Agradecemos a Cecilia por brindarnos su tiempo cuando ya esta iniciando la producción de una nueva película, y les dejamos sus palabras para hacer foco en el cine del interior que tan alta pone la bandera argentina en el mundo:

De Tucuman a Cannes El Motoarrebatador 2

En primer lugar, contanos un poco dónde te formaste y cómo comenzaste tu carrera como productora audiovisual.

Cecilia Salim – Soy de Tucumán al igual que Agustín, de hecho nos conocimos cuando estudiábamos cine en la escuela de la Universidad de Tucumán. Agustín en ese momento ya tenía su formación en el teatro y venía haciendo obras que le fueron muy bien en el colectivo Gente No convencida. En mi caso al año de haber arrancado la carrera en Tucumán de Cine, decidí intentar probar en la ENERC, para especializarme en producción y venir a vivir a Buenos Aires, dos cosas que quería y para mí venían de la mano.

Tal vez te interese: “El Motoarrebatador” se presenta en la Quincena de Realizadores de Cannes 2018

Basada en tu experiencia personal, ¿Qué tan diferentes creés que son las maneras de afrontar producciones audiovisuales en el interior y en Buenos Aires?

Cecilia Salim – No sé si hay una forma mejor o peor, creo que depende mucho del tipo de película que se quiera producir y las historias que quieran contar. Esto de lo mejor y peor está para mi estrictamente vinculado a un diseño de producción y a un escala de película que cómo productor quieras producir. En lo personal, disfruto mucho de acompañar el rodaje fuera de Buenos Aires y mucho más cuando se tratan de historias que cuentan otra atmósfera y personajes. Particularmente con El Motoarrebatador, u otras producciones que hice cómo Muñecos del Destino una serie de TV en Tucumán, disfruto mucho que este sea mi vinculo con mi provincia. Esa es mi excusa para volver, producir con los directores con los que me formé y en quienes confío, trabajando con mis amigos que ya somos una comunidad grande de tucumanos la que trabaja en Cine y siempre de alguna manera los elijo una y otra vez para que estén en los proyectos que produzco.

¿Cómo fue la búsqueda de actores y locaciones en este proyecto? ¿Estuvo la producción compuesta íntegramente por artistas y trabajadores tucumanos?

Cecilia Salim – Los actores vienen trabajando con Agustín hace años en sus obras de teatro. Son todos de Tucumán salvo Mirella Pascual que formó parte del elenco Uruguayo que fue elegida para ese papel dada la coproducción que teníamos con Oriental Features. Con los técnicos hubo un equipo mayoritario de tucumanos en la película. Gran parte de ellos cómo es mi caso vivían ya en Buenos Aires. También un equipo importante vino de Uruguay en los cabezas de equipo cómo es el caso de Gonzalo Delgado Galiana en la Dirección de Arte y Vestuario, Arauco Hernandez en la Fotografía y Sergio de León en la asistencia de Dirección. Otra parte importante del equipo era de diferentes provincias. La verdad fue el equipo más federal con el que trabajé. La búsqueda de locaciones radicó en un trabajo que hicimos gran parte con Agustín en el desarrollo, en donde parte del equipo de dirección y producción colaboró a definir las últimas locaciones que quedaban pendientes.

Hoy en día es utópico no buscar financiamiento de distintos organismos ¿Cómo fue el camino del proyecto para conseguir distribución o directamente recursos para terminar la película?

Cecilia Salim – Para la presentación al INCAA desde mi productora Murillo Cine nos asociamos con Rizoma e hicimos la aplicación y el pedido de crédito. Luego en su desarrollo el proyecto formó parte de muchas clínicas de guión cómo de producción cómo ser el Bolivia Lab, Beca del FNA para ir a escribir el guión a la escuela de Cine de San Antonio de los Baños Cuba, Encuentro de Coproducción de San Sebastian, Talent proyect Market de la Berlinale por nombrar algunos. Tuvimos la suerte de ganar unos premios y poder contar con fondos para el desarrollo del proyecto. Después pasó algo que suele pasarle a la mayoría de los proyectos y es que la película no ganó ningún fondo internacional de los tantos que se aplicó. Eso si bien no fue una decepción, nos determinó cual eran los tiempos para poner fecha de rodaje y avanzar en paralelo a ello con la búsqueda de apoyo en la provincia. Una gestión que se arrancó hacer un año antes. Los resultados fueron muy buenos, muy felices de que los diferentes organismos de Tucumán hayan confiado en nosotros y en la película que estábamos haciendo. Cómo es el caso de la gobernación de Tucumán, la municipalidad de San Miguel de Tucumán y los casos puntuales donde filmamos cómo ser el penal de Villa Urquiza, El hospital Eva Perón, El palacio de los deportes. La verdad que fue maravilloso contar con su apoyo desde la producción de la películas hasta el estreno. La película además ganó el fondo del ICAU (Instituto de Cine Uruguayo) e Ibermedia, un fondo importante que nos ayudó a poder concretar y terminar la película.

De Tucuman a Cannes El Motoarrebatador 3

La última película del director ya supo llegar a Cannes ¿Qué tan diferente se afronta una película con proyección internacional como ‘El Motoarrebatador’?

Cecilia Salim – Estamos muy contentos de que la película haya formado parte para mi de una de las mejores secciones del Festival de Cannes, cómo es la Quincena de Realizadores. Este año cumplió los 50 años. Se le prestó principal atención a la sección, y estuvimos acompañados de muy buenas película, no tan solo latinoamericanas sino de diferentes países del mundo, de gran nivel. Y al ser una sección no competitiva, también en lo personal predispone de una forma todo. Que se pueda disfrutar mucho más cómo fue este viaje, comparando con la experiencia de Los dueños en la Semana de la Crítica. Digamos que también ayudó haber viajado antes y entender cómo funcionaba todo.

Con un film de este perfil el trabajo no termina cuando lo hace la cinta. ¿Qué tan activo fue tu rol una vez se completó incluso la post-producción?

Cecilia Salim – Mi rol y el de los demás productores fue absolutamente activa. En mi caso Coordiné la postproducción, ajusté los presupuestos y estuve en todos los detalles. Algo que me gusta y suelo trabajar así con las películas que produzco.

¿Cómo fue estar presente en una edición tan importante para la representación femenina en el festival, y la industria en general, siendo parte de la Competencia Oficial?

Cecilia Salim – Todo movimiento de lucha feminista me conmueve y está pasando en todos lados, se está haciendo oír. Trabajar por la igualdad de derechos de las mujeres es algo que uno tiene que hacerlo todo el día en su casa, en el trabajo, en la pareja, en su vida social. Trata también de incorporar este pensamiento a tu forma de vida, a tu configuración personal como individuo, no importa de qué género somos para vivirlo así. En Argentina desde el pedido de la legalización del aborto, del ni una menos, las mujeres estamos comprometidas en esta lucha y visibilizadas pidiendo que nos escuchen, se nos respete y que la sociedad acepte que vamos a decidir por nuestros cuerpos. Me alegra que esto haya llegado a Cannes también. Es necesario cambiar el paradigma y dejar de vivir en tanta hipocresía.

Finalmente, ¿Cómo ves el futuro inmediato de la producción audiovisual en Tucumán en particular y en el interior del país en general? ¿Creés que ‘El Motoarrebatador’ puede llegar a tener un impacto positivo en el corto plazo?

Cecilia Salim – Arrancando la 4ta semana en Cartel en Tucumán, podría decirte que la película gustó, el boca en boca funcionó ya que las salas más importantes de Tucumán cómo ser el Cine Atlas y el Cine del Solar no perdieron sus funciones y a ellas se sumó el espacio INCAA de Tafí Viejo. La gente comenta cosas, se emociona y la recomienda en las redes sociales. Para mi eso es muy gratificante, ya que hubo antes que se estrene mucho prejuicio con el título de la película y el tema. Agradezco que el público se haya permitido interpelar con esta historia y el mundo que plantea El Motoarrebatador. Tucumán es una ciudad muy conservadora y ciertos temas vinculados a la inseguridad que se viven cómo moneda corriente. Había allí un gran desafío y una barrera por romper, que siento que el cometido fue logrado.

Leé también nuetra crítica de: El Motoarrebatador: Maleante arrepentido

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.